Fútbol: UD Las Palmas

Que no se escapen puntos de la isla

26/10/2019

La UD tratará de volver a la senda de las victorias tras caer en el Carranza. Los amarillos necesitan convertir el Gran Canaria en un fortín si quieren soñar con algo grande. Sin Pedri, todo el fútbol pasará por las botas de Jonathan Viera.

Ganar, ganar y volver a ganar, repetía hasta la saciedad don Luis Aragonés. La fórmula, que parece simple, lleva consigo un sinfín de dificultades. Se dice que llegar a la cima es bastante fácil, que lo complejo es mantenerse en lo más alto. Y en el mundo del fútbol cada día cuesta aún más que el anterior. En esas está la Unión Deportiva. Los isleños vieron frenada su airosa racha en Cádiz y hoy tienen una nueva oportunidad de besar el cielo. Será en casa, en el Gran Canaria, lo que supone una dosis de adrenalina en vena para llegar a la meta del triunfo por la vía rápida. Los amarillos quieren soñar despiertos. Pese a que desde la cúpula de Siete Palmas se habló de la permanencia, cuerpo técnico y vestuario quieren agarrarse al buen fútbol desplegado y a la ambición del equipo para disputar por los puestos de promoción de ascenso. No va a ser fácil. El sendero es largo y habrá que sudar sangre para conseguir un billete para los playoffs, pero se quiere intentar hasta el último aliento. Para ello hay que ir sumando de tres en tres. No se pueden escapar puntos del Estadio de Gran Canaria. Da igual el rival que esté enfrente. Aquí se viene a ganar cada fin de semana. Y quien quiera la victoria, que se deje el alma para superar al representativo. Esta vez tocará remar sin Mel en el banquillo, que cumplirá el primero de los dos partidos de sanción que le metieron. Roberto Ríos, su segundo, tomará el testigo del madrileño.

Todo hace indicar que el once se moverá muy poco. Sin Pedri, que se estrena mañana con la selección sub-17 en el Mundial de Brasil, todo el fútbol pasará por las botas de Jonathan Viera. En el arco seguirá el joven Josep Martínez. Por delante, línea de cuatro. Con Martín Mantovani fuera de combate por lesión, Mauricio Lemos recuperará su puesto en la zaga y mezclará con Aythami Artiles. En los carriles, ya asentados e indiscutibles, Álvaro Lemos y Alberto De la Bella. Por delante, y en la sala de máquinas, Fabio y Galarreta cocinarán las jugadas y se encargarán de dominar el juego del equipo. En la derecha, y aunque Srnic parece partir con ventaja, podría entrar Cristian Cedrés. Por la izquierda, Kirian. En la mediapunta y como auténtica amenaza para el rival, el mago Jonathan Viera. Arriba, Pekhart parte con ventaja sobre Narváez, aunque no descarten que salgan ambos de inicio y el colombiano caiga a uno de los costados.

Enfrente aguarda un Fuenlabrada que está sorprendiendo a propios y extraños. Recién ascendidos, parece que no temen el vértigo y quieren seguir compitiendo con músculo ante cualquiera. También un viejo conocido, Juanma Marrero, que se peleará con los atacantes de Las Palmas para dejar su portería a cero. Con todo, el Fuenlabrada le llega el momento de demostrar si su gran inicio tiene continuidad o comienza a sentir la fatiga del transcurrir de las jornadas. En el último choque faltó el capitán Juanma Marrero, jefe de la zaga, ante el Albacete y el equipo madrileño encajó su primera derrota de local. Así pues, regresará en un sitio que fue su casa, contra Las Palmas, una vez se ha recuperado de sus problemas musculares, pero Mere pierde a Clavería, su pivote titular, por un esguince, y el derroche físico de José Fran en banda izquierda. Todo apunta a que Pathe Ciss coja la manija en el centro del campo y Anderson sea el elegido como extremo zurdo en un equipo que también cuenta con la baja de un central titular como David Prieto más Héctor Hernández y Alberto Fernández. El inicio efectivo a domicilio con dos triunfos en casa de Elche y Extremadura, se ha ido apagando según avanza la competición y el Fuenlabrada mostró carencias en sus dos últimas salidas. Cayó con malos síntomas frente a Numancia y Mirandés en partidos en los que dejó la sensación de haber podido conseguir más con otra mentalidad.

Con todo, la Unión Deportiva tiene una oportunidad de oro para asaltar los cielos de la promoción de ascenso. Una victoria supondría una dosis de vitamina para terminar de creer en las posibilidades de pelear por cotas mayores. Sin Pedri ni Pepe Mel, Las Palmas tendrá que sacar pecho delante de sus aficionados para convertir el Gran Canaria en el fortín deseado. Para ello, balones a Jonathan Viera y que el malabarista de La Feria active a sus compañeros.