Se cayó el mito: Las mujeres dan hasta un 17% más de partes de seguro que los hombres

22/09/2017

El I Estudio Nacional del Buen Conductor de Acierto.com muestra diferencias significativas por sexos: las mujeres de entre 18 y 23 años son responsables de un 7% más de partes que los hombres. Esto se traslada a otra franja más: las de 34 a 39 también son las protagonistas de, nada menos que, un 17% más de partes que el sexo contrario.

El porcentaje no sorprende si tenemos en cuenta que la mayoría de estudios anteriores relacionados con las mujeres conductoras se centran, principalmente, su implicación en accidentes de tráfico y excluyen otros percances que sí les obligan a presentar partes a su seguro como los alcances durante el aparcamiento, percances en parkings y otra clase de sucesos.

Por ejemplo, el último estudio realizado por la Fundación Eduardo Barreiros en colaboración con la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la UPM dentro de la Cátedra Eduardo Barreiros Automóviles y Movilidad Sostenible ha concluido que las mujeres sufren menos accidentes, pero también que se ven afectadas un número mayor de distracciones al volante, y que son más olvidadizas con el mantenimiento del vehículo.

Ahora bien, cabe matizar que aunque el número de partes que presentan es mayor, la importancia que éstos revisten es, de media, menor. Nos encontramos ante una situación muy similar a la de los jóvenes. Es decir, ellas pierden en frecuencia siniestral, pero ellos generan una mayor siniestralidad técnica.

En todo caso, en 2012 la Unión Europea aprobó una normativa con el objetivo de que las entidades aplicaran idénticos precios a hombres y mujeres. Una regulación que pretendía llevar la igualdad al mundo de los seguros y que empezó a dar frutos en 2014.

Sí, porque durante esos dos años las conductoras vieron incrementarse el precio de sus pólizas hasta en un 24%. Hasta la entrada en vigor de este precepto, el reglamento español sí permitía diferenciar por sexos a la hora de calcular primas y prestaciones.

Las mujeres sufren menos accidentes, pero se ven afectadas por un número mayor de distracciones al volante.