La Honda de Marc Márquez, durante la carrera del Gran Premio de Cataluña. / efe

GP de Alemania

Sachsenring examina a su rey

Marc Márquez se prueba en el circuito alemán, donde siempre ha ganado en MotoGP

BORJA GONZÁLEZ Hohenstein-Ernstthal (Alemania)

Álex Márquez terminó undécimo en Montmeló, en el último Gran Premio de motociclismo disputado en esta temporada. Takaaki Nakagami es undécimo en la general de MotoGP, el mejor de los pilotos de Honda en la clasificación del Mundial tras siete carreras. Dos apuntes que revelan el estado de la marca nipona en el presente curso. Un mal presagio que, sin embargo, no evita un pensamiento: que Marc Márquez tiene posibilidades de ganar este domingo en Alemania, en el Circuito de Sachsenring, donde solo sabe subir a lo más alto de un podio y conseguir todas las 'poles' desde 2010, en su tercera temporada mundialista.

En aquel año ganó la carrera de 125cc, en el que fue su quinto triunfo consecutivo. En 2011 y 2012 se llevó las carreras de Moto2 y desde 2013 las de MotoGP. En 2016 llegó a cruzar la meta 9,8 segundos antes que Cal Crutchlow, que corría también con Honda; en 2019, último año en el que se disputó una prueba en el trazado sajón, 4,5 segundos antes que la Yamaha de Maverick Viñales. «No puedes pretender llegar aquí viniendo de Barcelona, donde estabas peleando para entrar en la Q2, y luchar por la 'pole'. No creo que pase. Pero sí que a mi nivel confío en que será un fin de semana en el que no sentiré ninguna limitación física, y eso me permitirá pilotar al máximo desde el viernes por la mañana, algo que no he podido hacer hasta ahora. A ver si eso me permite tomar más riesgos e ir más al límite para el domingo poder hacer una buena carrera», explicaba Márquez ayer desde Sachsenring.

Una mejoría física o de la expectativa en el terreno físico basada en varios aspectos: en el paso de las carreras y en lo que eso supone para la preparación; en la experiencia del entrenamiento del lunes posterior al Gran Premio de Cataluña, una jornada en la que fue el piloto que más vueltas dio, 87, y que no le impidió volver a entrenar en tierra (con la moto de 'dirt track') el viernes de esa misma semana; en la reducción de la cantidad de antibióticos prescritos por los médicos, algo que le afecta física y anímicamente; y en que Sachsenring es un circuito de izquierdas. Y es que diez de sus trece curvas toman esa dirección.

«Estoy sufriendo ahora mucho si hay cambios de dirección a alta velocidad, en Sachsenring hay uno, o sea, creo que uno por vuelta puedo hacer. Si es como en Mugello con varios a la vez en una vuelta te cansas más. Es por esto, porque en las curvas de izquierdas no siento ninguna limitación y a derechas sí, sólo tenemos tres curvas, así que creo que por esto el brazo lo va a soportar mejor», apuntaba el ocho veces campeón del mundo sobre los efectos secundarios que sufre tras su grave lesión en el húmero derecho que le ha repercutido en todo el brazo, sobre todo en el hombro.

«Yo creo que este fin de semana va a estar allí», señalaba el líder de MotoGP, Fabio Quartararo. «Es un circuito en el que ha ganado mucho y será un momento importante para él, pero de momento no me estoy fijando en él. Estoy más centrado en entender cosas para mí. Pero es un buen circuito para regresar. Ganar o subir al podio le daría mucha confianza, así que todos intentarán ponérselo difícil para que no se venga arriba», continuaba el francés. Un examen a Márquez que llega en plena refriega por el campeonato, con el galo como el mejor situado, con su compatriota Johann Zarco segundo, a 14 puntos, y Jack Miller tercero, a 25.

Joan Mir es quinto, como el mejor de los españoles. «Son muy importantes estas dos carreras», reflexionaba el mallorquín, que ve a Quartararo a 37 puntos. «Es importante irnos tranquilos al parón de verano y poder traer en él piezas nuevas, para poder tener una segunda mitad de temporada más fuertes y poder estar constantemente luchando por ganar, que es lo que más nos falta en vez de estar luchando por los podios. Con el potencial de ahora es complicado ganar. Podemos luchar por el podio y, si pasa algo, ganaremos. Necesito sentirme un poquito más fuerte para luchar por ganar. Dije que quería hacer una temporada de menos a más y creo profundamente que será así». Mir peleó por el cuarto puesto en 2019, en su primera participación en el circuito alemán con la Suzuki de MotoGP.