GP de España

Quartararo sigue estirando el grupo

El francés marcó el mejor tiempo en la primera jornada del Gran Premio de España, una señal de las intenciones del campeón y actual líder de la categoría reina

BORJA GONZÁLEZ Jerez

Los números son claros (cuatro poles consecutivas y dos victorias en cuatro carreras con la Yamaha) y las intenciones declaradas también. Fabio Quartararo ha marcado en rojo su visita al circuito de Jerez y quiere que se convierta en un espaldarazo a su candidatura a retener el título de MotoGP, también para empezar a consolidar un colchón de seguridad por si vienen mal dadas. Ayer, su plan empezó a tomar forma. Se le vio desde el principio muy sólido y agresivo y terminó liderando la tabla de tiempos, con un registro 201 milésimas más rápido que el del segundo, Enea Bastianini, y con un muy buen ritmo pensando, aunque sea pronto, en la carrera del domingo.

«Nunca me había sentido tan bien un viernes en Jerez, nunca había tenido buenas sensaciones, ni en 2021, ni en 2020, aunque luego mi vuelta rápida fuese buena», confesaba el francés, en un día que empezó movido por lo mañana, con un par de sustos y una caída, eso en una pista un punto compleja debido a que mantenía algunos parches de humedad provocados por la lluvia caída el jueves por la tarde. «Estoy pilotando un poquito más agresivo, y mañana tendré que empezar a hacerlo de una forma un poco más suave, pero manteniendo los mismos tiempos o incluso mejorándolos», analizaba, a la vez que apuntaba a Pecco Bagnaia, Joan Mir y Aleix Espargaró como los que mejor paso habían enseñado junto a él. Todo ello con el interrogante sobre el estado de la pista, que deberá mejorar mucho por la goma acumulada y porque Jerez ha recibido al Mundial con unas condiciones climatológicas excepcionales. Algo muy necesario para los que más trabajo pendiente tienen.

Por encima de todos en esta necesidad están los pilotos de Honda, después del fracaso del último fin de semana en Portugal, con tres de sus integrantes, Marc Márquez, Álex Márquez y Pol Espargaró, cruzando la meta a más de dieciséis segundos del ganador, precisamente Quartararo. «En Catar y Austin me sentía más cerca. En Portimao, más o menos. Y aquí me he sentido lejos. Pero veremos, quedan muchas carreras y voy a seguir insistiendo. Quedar en Portimao a 16 segundos del ganador no es acabar nada cerca», explicaba con cierta preocupación Marc Márquez, decimonoveno a más de un segundo del más rápido en un día complicado. Y es que el plan para los cinco pilotos alineados por Honda (los tres citados, Takaaki Nakagami y el probador Stefan Bradl) para la cita andaluza es el de buscar soluciones a los problemas de su prototipo, con líneas diferentes de trabajo.

Caídas de Márquez

Nakagami pudo clasificarse quinto, con más potencial a una vuelta lanzada que en el ritmo; Espargaró séptimo; mientras los otros tres se quedaron fuera de los diez mejores. En el caso de Marc, con dos caídas en tres curvas, la primera al ir apretando en una de sus vueltas en la curva seis, la segunda en la nueve tras levantar la moto y pisar uno de los parches de agua del circuito gaditano. «El problema es que he tenido que salir con mi segunda moto para el final del entrenamiento, y estaba configurada de una manera completamente diferente a la otra. No ha funcionado como esperábamos y no he podido pelear por hacer un buen tiempo», explicaba Marc Márquez.

Junto a Pol Espargaró otros tres españoles consiguieron meterse entre los diez mejores que provisionalmente estarían en la Q2, aunque por las buenas condiciones que se esperan la clasificación podría variar por completo: Jorge Martín terminó cuarto, Álex Rins octavo y Maverick Viñales noveno, con dos de los señalados por Quartararo, Mir y Aleix Espargaró, fuera de ese grupo, además del propio Marc Márquez. En Moto2 el mejor registro fue para el británico Jake Dixon, por delante de Augusto Fernández, y con Arón Canet en un meritorio noveno puesto. El valenciano llegaba a Jerez tres días después de pasar por el quirófano para operarse de una fractura en el radio del brazo izquierdo fruto de su caída en Portugal. «Hay dos estrategias: o das poquitas vueltas y guardas fuerzas para la mano o te adaptas a conducir la moto para que no te duela, y es lo que he hecho. Llevar la moto con las piernas y con una mano, que ni se me cansa», contaba gráficamente el valenciano, que incluso necesitaba ayuda para quitarse el casco y busca salvar su fin de semana. En Moto3 el mejor fue Izan Guevara, con el líder Sergio García undécimo.