GP de Catar

Catar, punto de partida para la defensa de la corona de Mir

El Mundial de motociclismo 2021 comienza en el circuito de Losail, un trazado que albergará las dos primeras citas del campeonato

BORJA GONZÁLEZ

A las once y cincuenta minutos, en horario peninsular, la bandera verde señalará la apertura del 'pit lane' del circuito de Losail y del Mundial de motociclismo 2021, con los primeros entrenamientos libres para los contendientes de Moto3. Esto en el escenario en el que en este último mes se llevaron a cabo las últimas pruebas invernales para los pilotos de las tres cilindradas, las únicas en el caso de MotoGP. Un hecho que sumado a la disputa de dos grandes premios consecutivos en el mismo escenario puede desvirtuar en parte las conclusiones que de estas dos semanas se saquen.

Todos han dado ya muchas vueltas a Losail aunque, sea como sea, los cincuenta puntos que se repartan para el ganador o ganadores (en 2020, por ejemplo, Fabio Quartararo se llevó las dos primeras victorias del año) tendrán el mismo valor matemático. Esos a los que Marc Márquez no va a poder aspirar. «Hay muchos pilotos que tienen la velocidad, pero el que lleva el 1 en el dorsal es Joan (Mir) y, de momento, es el hombre a batir», explicitaba Quartararo, un razonamiento compartido por hombres como Jack Miller, el más rápido con la Ducati en el test invernal, Valentino Rossi, Pol Espargaró, que debutará con la Honda, o el propio Mir, el campeón del mundo, el hombre que afronta el mayúsculo reto de revalidar su título con una moto que no ha cambiado prácticamente nada y que ya demostró su solvencia en la pasada temporada, con un año más de experiencia y con el objetivo de hacer valor esa consistencia que le llevó a lo más alto en 2021.

«Me encuentro bien, hemos hecho unos buenos test, la moto funciona, aunque creo que todavía tenemos margen de mejora. Tenemos un reto bonito por delante que es defender el título, así que veremos cómo va», apuntaba el campeón, uno de los pocos pilotos (junto a su compañero Álex Rins) que ha permanecido en Catar en estas semanas, en un evento marcado por los estrictos protocolos sanitarios exigidos por el gobierno del emirato en prevención contra la covid-19. Tests cada dos días, hoteles solo para trabajadores del campeonato, desplazamientos en vehículos con conductores para que no haya ninguna posibilidad de salir del ciclo hotel-circuito-hotel. La segunda parte del Mundial del coronavirus.

Pese a todo, el primer gran premio del año mantiene un sabor especial, con un jueves peculiar. Es el día de las fotos y las grabaciones oficiales, de pasar el material por la revisión oficial, de ver a todos los pilotos ya vestidos con sus trajes de faena en la misma parrilla en la que se ubicarán el domingo, separados por categorías. «La atmósfera de la primera carrera es siempre la misma, como la del primer día en el colegio. Siempre es excitante, también por la foto de todos juntos en la parrilla. La sensación es de que estamos a unas horas de empezar», explicaba Valentino Rossi, el veterano del campeonato, el hombre que a sus 42 años comienza su temporada número 26 y que sigue manteniendo la intención de llegar hasta la 27. El italiano formó con sus compañeros en una foto con una estructura especial, con las motos posicionadas en función de la última clasificación del Mundial, con Mir al frente y con Marc Márquez ausente, aunque de haber estado le habría tocado estar en el fondo del grupo, junto a los debutantes Jorge Martín, Enea Bastianini y Luca Marini.

La sombra de Marc Márquez

«Uno de los favoritos será», señalaba no obstante Mir. «Nadie tiene que explicarle cómo funciona una MotoGP, lleva muchos años ganando y él sabe lo que se tiene que exigir para ir rápido. Igual ahí viene un poco el tema de por qué no ha venido a estas carreras, pero no lo sé, no tengo ni idea. Creo que cuando llegue será rápido, pero a ver en qué circuito llega. Pienso que lo que él está pensando ahora mismo es en subirse a la moto lo antes posible y no creo que esté pensando ahora en el campeonato. Simplemente en subirse, en encontrarse bien y hacer su temporada», añadía el vigente campeón. En cualquier caso, esta será otra historia, que llegará en unas semanas. A partir de hoy será el turno de los que sí están, con un campeón al frente de las apuestas aunque sin mucho margen, en otra parrilla repleta de igualdad tanto en lo que respecta a los pilotos como a las motos.