Marc Márquez, con su bandera tras la carrera en Jerez. / jorge guerrero / afp

Análisis

Marc Márquez, una recuperación lastrada por lo técnico y lo físico

El hexacampeón del mundo en MotoGP logró terminar cuarto en Jerez, su mejor posición de 2022, un año en el que aún no ha conseguido un podio

BORJA GONZÁLEZ Jerez

Quinto a cuatro segundos del primero en Catar. Ausente en Indonesia y Argentina, y sexto a 6.6 segundos del ganador en Austin, como la primera vez, Enea Bastianini. Aunque, en este caso, después de quedarse con la sensación de haber podido terminar en el podio de no mediar un problema con su moto en la salida. Eso sí, en uno de los trazados más favorables del calendario para su pilotaje. Séptimo a dieciséis segundos de Fabio Quartararo en Portugal y cuarto, a 12.6 segundos de Pecco Bagnaia, este domingo en Jerez. A 1.7 del podio, lo más cerca que se ha quedado en tiempo y posición de un cajón en 2022.

Este es el saldo de Marc Márquez en lo que va de temporada, un curso marcado por los problemas físicos que arrastra desde que se lesionase en el hombro precisamente en el trazado andaluz en 2020, por el nuevo capítulo de diplopía surgido tras una fuerte caída en Indonesia y por las deficiencias técnicas de su Honda, una moto que en la pretemporada parecía haber dado el paso definitivo para volver a ser una máquina competitiva. Todo esto le ha dejado noveno de la clasificación general tras seis grandes premios, con 44 puntos y a 45 del líder Quartararo. Algo que puede no ser insalvable siendo Márquez quien es, aunque la situación se va complicando a medida que transcurren los fines de semana.

«No sé cuánto me falta… Bueno, hoy doce segundos y dieciséis en Portimao, así que falta», comentaba este domingo con una sonrisa de resignación. «Y dependiendo de los circuitos irá cambiando. Pero este fin de semana lo hemos hecho de la mejor manera, aunque no se puede salvar cada fin de semana de esta misma manera. Pero de momento lo estamos haciendo tanto en Portimao como aquí. Quizás en Austin es donde me sentí más fuerte para poder luchar por el podio e incluso por la victoria pero no pudo ser y ahora veremos en las próximas carreras. Falta, falta todavía; no hablaré de recuperar puntos ni en la próxima carrera ya que tenemos que seguir construyendo, pero ojalá que mañana en los test podamos dar otro pasito y estar más cerca, pero tampoco saldremos de los test estando para ganar», apuntaba el de Cervera en referencia al día de entrenamiento del que dispondrán ayer pilotos y equipos, una jornada importante para Honda, que tras la prueba de este fin de semana continúa en la cola de la clasificación de constructores.

Esto en lo que respecta a la parte técnica, porque Márquez a esto le suma las dudas que aún le genera su estado físico. «Desde Austin o incluso después de Austin he empezado a trabajar de una forma mucho más normal, porque por equis razón cuando estoy dos semanas parado baja mucho el tono de la musculatura y es ahí donde se tiene que tener la insistencia y la constancia que estoy teniendo y que seguiré teniendo para las próximas carreras seguir mejorando. No todo es físico, no todo es moto, no todo es equipo, sino que como digo siempre es el conjunto, pero la moto tampoco está ayudando y yo estoy poniendo todo de mi parte pero quizás esa magia de antes no la tengo ahora. La estoy intentando recuperar y es el camino en el que voy a intentar exigirme dentro de los márgenes que pueda para seguir mejorando», explicaba en profundidad.

Brotes verdes

Esa magia asomó en la carrera de Jerez. Primero por su empeño de pelear el tercer puesto, y cuando este no era ya posible, el cuarto. Y después por salvar una caída en el momento clave de la carrera. «Sí que se van viendo cosas», concedía. «Soy el mismo, porque la cabeza, la atención y la mentalidad son las mismas. Con la experiencia vas viendo cosas. Yo siempre me intento poner objetivos realistas, porque si no luego hay frustración. Soy autoexigente conmigo mismo, así que sí, la salvada y todo eso, pero a doce segundos de la cabeza… Ahí es donde queremos llegar, pero ahora no podemos», concluía a modo de análisis de la realidad a la que se está enfrentando uno de los teóricos favoritos a ganar el Mundial de MotoGP 2022, pero que por ahora sigue sin haber podido entrar en la lista de los que ya han subido al podio, una lista en la que hay ya once nombres.