Marc Márquez. / Repsol Honda

Marc Márquez ya puede empezar a subirse a una moto

Los doctores confirman tras la última revisión que el piloto catalán progresa de forma satisfactoria de su fractura en el húmero derecho, complicada con una infección, y que está en condiciones de intensificar su recuperación

COLPISA

Lento, pero de momento seguro y sin volver a precipitarse. Marc Márquez sigue dando pasos en la recuperación de su fractura en el húmero del brazo derecho de la que ha sido operado en tres ocasiones. Ha pasado la tercera revisión médica en Madrid con los doctores que le intervinieron la última vez y parece que está más cerca el momento en que pueda volver a competir y participar en el Mundial de MotoGP que comienza el 28 de marzo en Catar.

«En la revisión realizada a Marc Márquez a las 14 semanas de la cirugía por pseudoartrosis infectada de húmero derecho, el equipo médico dirigido por los doctores Samuel Antuña e Ignacio Roger de Oña ha constatado clínica y radiográficamente una progresión satisfactoria de la consolidación ósea. A partir de este momento se le permite intensificar el programa de recuperación de fuerza y movilidad con vistas a volver progresivamente a pilotar de forma competitiva», dice el comunicado de su equipo, el Repsol Honda.

Esto quiere decir que el séxtuple campeón del mundo de MotoGP ya tiene el permiso para ir subiéndose a la moto, aunque este proceso también será progresivo. El propio Marc aseguró que en cuanto recibiese el permiso por parte de los doctores trataría de probarse primero en una moto pequeña y si no había molestias pasaría a una Honda de calle.

Las buenas noticias es que la fractura ósea está consolidando sin problemas y la infección que le obligó a estar más tiempo en el hospital ha remitido. No tiene mucho tiempo Márquez si quiere estar listo para la primera carrera, el fin de semana del 28 de marzo en Catar.

Márquez ya se ha perdido los test que se han celebrado estos días y si consiguiese llegar a la primera cita sería muy justo en cuanto a lo físico. Avisó de que su pretemporada este curso iba a coincidir con la competición y que tendría que recuperar ritmo y sensaciones con el campeonato ya empezado.

Bien asesorado ahora por doctores, recuperadores y preparadores, Marc evita por todos los medios volver a precipitarse y dar otro paso en falso, como le sucedió a pocos días de la lesión, cuando se operó de urgencia y volvió a pilotar tres días después.