GP de Indonesia

Indonesia, el reino de las dos ruedas

El circuito de Mandalika, en la isla de Lombok, un nuevo trazado para el regreso de la competición a un país líder en el mundo del motociclismo

BORJA GONZÁLEZ Mandalika (Indonesia)

El Mundial de motociclismo regresa a Indonesia 25 años después de la última visita al país asiático. Lo hace en una época, iniciada hace unos años, en la que los promotores del campeonato buscan abrir nuevos mercados. Asia es probablemente el más importante, en un país que arroja unas cifras espectaculares de parque motociclista: el archipiélago, que cuenta con más de 17.000 islas, tiene más de 110 millones de motos para una población de unos 270 millones de personas.

El mercado indonesio está dominado por las marcas japonesas. En 2021 entre Honda, Yamaha, Kawasaki y Suzuki vendieron más del 95 por ciento de los 5,17 millones de unidades adquiridas en Indonesia, con un claro dominio de la primera de estas fábricas. Un factor con el que se relaciona el éxito de MotoGP, el segundo deporte más seguido tras el todopoderoso fútbol.

«Es difícil decir dónde nace esta afición por los deportes del motor, quizás en el hecho de que la motocicleta es el medio de transporte más común en nuestro país», apunta Mario Aji, piloto de Moto3 y el único indonesio del campeonato. «La llegada de MotoGP es muy importante para Indonesia. Los aficionados más entusiastas del mundo los encontraréis aquí. A pesar de que Mandalika está lejos del centro del país, estoy convencido de que asistirán en masa al gran premio. Llevan esperando 25 años», reflexiona Aji, al que le ha tocado vivir este fin de semana con una presión a la que no está acostumbrado. Participó incluso en la caravana de pilotos mundialistas que recorrió algunas atestadas calles de Yakarta el pasado miércoles, en la que participó el presidente del país, Joko Widodo, también con su moto. Una caravana con las principales estrellas del Mundial y la máxima atención puesta sobre todo sobre una de ellas: Marc Márquez.

«Recuerdo que en 2014 vine con Dani Pedrosa. Él tampoco había venido mucho y nos impresionó, y la verdad es que cada vez va a más», señaló el hexacampeón en la máxima categoría. Aterrizado el avión que llevó a los pilotos desde Yakarta a Lombok, el del Repsol Honda tuvo que ser rodeado por un grupo de guardaespaldas para escoltarle hasta su coche, una escena nada habitual en los muchos viajes que tiene que hacer. «Aquí MotoGP es grande. De hecho, mi mánager me dijo que mis redes sociales tienen el 50 por ciento de seguidores de Indonesia. No es España ni Italia, es Indonesia, y eso hace que, aunque sean muchos millones de habitantes, MotoGP sea un deporte muy grande aquí. Cuando ves que todas las marcas más potentes, Honda, Yamaha... hacen los eventos grandes en Indonesia eso es por algo», añadió Márquez.

Máxima expectación

En las redes sociales oficiales de MotoGP, los aficionados indonesios son mayoría: el 26,4 por ciento en Facebook (el segundo es Italia con un 6,7), el 26,2 en Instagram (Italia el 7,4), el 27,8 en YouTube (por detrás India con el 12,1), con datos similares en otras como Twitter o TikTok. «Indonesia es uno de los mayores países del mundo si nos referimos al interés por MotoGP. Nos dimos cuenta hace tiempo que el nuestro era un deporte muy popular aquí y se merecen tener este gran premio», afirma Carmelo Ezpeleta, máximo responsable del campeonato.

«Al principio tenía un poco de miedo, porque en muchas cosas que hacíamos tenía que estar muy encima. Había cambios de última hora, el ritmo era otro. Pero luego me ha sorprendido mucho cómo han trabajado para hacer el circuito, sobre todo cómo lo han modificado desde el test de MotoGP», explica Eduardo Perales, propietario de la escudería española SAG Racing Team, que ahora compite bajo el nombre de Pertamina Mandalika, con mayoría de patrocinadores indonesios, cuyos pilotos son el hispano argentino Gabriel Rodrigo y el neerlandés Bo Bendsneyder, que curiosamente tiene abuelos del país asiático. Sus parientes se trasladaron en 1956 de Surabaya, la capital de Java del Este, a Róterdam, un hecho que tuvo importancia en su fichaje por esta estructura.

«Son muy amigables y tenían muchas ganas de que esto saliese bien, han apretado mucho para hacerlo. Es un país que tiene una gran pasión por las motos», ratifica Perales. «Puedes notar la pasión y la ilusión que tiene la gente aquí con este regreso del Mundial», señala Angie Ang, presentadora de la cadena indonesia Trans7, encargada de retransmitir MotoGP. «En cuanto se pusieron las entradas a la venta empezaron a venderse muy rápido, lo que demuestra la importancia que tiene esto. Hace 25 años que no teníamos una carrera y Mandalika es un sitio muy bonito para este evento internacional», concluye. Un lugar que ha llegado al Mundial para quedarse.