Borrar
Francesco Bagnaia, Marc Márquez y Marco Bezzecchi en el podio del Gran Premio de España EFE
Pecco Bagnaia se protege en Jerez frente a un desatado Marc Márquez
GP de España

Pecco Bagnaia se protege en Jerez frente a un desatado Marc Márquez

El piloto catalán roza su primera victoria con Ducati, pero se topa con una defensa numantina del bicampeón de MotoGP tras la caída de Jorge Martín

Jesús Gutiérrez

Jerez

Domingo, 28 de abril 2024, 12:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El circuito de Jerez volvió a demostrar por qué es la nueva catedral del motociclismo, con una afición que se volcó en masa todo el fin de semana (casi 300.000 espectadores disfrutaron en vivo del Gran Premio de España) y especialmente este domingo, cuando las gradas a rebosar acogieron a 145.000 que vivieron el mejor duelo de lo que llevamos de temporada. Toda la atmósfera estaba lista para una carrera épica de MotoGP y no decepcionó en absoluto.

Ya desde la salida, con Marc Márquez defendiendo la pole lograda el sábado, se vio que no sería una carrera más. Pecco Bagnaia, que partía séptimo en parrilla, hizo un espectacular adelantamiento doble por fuera en la curva 6 para ponerse segundo y antes de acabar ese primer giro también arrebató a Márquez la cabeza de carrera, en la primera vez que coincidían en pista. En la siguiente, en la frenada de la curva 1 y cuando el español quería recuperar la primera plaza, se iban largo los dos y lo aprovechaba Jorge Martín para ponerse en cabeza.

Con el liderato de Martín hubo un breve armisticio entre Bagnaia y Márquez. Entre otras cosas, porque al ilerdense se le atragantaron esas primeras vueltas y tanto Martín como Bagnaia abrieron hueco, mientras Marc veía cómo incluso Bezzecchi le robaba la tercera posición. La carrera parecía tranquila, hasta el ecuador de la misma. Pero llegó el error de Martín, que se fue al suelo en la curva 6, la frenada más fuerte del trazado, y sumaba su primer cero del año. Esa situación dejaba a Bagnaia en cabeza, mientras Márquez empezaba a entonarse y ya apretaba a Bezzecchi, de quien por fin se deshizo a once vueltas del final. En ese momento el campeón de MotoGP tenía más de un segundo de renta y se lanzaba en persecución. Le costó seis vueltas darle caza, pero a cinco del final su Ducati ya era una prolongación de la de su rival.

Dos intentos fallidos

Márquez estuvo una vuelta a rueda estudiando a su rival y eligió el sitio donde pasarle, la curva 9, el punto más emblemático del circuito y donde se junta la mayor parte de la afición. El español preparó el ataque y pasó a Bagnaia, que no cedió ni un metro y le devolvió el hachazo en la curva 10, donde ambos se tocaron y Márquez tuvo que ceder para no irse al suelo. Pero en su mono quedaron las marcas de la batalla. «El contacto ha sido fuerte. He decidido abortar y levantar bruscamente la moto porque me ha venido el flash de Valencia en 2023 cuando acabé en el suelo», rememoraba el catalán después de la carrera.

Una vuelta después, Márquez lo intentaría de nuevo, pero esta vez Bagnaia le estaba esperando. Le abrió la puerta, Marc se fue largo y Pecco le devolvió el adelantamiento en el mismo punto del circuito, ante un público entregado. El contraataque de Bagnaia fue la vuelta rápida de la carrera que esta vez dejó a Márquez descolgado. Y aunque lo intentó hasta el final, ya no pudo replicar otro ataque: «Si no me hubiera caído el sábado, o no viniera de dos caídas consecutivas en carreras de domingo, quizás hubiera cambiado un poquito la película, pero hubiera firmado un podio aquí en Jerez luchado con el referente de Ducati hasta la última vuelta y delante de toda la afición».

Con la de este domingo Bagnaia sumaba la tercera victoria consecutiva en Jerez y pegaba un buen mordisco en la clasificación a Martín, que todavía sigue líder, aunque ahora con solo 17 puntos de ventaja sobre el italiano, que ya es segundo, mientras que Márquez escala hasta la sexta posición a 32.

Marco Bezzecchi completó el podio, por delante de Álex Márquez, cuarto, en su mejor carrera del año. Falló esta vez Maverick Viñales, noveno, al que su posición en la parrilla le condicionó este domingo, mientras que Pedro Acosta, décimo, tuvo su domingo más difícil desde que es piloto de MotoGP. Una dura caída en el 'warm up', de la que milagrosamente salió ileso, pero que le obligó a correr con la segunda moto, que no tenía tan por la mano y se vio inmerso en las batallas de mitad del grupo que le impidieron remontar. «Se aprende más de un fin de semana así que de otro como Austin, donde fue todo bonito», explicaba el de Mazarrón, que con el cero de Martín se quedaba como el único piloto de la clase reina en haber puntuado en todos los sprint y carreras. Una regularidad impropia para un debutante, pero es que Acosta no es un rookie al uso.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios