Binder en el podio del Red Bull Ring / ep

GP de Austria

Binder se exhibe en un divertido caos bajo la lluvia

El sudafricano se llevó la victoria en MotoGP gracias a una demostración de manejo de su KTM con neumáticos de seco sobre el asfalto mojado de una prueba en la que Jorge Martín terminó en el podio

BORJA GONZÁLEZ Spielberg

La carrera de MotoGP disputada este domingo en Spielberg, Austria, ofreció un espectáculo impagable para los aficionados, los que la vieron por la tele, y los más de 80.000 que llenaron las gradas del Red Bull Ring, en la primera cita desde el inicio de la pandemia con presencia sin límites de espectadores. Todo comenzó en la parrilla. Mientras los pilotos esperaban a salir, comenzaban a caer unas primeras amenazantes gotas que hicieron que Dirección de Carrera mostrase la bandera blanca que califica la prueba como 'flag to flag', es decir, que en el caso de llover iban los competidores a tener la posibilidad de pasar por sus boxes a cambiar de moto.

Con esa amenaza se planteó una carrera algo más lenta en cuanto a ritmo de lo previsto, con un panorama parecido al previsto. De las pruebas del fin de semana se apuntaba a cinco favoritos: Jorge Martín, Fabio Quartararo, Pecco Bagnaia, Johann Zarco y Joan Mir. De estos, solo Mir falló, con el resto metido en un grupo delantero en el que también se había infiltrado Marc Márquez, que el sábado no se había dado opciones de pelear por el podio.

Esta parte de la carrera normal fue dejando con el paso de las vueltas un grupo de tres, con Bagnaia, Quartararo y Márquez, y Martín y Zarco descolgándose poco a poco. En la vuelta 18, este último se iba al suelo, un incidente notorio una vez que aparecía como el segundo de la general. Una buena noticia para el líder, Quartararo, que también veía a Mir sufriendo más atrás, incapaz de replicar su ritmo de entrenamientos. Aunque la amenaza de lluvia empezó a presentarse como una realidad, lo que provocó un radical cambio del guion.

En el giro 24 de 28 el agua comenzó a caer con más fuerza, lo que reagrupó a la cabeza y ralentizó el ritmo. En un momento, a Márquez, Quartararo y Bagnaia se les unieron Martín, Mir y, desde más atrás, Brad Binder. En el 25 todos los de cabeza decidieron entrar a cambiar de moto. ¿Todos? Todos, no, porque Binder se la jugó y eligió permanecer en pista, algo que copiaron la mayoría de los que venían por detrás de la cabeza (en realidad los primeros en apostar por los neumáticos de agua habían sido Alex Rins y Jack Miller en la vuelta 24, pero a ellos la cosa no les funcionó).

Y al sudafricano la apuesta le salió a las mil maravillas, porque consiguió mantenerse en plan malabarista sobre su moto para firmar una soberbia victoria en casa de KTM, su segunda en MotoGP, en un día en el que los colores de la fábrica austriaca también se habían visto en lo más alto del podio en Moto2 con Raúl Fernández y con su marca Gas Gas en Moto3 con Sergio García.

Consejos de familia

«La semana pasada mi hermano corrió la carrera en mojado con neumáticos de seco y me dijo que el agarre era bueno. Ese consejo me ha ayudado para la carrera y a la hora de tomar la decisión de seguir en pista cuando los demás entraron a cambiar de moto», explicaba Binder como la clave en su triunfo.

Porque su mérito fue mayor una vez que Bagnaia, Martín y Mir fueron los que entraron después en meta, los que sí habían cambiado de moto. De este grupo desapareció Márquez, que se fue al suelo, perdiendo una clara opción de volver a subir al podio. Y sacó un buen resultado Mir, que de estar por detrás de Quartararo en la parte seca de la carrera pasó a recortarle cuatro puntos en la general (el francés fue séptimo), lo que le coloca a 47, los mismos que Bagnaia, segundo en meta y segundo en la clasificación.

Esto en otro gran día para Martín, que ha sabido convertir sus tres 'poles' en tres podios: el tercer puesto de Doha, la victoria del pasado domingo, y el tercero de este domingo. «Cuando salí del 'pit lane', estaba tercero de ese grupo y resultaba difícil mantenerse sobre la moto con los neumáticos de lluvia, así que quiero darle la enhorabuena a Brad porque es increíble lo que ha hecho, el mantenerse en pie con la moto con los de seco», comentaba el madrileño. «Si era difícil hacerlo incluso con los neumáticos de lluvia. Cuando volví de boxes, era undécimo y pensé que debería haberme quedado con los 'slicks', pero cuando luego vi a todos los pilotos arremolinados en la curva 3 pensé que era el momento de darlo todo. Llegué al grupo y en la curva 7 adelanté como a seis o siete pilotos en dos curvas. Era difícil esquivarles, pero acabé contento. Cuando vi que era tercero estaba incluso más contento que la semana pasada» agregó. Con esto el novato español cierra dos semanas de ensueño.