Jack Miller, durante la carrera de MotoGP. / Pierre-Philippe Marcou (Afp)

GP de España

Los problemas físicos de Quartararo entregan Jerez a Ducati

Jack Miller logró su primera victoria con la marca italiana en una prueba dominada hasta la mitad por el piloto francés, que se fue para atrás por un percance en el brazo

BORJA GONZÁLEZ Jerez

La carrera de MotoGP de Jerez fue la de la frustración de Fabio Quartararo, el piloto más fuerte del fin de semana en los entrenamientos libres, en el oficial y en las trece primeras vueltas de la carrera. Hasta que su brazo dijo basta. «Tenía que frenar con cuatro dedos cuando normalmente lo hago con uno. No podía ir con el gas a tope en la recta, excepto en la última vuelta cuando intentaba sumar esos tres puntos que quizás puedan ayudarme al final de la temporada», explicó el francés sobre un bajón que acabó con la impresión de que iba a llevarse de calle su tercera victoria consecutiva, la cuarta en cuatro grandes premios para Yamaha.

«He sido muy rápido, he estado tranquilo cuando era cuarto detrás de las dos Ducati y de Franco, sabía que era el más rápido hoy. Incluso he comenzado la carrera y no sentía ese estrés, tenía toda la confianza. Cuando me he puesto cuarto me decía, 'bueno, ahora voy a adelantar en la última curva', y lo hacía. He tirado y me ido. Todo en este fin de semana ha sido positivo, solo que de mitad de carrera al final he tenido el problema en el brazo», incidía Quartararo. Y a partir de ahí la prueba pasó a manos de Jack Miller.

El australiano llegaba a Jerez con la frustración de un mal inicio de año, y vivió lo inverso que Quartararo. El trazado andaluz le permitió recuperar la confianza, después de forjar su ventaja aguantando un buen ritmo a rueda del francés, aunque se le fuese escapando poco a poco (hasta casi un segundo y medio), para firmar su primer triunfo con Ducati, el primero también de la marca italiana en un escenario en el que no había subido al primer escalón del podio desde 2006 con Loris Capirossi.

«Vi lo que había hecho Fabio el año pasado y pensaba en que sería imposible de seguir. Si podía seguirle un par de vueltas pensaba que podía estar en el podio. Pero en un momento vi que su distancia no crecía más; y después que le daba caza. La gran sorpresa fue cuando le alcancé. Para mí fue muy divertido, pero muy estresante a la vez. Aquí en Jerez está todo muy apretado y no sabía si tenía que preocuparme también por detrás. Una carrera de 25 vueltas en Jerez puede ser eterna», comentaba Miller.

La jornada redonda de Ducati en un circuito que siempre se había considerado que se les atravesaba la completó Pecco Bagnaia, segundo y nuevo líder de MotoGP tras el decimotercer puesto final del antiguo líder, Quartararo. El podio lo completó Franco Morbidelli, que como en muchas de las carreras de 2020 fue el mejor de Yamaha, con la versión más antigua de la M1.

Mir, el mejor español

El primer español del día fue Joan Mir, quinto por delante de un brillante Aleix Espargaró, que está completando un gran arranque de temporada con la Aprilia. «No estoy nada preocupado por el título, porque no estoy mirando la general. El año pasado pude ganar el Mundial y fui bastante más lento aquí en Jerez, costándome mucho más. En Portimao pude hacer podio y en Catar luché por él. Vamos bien. Creo que estamos haciendo una buena temporada. ¿Qué se espera de nosotros? ¿Ganar todas las carreras? Nosotros no lo esperamos. Vamos carrera a carrera a dar el 100% y aquí eso nos ha llevado a un quinto, ya está», señalaba el campeón del mundo.

Maverick Viñales fue séptimo y también en el top diez se metieron las dos Honda oficiales, con Pol Espargaró décimo y Marc Márquez noveno, en su segundo gran premio tras la larguísima baja por lesión. «Aquí he salido y lo he hecho con ganas, pero cuando estás en medio del pelotón pasan estas cosas, ha habido jaleo como digo yo y he estado dentro de ese jaleo y nos hemos ido tres pilotos largos y nos han pasado otros pilotos, quieres defender una posición y te acaban adelantando cinco y es lo que me ha pasado. En una vuelta he pasado el nueve, en otra no sé si el trece o catorce otra vez y he vuelto a remontar poco a poco pero esto viene de un mal sábado, así que esperemos que en las próximas carreras pueda hacer un buen fin de semana e ir progresando físicamente y en consecuencia llegar a más velocidad, mejor colocado y por tanto con mejores resultados», explicaba el Cervera, que tendrá la siguiente oportunidad en dos semanas en el Circuito de Le Mans, en Francia, al que MotoGP llegará con cinco pilotos en dieciocho puntos.