Francesco Bagnaia celebra su pole en Assen. / Vincent Jannink / efe

GP de los Países Bajos

Bagnaia vuela y busca otra oportunidad ante Quartararo

El italiano suma su cuarta pole de la temporada con récord del circuito y partirá en la primera línea por delante del francés y Jorge Martín

BORJA GONZÁLEZ Assen (Países Bajos)

Con más de cuatro minutos de reloj por delante, más el tiempo que se puede rascar una vez que ha aparecido la bandera a cuadros, Pecco Bagnaia enfilaba el box de Ducati y daba por concluida su participación en el entrenamiento oficial del Gran Premio de los Países Bajos. «Paré en el box porque pensé que era imposible mejorar el tiempo, y si alguien me hubiese superado, pues bien por él», razonaba el italiano, que una vez más completó un giro perfecto por debajo del anterior récord de la pista neerlandesa, establecido este en 2021 por Maverick Viñales.

Una señal de su poderío y el de la moto roja a una vuelta lanzada. Fue otro día con dominio italiano en la parrilla de MotoGP. Si en Alemania la Yamaha de Fabio Quartararo, segundo, fue la única moto no transalpina entre las nueve mejores, ayer el francés volvió a ser la excepción, rodeado de cinco Ducati y una Aprilia. Otra vez con el segundo mejor registro. «Me gusta luchar contra las motos italianas», aceptaba el galo, que se quedó a 116 milésimas de Bagnaia, mejorando también el crono del año anterior de Viñales.

«En el oficial está resultando más complicado que en años anteriores clasificarse bien. Hoy estaba realmente al límite. He conseguido cuadrar una vuelta y quería mejorar en la siguiente, pero estoy contento igualmente. El objetivo era la primera fila y lo hemos conseguido», añadió el líder del Mundial y actual campeón. Y es que, visto lo visto en los entrenamientos, de nuevo la pelea por la victoria parece incumbir a estos dos pilotos y a Aleix Espargaró, que se colocó quinto por detrás de las Ducati de Jorge Martín, tercero, y de Marco Bezzecchi, cuarto.

«Tenemos que parar a Fabio», explicaba con rotundidad Espargaró. «No podemos dejar que en el principio de carrera se vaya, si no está perdida. Claro que lo va a intentar, pero nuestro trabajo, el de Pecco y el mío, que en este caso creo que somos los dos con más ritmo, tiene que ser intentar pararle de inicio. Porque luego ya no le coges, aunque tengas un muy buen ritmo», razonaba el piloto de Granollers.

Y es que Quartararo ha ganado con mucha solvencia y con escapadas en solitario las dos últimas carreras, las de Barcelona y Sachsenring, algo que sumado a los problemas de sus rivales le ha permitido abrir su ventaja en la general. De hecho, Bagnaia tiene la consideración de competidor por el título más por el potencial que demuestra que por cómo lo plasma luego, una vez que ha cometido dos errores graves en las últimas cinco carreras (caídas en Francia y en Alemania), además de ser víctima de una maniobra equivocada de Takaaki Nakagami en Montmeló.

«Fabio en este circuito siempre es muy competitivo», reconocía el autor de la pole. «A mí me gustaría enfrentarme a él hasta el final y no solo en las primeras vueltas. Aleix y Jorge también han hecho un gran trabajo hoy. Será muy difícil en este circuito abrir distancia en las primeras vueltas, pero lo intentaremos», analizaba el italiano.

Vacaciones a la vista

A diferencia de los últimos fines de semana, presididos por las altas temperaturas, esta vez los pilotos cuentan con no tener que preocuparse en demasía por el consumo de los neumáticos, lo que puede permitir ver una carrera menos estratégica y agónica. «Aquí es un poco diferente a Sachsenring y Barcelona, que son dos circuitos en los que tienes que cuidar mucho el consumo del neumático trasero. Después del FP4, analizando un poco todo, veo que no tenemos problemas. No estoy preocupado, mi estrategia no pasa ahora por escaparme, aunque si tengo la oportunidad lo intentaré», apuntaba el líder del Mundial, que buscará irse a las vacaciones (no hay ningún gran premio en el mes de julio) con una ventaja en la general aún más grande, algo que, evidentemente, intentarán evitar sus perseguidores.

«Claro que quiero ganar, pero a estas alturas del campeonato es muy importante quedar delante de Fabio y recortarle puntos. Me gustaría muchísimo irme de vacaciones a menos de un gran premio de diferencia, mucho», concluía Espargaró, que se mantiene tras las diez primeras pruebas a 34 puntos de Quartararo. El francés está mostrando un nivel excelso con la Yamaha, alarmantemente poco competitiva en el inicio de la temporada pero a la que ha sido capaz de sacar el máximo jugo para con un motor muy inferior ser capaz de plantar cara y superar a la caballería italiana. Todo mientras sus tres compañeros de marca siguen navegando en la intranscendencia.