Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 19 de junio
El grupo de aficionados de Telde, este viernes en su campamento base de Los Cuchillos. C7

Locos por el Rally Islas Canarias: «El mundo se para, esto es sagrado»

Automovilismo ·

Óliver y sus amigos de Telde dejan a un lado sus rutinas y pasan la noche en el tramo de Los Cuchillos para vivir en primera línea las evoluciones de la prueba

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 3 de mayo 2024, 12:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Que el Rally Islas Canarias es una religión para los aficionados isleños al motor admite poca duda. Y ejercicios de entusiasmo y fidelidad a la prueba abundan desde que arrancó su periplo allá por 1977. Un ejemplo ilustrativo de la pasión que sigue despertando esta cita viene de un grupo de seguidores de Telde que no dudó en pasar toda la madrugada del viernes en el tramo de Los Cuchillos (Santa Lucía de Tirajana) para posicionarse y ver en un lugar privilegiado las evoluciones de los pilotos.

Óliver, Robaina, Fran, Nacho, Pedro, Emilio y Ceferino han recogido su recompensa a dormir en la cuneta y vivieron con intensidad y emoción la segunda jornada de esta edición. «Cuando llega el Rally, se para el mundo. Hemos pedido permisos en nuestros trabajos, Oliver incluso cerró su peluquería aunque sea día laboral... Esto es sagrado. Nos encanta y nos permite vivir un día diferente, con los amigos y con el deporte que nos gusta tanto«, reconocen.

Noticia relacionada

Todos los años es el mismo ritual. Hacer provisiones de alimentos para no tener que moverse de su emplazamiento («el asadero nunca falla»), montar el campamento base cuando todavía no ha amanecido, cargarse de paciencia y, llegado el momento, y compartir con el resto de aficionados presentes emociones e impresiones.

«Lo bonito del Rally es vivirlo en directo, escuchar cómo se acercan los coches, el rugido del motor, esos segundos en los que pasan por delante lanzados, cuando cogen la curva, desaceleran y vuelven a pisar a fondo... No se puede explicar con palabras lo que se siente al ser testigo en primera línea. Es un subidón«, insisten.

Siempre con respeto meticuloso de las medidas de seguridad establecidas por la organización, y con el civismo por bandera de no dejar restos de su paso por la geografía isleña, Oliver y sus amigos mantienen el espíritu romántico de una prueba que nació por y para la afición.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios