Borrar
Directo Los actos del X aniversario de la coronación del Rey Felipe VI
Max Verstappen, durante la sesión de clasificación. Rodrigo Arangua (Afp)
Verstappen sofoca la rebelión de Mercedes
Gran Premio de México

Verstappen sofoca la rebelión de Mercedes

El neerlandés logra la pole, pese a la gran sesión de clasificación que completaron Russell y Hamilton

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

MADRID

Sábado, 29 de octubre 2022, 22:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

México no deja nunca indiferente. La clasificación de la cita con el público más cerca (los pilotos admiten que tiemblan cuando pasan por el Foro Sol, el estadio que ruge cada vez que pasa Sergio Pérez) dejó claro que va a ser un domingo para recordar, sobre todo si se mantiene la igualdad que se vio en esta tanda. Lo que le faltaba a este Mundial es un actor extra, aunque no haya sido en el momento que esperaba y necesitaba el espectáculo: Mercedes. La altura, que propicia un rendimiento muy distinto para los monoplazas, ha permitido que se abra la mano a otros candidatos a estar en la zona alta de la clasificación.

La pole fue para Verstappen, en una sesión en la que se llegó a plantear incluso si el récord de menos diferencia entre los cuatro primeros clasificados se podía cumplir. Hasta este domingo estaba en el Gran Premio de Europa de 1997, cuando hubo solo 58 milésimas entre Villeneuve, Schumacher, Frentzen y Hill. Cuando se vieron solo 14 entre Hamilton, Sainz, Russell y Verstappen, tembló la plusmarca.

Fue una sesión marcada no solo por esas mínimas diferencias, sino también por cómo la pista fue progresando. La Q1, de hecho, fue más lenta que los terceros libres debido a que la temperatura era netamente superior, casi cuatro décimas, si bien luego se bajaron hasta el punto de que la lucha por la pole volvió a ser igualadísima. Aquí se confirmó lo que se preveía por la mañana, cuando Russell y Hamilton hicieron un doblete que hizo levantar muchas sospechas.

No fue hasta el segundo intento de la Q3 cuando se definió todo. George Russell y Lewis Hamilton intentaron batir a un Verstappen que dejó claro que no va a dejar a nadie respirar. Es su año y necesita reivindicarse, por lo que a la hora de la verdad demostró que el gran sábado de los otrora dominadores de la competición no es suficiente para poder con él. Es su momento.

El que no tuvo su sábado fue Charles Leclerc. El monegasco, un experto en los sábados, tuvo uno para olvidar. No solo no quedó entre los primeros (algo que, por otro lado, no ha sido nunca garantía de nada), sino que cayó al séptimo puesto de la parrilla. El que iba a ser el líder de Ferrari claudicó con sus grandes rivales, incluido su compañero Carlos Sainz que partirá desde una óptima quinta plaza, sino de la gran sorpresa del día: Valtteri Bottas. Nadie, ni él mismo, esperaba ver al finlandés de Alfa Romeo en la sexta plaza de la parrilla de este domingo.

El duelo Ocon vs. Alonso, al rojo vivo

No está siendo un fin de semana cómodo para Fernando Alonso. La tensión por la polémica arrastrada de Austin, de la que al final salió vencedor, no era la mejor manera de llegar concentrado a un circuito tan complejo como el Autódromo Hermanos Rodríguez. Lo que faltaba era que, además, el sobreviraje no estuviese a su gusto, algo que por otro lado siempre ha aprovechado en su forma de conducir.

En pleno proceso de mudanza hacia Aston Martin, el español aún tiene mucho que decir. Los puntos logrados en Estados Unidos (ya confirmados) le confirman con 71 en su casillero, a solo 7 de un Esteban Ocon que ya no dice tan alto eso de que es el único compañero junto a Hamilton que ha podido con Alonso. Algo que, por otro lado, es cuando menos inexacto. El español llega a esta recta final de meta con ganas de reinvidicarse, algo que a Alpine como equipo le viene muy bien: ha logrado separarse de McLaren hasta los 11 puntos en la clasificación de constructores.

La batalla que están protagonizando Ocon y Alonso va más allá de los resultados. Que este sábado hayan estado rondando la zona de peligro no ha impedido que sea siempre el asturiano quien llevara la voz cantante, hasta mediada la Q2. El francés puso en serio riesgo ese dominio de Alonso, aunque esta victoria parcial de poco o nada le sirvió.

Y es que a la hora de la verdad volvió a ser Alonso quien marcó la pauta. El asturiano saldrá noveno con su compañero y gran enemigo décimo, lo que no es un gran resultado pero sí suficiente como para poder sentirse ligeramente optimista. No es una victoria colosal, pero sí es de las que pueden marcar el estado de ánimo para encarar la carrera.

El objetivo no puede ser otro que acabar en la zona de puntos. La exigua diferencia que hay entre los aún compañeros es mínima pero suficiente como para que ambos tengan un pique que cada vez es menos sano (aunque se respetan, razonablemente, en la pista). Ni uno ni otro se tienen que deber respeto, porque serán rivales a partir del 1 de enero de 2023, cuando se consume la llegada de Alonso a su nueva casa. Aston Martin, por cierto, hizo el ridículo en esta clasificación: tanto Vettel como Stroll cayeron eliminados en la Q1, si bien el canadiense ya arrastraba una sanción de tres posiciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios