El Red Bull de Max Verstappen, rodando sobre el trazado austríaco. / Joe Klamar (Afp)

Gran Premio de Estiria

Verstappen, mejor tiempo del viernes que puede valer una pole

La FIA tomará los cronos de los segundos libres para hacer la parrilla en caso de que no pueda celebrarse la clasificación por las fuertes tormentas previstas. Si es así, Carlos Sainz saldrá quinto

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO MADRID

La meteorología no podía faltar tampoco al regreso de la competición, y puede ser determinante hasta el punto de marcar el orden de la parrilla de este domingo. La región de Estiria que da nombre a la segunda carrera consecutiva de Fórmula 1 en Austria en dos semanas se verá azotada este sábado por unas fuertes tormentas, según todas las previsiones disponibles.

Es por ello que la FIA advirtió antes de que se disputaran los primeros entrenamientos libres de este viernes que, en caso de que este sábado sea imposible disputar la clasificación, se tomarían los tiempos de la segunda sesión para conformar el orden de salida de la carrera del domingo.

Aunque muchos equipos y pilotos son optimistas, otros sacaron el comodín del 'por si acaso' y se tomaron la hora y media de la tanda como si fuera una clasificación a la antigua usanza. En ella, Max Verstappen echó el resto y las pocas piezas nuevas que ha estrenado el Red Bull le permitieron ser el más rápido, con apenas una décima de ventaja sobre Valtteri Bottas, ganador del Gran Premio de Austria cinco días atrás y actual líder del campeonato. El neerlandés quiere quitarse el mal sabor de boca que le dejó el tempranero abandono en la carrera que había ganado los dos años anteriores, por lo que echó el resto desde el primer momento.

Tras Verstappen y Bottas no estaba el previsible Lewis Hamilton, que marcó un pobre sexto tiempo que puede costarle salir desde muy atrás el domingo, sino uno de los grandes candidatos a subir al podio. Sergio Pérez y Lance Stroll marcaron el tercer y cuarto tiempo respectivamente en esta tanda de libres que supo a mucho más, lo que no significa que sea un mal resultado para Mercedes. Y es que su Racing Point es una copia clara del W10 con el que las flechas plateadas (esta temporada negras) ganaron su campeonato, hasta el punto de que el coche que llevan el talentoso mexicano y su bastante menos hábil compañero canadiense se conoce como el 'Mercedes rosa'.

Si la parrilla del domingo no puede conformarse este sábado, Carlos Sainz saldrá en la posición en la que acabó la carrera inaugural de la temporada: quinto. El madrileño mostró, y así lo admitió después, un rendimiento y unas sensaciones mucho mejores con respecto al fin de semana previo. No hay piezas nuevas en el MCL35, o no de gran calado, pero sí una configuración que se adapta mejor a los gustos de un Sainz que quiere demostrar que el podio de su compañero Lando Norris no fue casual, sino que McLaren está realmente ahí. El británico, que marcó el octavo tiempo del viernes, tendrá muy complicado repetir resultado en este novedoso Gran Premio de Estiria, ya que fue sancionado con la pérdida de tres posiciones en la parrilla del domingo por adelantar con banderas amarillas durante los primeros libres.

Fuerte accidente del 'coche de Alonso'

Quienes no levantan cabeza son los Ferrari. Si en el Gran Premio de Austria salvaron los muebles por pura capacidad de Charles Leclerc, el monegasco tendrá que obrar un nuevo milagro para llevar el SF1000 de nuevo al podio si no cambia mucho su rendimiento. Las piezas nuevas que han llevado para intentar paliar la falta de competitividad no han resuelto nada, todo lo contrario, y el resultado final del viernes es bochornoso para un equipo que aspira a todo. Leclerc finalizó noveno, sólo cuatro centésimas más rápido que Esteban Ocon, y Sebastian Vettel, absolutamente hundido, decimosexto, entre los dos Williams. A una situación deportiva paupérrima se une además la advertencia que les ha hecho la FIA por el viaje relámpago de Leclerc a su Mónaco natal, donde pasó dos días saltándose la 'burbuja' a la que la Fórmula 1 quiere someter a todos sus componentes. De momento, no les ha caído sanción pero sí un aviso.

El gran susto del día lo dio Daniel Ricciardo. El australiano tuvo un fuerte accidente al inicio de los segundos entrenamientos libres, cuando perdió el control de su Renault RS20, se quedó de espaldas y acabó estrellándose con gran violencia contra las protecciones. Con el coche destrozado, se fue tambaleándose al centro médico, donde le hicieron un chequeo y le dieron el 'OK' para disputar el resto del fin de semana, con analgésicos y cuidado en el pie izquierdo donde se hizo bastante daño.