Borrar
Directo Reacciones dispares de los socios del Gobierno al acuerdo firmado por Bolaños y Pons para renovar el CGPJ
Fernando Alonso, con los colores de Aston Martin en Baréin Afp
La temporada del verde esperanza
Fórmula Uno

La temporada del verde esperanza

El cambio de Alonso a Aston Martin ha hecho recuperar la ilusión a miles de aficionados, en una campaña en la que Verstappen parte como el grandísimo favorito

David Sánchez de Castro

Jueves, 2 de marzo 2023, 09:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La afición a la Fórmula 1, en concreto la española, afronta la temporada 2023 con el estribillo de una de las canciones más populares del momento: «Yo era ateo, pero ahora creo». El cambio de Fernando Alonso a Aston Martin y las buenas sensaciones que ha dejado la pretemporada permiten sonreír, con ciertas cautelas, pensando en si será posible ver al asturiano subirse al podio por 99ª vez en su carrera deportiva en el Gran Circo o, incluso, celebrar la ansiada 33ª.

Pero además, la afición española sabe que tiene un firme candidato no solo a victorias sino quizá a algo más en Carlos Sainz. El madrileño tiene ante sí un reto mayúsculo tras la agridulce campaña 2022, en la que por fin se vio peleando por la gloria. En la lucha contra Red Bull salió como el gran derrotado, amén de verse superado por el propio Charles Leclerc libra a libra. Sainz no tuvo una buena adaptación a la nueva normativa, a la que este año se le da una vuelta de tuerca más para acabar con el 'porpoising', pero tiene claro que si el coche funciona, él puede hacerlo. No le queda otra: ya no le vale con estar luchando por podios, sino por algo mucho mayor día a día.

Más allá de los intereses rojigualdos, la lucha por el campeonato será el gran punto de interés. Sobre el papel, todo lo que no sea un paseo marcial de Max Verstappen hacia su tercer campeonato del mundo consecutivo será noticiable. Red Bull parece que lo ha vuelto a hacer, ha mejorado con el RB19 a su ya imbatible predecesor y solo una Ferrari consistente y una Mercedes que dé un paso adelante pueden hacerle sombra. En el espíritu del neerlandés no cabe otra posibilidad que no sea la de vencer y batir su propio récord de victorias en un año, las 17 que logró en 2022, y dejar claro que es el vigente emperador de la competición.

Enfrente se encontrará a dos potenciales rivales como primeros espadas de sus respectivos equipos. Charles Leclerc debe confirmar que puede asumir los cambios en Ferrari, desde el jefe de equipo hasta el responsable de estrategia, como el líder que se le presupone, no solo frente a un Sainz que le va a poner las cosas difíciles, sino también frente a su viejo rival Verstappen, con quien ya se las tuvo en el pasado. El tercero en discordia es el mejor piloto de todos los tiempos en cuanto a números. Lewis Hamilton llega a 2023 como un león herido por el fracaso de la temporada 2022, la primera de su carrera en la que no pisó el lugar más alto del podio, y con el objetivo de su octavo Mundial. El reto es máximo, ya que Mercedes no es, ni mucho menos, el equipo dominador que fue en el pasado.

Las figuras de los compañeros, los teóricos escuderos, pueden ser determinantes. Sergio Pérez, al que aún le duele el ninguneo que sufrió en Red Bull el año pasado, George Russell, que ya sabe lo que es superar a Hamilton, y Carlos Sainz pueden ser jueces y parte de la pugna por el título en las 23 carreras (y no 24 como querían) que conformará esta edición del Mundial.

Baréin, primera parada

No es, ni mucho menos, el circuito con más acción del calendario, pero dinero manda y Baréin acogerá de nuevo el primer Gran Premio de la campaña. El trazado de Sakhir ya ha sido escenario de los test de pretemporada, pero no será hasta este mismo viernes cuando se pruebe de manera específica para este fin de semana.

Todos parten de un cero relativo con respecto al año pasado, si bien la nueva normativa que debería hacer más lentos los monoplazas (esos 15 milímetros que sube el morro de los coches les resta efecto suelo y, por tanto, agarre aerodinámico) puede afectar más a unos que a otros. Los que hayan acertado de inicio en un trazado con tres zonas de DRS y, por tanto, puntos óptimos de adelantamiento pueden dar el primer golpe sobre la mesa. Visto lo ocurrido en 2022, no se puede decir que sea el definitivo: que se lo digan a un Charles Leclerc que salió de aquí el año pasado con la vitola de favoritísimo indiscutible.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios