Carlos Sainz da un paseo en las instalaciones de Monza. / Reuters

GP de Italia

Sainz: «Hemos rodado más rápido de lo que esperaba»

Alonso teme tener que penalizar otra vez más adelante: «Espero que no esté muy roto»

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

Carlos Sainz se quedó con la sensación de que en Ferrari perdieron una oportunidad de oro en el GP de Italia. Tanto él como Charles Leclerc podían haber ganado, especialmente su compañero, pero el final tras el coche de seguridad y su propia sanción les lastraron. «Hemos rodado más rápido de lo que esperaba, íbamos muy rápido y podía adelantar prácticamente a un coche por vuelta y eso me ha permitido perder poco tiempo y colocarme rápido detrás de Russell, que era mi objetivo», relataba el madrileño. «Le íbamos recortando mucho en esas últimas vueltas hasta que al final ha salido el 'safety car' y no ha podido ser, pero íbamos muy rápido. Hemos hecho muchos adelantamientos y ha sido divertido», resumió.

Ver a Ferrari competitivo es una gran noticia para Sainz y la pelea con Russell era clara hasta ese coche de seguridad final. «Hubiese llegado pegado en la última vuelta, lo hubiese intentado adelantar y a partir de ahí sería una incógnita, pero le íbamos quitando más de un segundo por vuelta y eso en la simulación nos aseguraba que llegábamos a su cola», aseguró.

En resumen, fue un gran fin de semana para ellos. «Hemos estado mucho más cerca. Si no hubiese tenido una penalización este fin de semana hubiésemos tenido los dos coches para hacer una estrategia mixta y hubiésemos puesto a Max (Verstappen) en mucha más presión y hubiese sido una mejor opción para los dos, pero al final yo no he estado ahí y Max ha podido replicar a Leclerc. A ver si se acaban ya estas penalizaciones y así el hecho de que esté yo ahí arriba puede poner más presión a Max», zanjó.

Por su parte, Fernando Alonso igualó el récord de grandes premios disputados, pero no pudo celebrarlo agrandando su racha entre los puntos. Un inoportuno fallo en la unidad de potencia le obligó a abandonar, temiendo que fuera a ir a más. «Llevaba toda la carrera con algún problema de energía en el motor, cortaba muy pronto en las rectas y era difícil mantener alguna batalla. Al final hemos retirado el coche por no sé qué problema exactamente, pero algo del motor también. Esperemos que no esté muy roto para poder usarlo en las próximas carreras», deseó el asturiano.

El fallo en concreto parecía eléctrico. «La energía cortaba antes de terminar la recta, en la radio no quieres que escuchen que tienes un problema, pero yo sabía que tenía algo», aseguró. Ahora, a pensar en Singapur, donde se convertirá en solitario en el piloto con más carreras disputadas en la historia de la Fórmula 1. «Parece que los neumáticos aguantaban más, estábamos con las amarillas en la 32-33. Una pena, no hemos sido rápidos en carrera, y habrá que esperar a Singapur para llegar en nuestra mejor forma», se resignó.