Carlos Sainz llega al box de Ferrari en el trazado de Spa-Francorchamps. / reuters

GP Bélgica | Clasificación

Fiesta hispana en Bélgica

Verstappen logró el mejor tiempo, pero Carlos Sainz saldrá desde la pole en Spa, por delante de Sergio Pérez y Fernando Alonso

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Aunque su presencia en el calendario de 2023 está más en el aire que nunca, Spa-Francorchamps nunca defrauda y permite resultados anómalos o, al menos, nada habituales. A nadie le puede sorprender que Max Verstappen lograse el mejor tiempo de este sábado y, por tanto, una pole más para su estadística… salvo que no será el que arranque al frente de la parrilla de este domingo.

El hombre de la pole de este sábado fue Carlos Sainz. El madrileño es uno de los beneficiados de que siete pilotos, entre los que están el citado Verstappen y el otro corredor de Ferrari, Charles Leclerc, sumen penalizaciones por sustituir piezas de su motor o toda la unidad de potencia. Así, aunque el tiempo del español inicialmente le situaba segundo, partirá desde la primera posición, con Verstappen 15º y Leclerc 16º. La previsible remontada de estos es uno de los alicientes que dejará una carrera de domingo en la que, al menos durante los primeros metros, habrá un marcado acento hispano.

Y es que detrás de Sainz, que suma así la segunda pole de su carrera deportiva, partirá Sergio Pérez. Una ocasión de oro para reivindicarse del mexicano, que tiene ante sí no solo la labor de lograr un gran resultado para sí mismo (acabar segundo ya sería de por sí un objetivo realista), sino también acumular más puntos para un Red Bull que va imparable hacia el doblete de campeonatos. Para ello tendrá que, al menos, resistir los envites de un piloto que está en boca de muchos desde hace semanas: Fernando Alonso.

Subir tres puestos de golpe

Al asturiano se le da relativamente bien el circuito de las Ardenas, y lo volvió a demostrar. El Alpine tuvo un muy buen rendimiento, como demostró el quinto tiempo de Esteban Ocon y el sexto del propio Alonso, pero el francés es uno de los penalizados que ceden plazas. Así, Alonso gana tres posiciones de golpe para arrancar desde la tercera posición de la parrilla, con solo Pérez y Sainz por delante. La sensación de que Alonso puede dar la campanada este fin de semana, en el que Alpine está en el centro de muchas miradas, es común.

«Salimos terceros, así que estamos en posición de podio momentánea, por lo menos en los primeros metros. Así que muy contentos de cómo ha ido, veremos si podemos tener una carrera tranquila», deseó Alonso, que necesita reivindicar su figura, especialmente tras su salida (y las formas) de Alpine.

En el caso de Sainz, además de pelear por su segunda victoria en F1, será una oportunidad para marcar terreno con Red Bull. «Tenemos que seguir trabajando para ver por qué Red Bull es tan rápido en este circuito, pero la primera posición es un buen lugar desde el que arrancar», dijo, antes de una clara declaración de intenciones: «Saldremos a ganar desde ahí mañana».