Borrar
Charles Leclerc y Carlos Sainz posan durante la presentación del Ferrari SF-24. Efe
Un Ferrari más dócil para la última temporada de rojo de Carlos Sainz
Presentación

Un Ferrari más dócil para la última temporada de rojo de Carlos Sainz

El SF24 se presenta con un escueto vídeo, una nota de prensa y unas vueltas de sus dos pilotos en Fiorano, con un coche evolucionado del final de 2023

David Sánchez de Castro

Madrid

Martes, 13 de febrero 2024, 15:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La estabilidad normativa de la Fórmula 1 ha hecho que entre los coches que acabaron la pasada temporada y los que se están mostrando ahora o bien los que estarán en los próximos test de pretemporada haya poca o ninguna diferencia. Tanto es así que, a excepción de algunos detalles, el Ferrari SF24 es prácticamente idéntico, aunque se ha trabajado en todas las áreas para mejorar uno de los grandes problemas de los que se aquejaron los pilotos.

Y es que el SF23 era un coche demasiado nervioso. El renovado Charles Leclerc como el expulsado Carlos Sainz se lamentaron el año pasado de un coche que se iba demasiado, que en ciertos momentos contaba con una inestabilidad impropia y que tampoco gozaba de una ventaja en términos de potencia. Incluso en circuitos donde lo hicieron bien, como en Monza o en Singapur (donde Sainz logró la única victoria de un piloto que no fuese de Red Bull en 2023), los dos pilotos de rojo tuvieron que adaptar demasiado su forma de pilotaje para sostener en condiciones el rendimiento del monoplaza.

Eso no ha hecho del SF24 un coche rompedor, ni mucho menos. Aunque se ve que han trabajado en el morro, que ahora es más ancho, o en el alerón delantero, más afilado, lo demás sigue siendo una continuación del monoplaza del año anterior. Ese no era el objetivo primordial.

«El equipo de diseño, liderado por Enrico Cardile, tenía como objetivo dar a Charles y Carlos un coche que fuera fácil de conducir y que reaccionara de forma predecible, teniendo como punto de partida las sensaciones positivas que los pilotos tuvieron en el cockpit durante las últimas carreras de la temporada pasada», explican desde la Scuderia. En este sentido, también han retocado las tomas laterales, el fondo de los pontones (que son más abiertos que los vistos en, por ejemplo, el Aston Martin AMR24) y la tapa motor, notablemente más ancha. Pocos cambios estructurales, a diferencia de otros coches ya presentados, porque confían que el enorme crecimiento visto en los últimos meses de la pasada temporada les permita dar un paso adelante en esta.

No es el aspecto técnico el que preocupa más en Ferrari. De cara a la campaña más larga de la historia, con 24 grandes premios, deben atreverse más y no cometer errores estratégicos como los que les hicieron hacer el ridículo el año pasado. «Nos espera la temporada más larga de la historia de la Fórmula 1 y Charles, Carlos y yo estamos de acuerdo en que debemos ser más eficaces en la gestión de las carreras, tomando decisiones audaces, para obtener el mejor resultado posible en cada gran premio», señalaba Fred Vasseur, jefe de la Scuderia.

La última campaña, pero no la última oportunidad

A Sainz se le nota el rictus algo incómodo. En la rueda de prensa que dio a los medios convocados de manera telemática desde Maranello, el madrileño respondió con frases llenas de lugares comunes y alguna que otra sonrisa incómoda. No le falta razón para estarlo: sabe que le han apartado y que el SF24 es un coche que, aunque le dejaron estrenar (buen gesto), no va a poder conocer en profundidad. En Ferrari son conscientes de que Sainz es un piloto con una gran capacidad técnica y no se van a atrever a darle más datos de los que necesite saber.

«Hemos dado pasos en la dirección correcta, si serán suficientes solo el tiempo lo dirá», dijo sobre el nuevo coche rojo, aunque también podría ser un análisis más general sobre su situación personal. Y es que sobre sus opciones, más allá de lo que pase ahora en este 2024, Sainz es consciente de que le queda carrera por delante. «Espero que no sea esta la única oportunidad que tengo de ir a por un título, así que es un año muy importante para mí, es mi última oportunidad en Ferrari pero no en la F1», dijo ante los medios. Esa va a ser la gran duda que tiene por delante: lo que le depare el destino. «Estoy listo para lo que venga, hay muchas opciones fuera y se tomará la decisión en unos meses. Entre medias trabajaré para recortar todo lo posible la distancia con Red Bull», zanjó al respecto de su futuro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios