Fernando Alonso fuera del monoplaza durante el GP de Singapur / EP

GP de Singapur

Alonso no aguanta más a Alpine: «Perder 60 puntos es inaceptable»

Sainz también se muestra insatisfecho pese al podio: «Nunca encontré el ritmo»

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO Madrid

La cara de Fernando Alonso tras abandonar el GP de Singapur con el motor de su Alpine roto lo decía todo. El día que se convertía en el piloto con más grandes premios disputados en la historia de la Fórmula 1, de nuevo, el coche le fallaba. Son muchos los fallos y los ceros que hay en su casillero por culpa de la fiabilidad, y Alonso no aguanta más. Le quedan aún cuatro carreras como piloto de Alpine, pero ya no se muerde la lengua. «Otra vez hemos perdido ocho o diez puntos, los que fuesen. A lo largo del año ya llevábamos perdidos 50, creo. Sumamos ahora otros diez. Perder 60 puntos a lo largo de un campeonato es inaceptable. Estoy muy disgustado por esto. Creo que había tenido unas buenas prestaciones por mi parte durante el fin de semana y todo se ha truncado por una avería mecánica», se lamentó.

Poco consuelo fue ver que Esteban Ocon también abandonó, por mucho que la relación con el francés no sea del todo buena (por culpa del galo). «Es verdad que en esta carrera se han parado los dos Alpine, pero uno estaba el 13º y tenía cero puntos y al quedarse fuera de carrera se queda con cero, así que no le cambia mucho. Sin embargo, para mí este año me está cambiando casi todo», insistió el asturiano.

«Duele porque nuestro desempeño este fin de semana es para estar muy orgullosos. Estábamos luchando entre los cinco y seis primeros puestos el sábado y algo similar en carrera», finalizó, antes de ponerse a pensar ya en Japón, uno de sus países y grandes premios favoritos. Alonso y Ocon no podrán fallar, si quieren beneficiar a Alpine. En Singapur se han visto sobrepasados por McLaren en su lucha por el cuarto puesto.

En el caso de Carlos Sainz, hace no mucho, el madrileño hubiera firmado una carrera como la que tuvo en Singapur. Sin embargo, se sintió algo decepcionado con lo vivido allí, ya que esperaba mucho más. «Nunca encontré el ritmo sobre mojado, y después no pude plantar batalla a los dos de arriba», se lamentaba tras su octava visita al podio en este 2022.

«He tenido aún más problemas con la parte trasera del coche. Al final, en estas condiciones, cuando no tienes esa confianza adicional, te tienes que conformar con ese tercer lugar. Lo bueno es que no he cometido ningún error, he podido terminar la carrera y he podido ser rápido de cara al final de carrera, cuando he ganado confianza», relató Sainz, que ya no podrá ser campeón del mundo matemáticamente (hasta este domingo tenía una mínima opción que, en buena lógica, no esperaba que se cumpliera).

Lo mejor para él y para Ferrari es que han logrado sacarle una buena ventaja a Mercedes, al sumar 31 puntos más, con lo que ahora son 66 de margen los que tienen en la general. «Un buen resultado para el equipo de cara al campeonato de constructores, pero una pena no conseguir la victoria», admitió sobre ese final de Charles Leclerc en el que se quedó corto en su batalla contra Sergio Pérez.