Borrar
El Elefante Rosa de Rafa Lesmes en acción. C7
El Elefante Rosa supera con éxito la quinta etapa, un maratón de arenas y dunas

El Elefante Rosa supera con éxito la quinta etapa, un maratón de arenas y dunas

Rally Dakar ·

Tras una larga travesía, el equipo y su camión emergen indemnes y listos para continuar la competición

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 10 de enero 2024, 19:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En una prueba de resistencia y habilidad de navegación, el equipo del Dakar Por La Vida ha superado con éxito la quinta etapa del rally. Después de enfrentarse a un sinfín de dunas y una extensa travesía por la arena, el equipo y su camión emergen indemnes y listos para continuar la competición.

La quinta etapa del Dakar se presentó como un maratón de arena que puso a prueba la determinación y la capacidad de navegación del equipo. Conocida por su terreno implacable, esta etapa requería no solo habilidad al volante sino también una precisión en la navegación a través de un paisaje dominado por dunas de arena.

El equipo, tras haber enfrentado desafíos técnicos en la etapa anterior con el tren delantero de su camión V8, se adentró en esta nueva etapa con el vehículo en plena forma y una estrategia sólida. El recorrido se extendía a lo largo de un terreno desafiante, donde cada kilómetro era una batalla contra la naturaleza misma. A pesar de las dificultades, el equipo se mantuvo firme, confirmando su resistencia y experiencia en el rally más duro del mundo.

Con el camión funcionando a pleno rendimiento, el equipo navegó a través de las dunas, superando cada obstáculo con la vista puesta en el campamento. La jornada no fue solo un desafío físico sino también mental, ya que la monotonía del desierto puede ser tan abrumadora como sus dunas más empinadas. Sin embargo, el equipo mantuvo la concentración y siguió adelante, demostrando que la fortaleza mental es tan importante como la mecánica.

Al finalizar la etapa, aún les esperaba una ruta de 200 kilómetros hasta el campamento, un viaje de varias horas que, aunque tedioso, era un tramo necesario para alcanzar la meta del día. A su llegada, el equipo pudo finalmente respirar aliviado, sabiendo que lo peor había quedado atrás y que habían demostrado una vez más su capacidad para superar las adversidades.

A pesar de la fatiga y los desafíos constantes, el espíritu de equipo y la pasión por la competición se mantienen intactos. Con el camión en condiciones y los pilotos listos para lo que está por venir, el equipo se prepara para las próximas etapas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios