Borrar
Nuevos jueces en la bahía capitalina

Nuevos jueces en la bahía capitalina

Concluyó este lunes el primer curso formativo que se realiza en varios años destinado a instruir jueces de regata de vela latina. Una iniciativa de la nueva directiva de la Federación de este deporte vernáculo que trabaja con la firme intención de continuar impulsando una de las señas de identidad del archipiélago canario.

Jueves, 1 de enero 1970

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un total de 26 personas se examinaron de un curso que durante 15 días se dedicó a formar nuevos jueces de regata y que trató sobre normativa y reglamento de este deporte vernáculo. «Tenemos la ilusión por impulsar la vela latina desde cualquier área», afirma Iván Cruz, vicepresidente de la nueva directiva que rige la federación desde el pasado mes de abril. «No todos son botes, tripulantes y patrones, la del juez es una figura esencial dentro de un deporte que cuenta con una normativa específica y diferente que la de cualquier otra modalidad de vela», relata Cruz.

La iniciativa fue un rotundo éxito y tuvo una gran acogida pues incluso hubo gente que se quedó fuera dado que las plazas eran limitadas. La idea inicial es que entrasen unos 25 alumnos, pero el cupo tuvo que ampliarse ante la demanda, y finalmente fueron 32 las personas que comenzaron la disciplina y 26 los que ayer se presentaron al examen. Y eso que la de juez de regata es una labor desinteresada y que carece de beneficio económico alguno. «Es una actividad amateur. Los jueces, a diferencia de en otros deportes, no cobran. Se dedican a esto por amor a la vela latina», explica el vicepresidente de una directiva que, consciente de la precaria situación que se encuentra la vela, una de las primeras medidas que adoptó fue precisamente la de ampliar el número de personas que integran el comité de jueces, antes formado por solo dos miembros.

Aunque la única finalidad de este curso no será la de producir nuevos jueces de regata: «Hay gente que sabe navegar, conoce la historia de la vela, pero que no comprende al detalle la normativa y sus reglas. Habrá muchos que hayan realizado el curso y no terminen ejerciendo como jueces, pero que han querido hacerlo para conocer un poco más sobre el deporte que tanto aman», detalla Cruz.

En cualquier caso el de ayer fue un día especial e histórico dentro de la vela latina grancanaria, un signo de que el estado de salud de este deporte vernáculo sigue siendo óptimo a pesar de haber pasado por horas bajas y que hay mucha gente que sigue enamorada y lucha por este patrimonio insular.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios