Borrar
Los jugadores del Molina celebran la conquista de la Copa de Europa. Marco Guariglia
El Molina Sport, bicampeón de Europa de hockey línea

El Molina Sport, bicampeón de Europa de hockey línea

Hockey ·

Los grancanarios derrotan en la gran final a su eterno rival, el Caja Rural CPLV de Valladolid (4-0) y conquistan su segundo entorchado continental consecutivo

CANARIAS7

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 28 de abril 2024, 17:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Molina Sport pone el broche de oro a una Copa de Europa casi perfecta de los grancanarios en la que han ganado con solvencia todos sus partidos, a excepción del de su debut en el torneo ante el Vierzon Predateurs francés, en el que se impusieron con un gol de oro en la prórroga tras acabar el tiempo reglamentario con un 3-3 en el marcador.

Si el año pasado los hombres de Kevin Mooney se alzaban por primera vez en su historia como campeones de Europa en su casa, en el Pabellón Carlos García San Román, en esta ocasión han revalidado su título continental en Brumov-Bylnice (República Checa). Chuck Baldwin, con 12 goles y dos asistencias, fue el máximo goleador del torneo.

Partido muy táctico el que ha tenido que afrontar el Molina Sport en una final con pocas cartas por descubrir, ante el rival que probablemente mejor les conoce en el mundo del hockey línea. El Valladolid volvía a adoptar una táctica conservadora, siendo agresivos en defensa, intentando aprovechar alguna contra para perforar la meta defendida por Javi Tordera.

Los minutos transcurrían con pocas ocasiones claras de gol, con un CPLV bien parapetado en torno a la meta defendida por Jimmy Teed, hasta que Kevin Mooney, el entrenador-jugador de los grancanarios, en una jugada individual rompía las líneas de presión de la defensa pucelana y batía al guardameta canadiense del CPLV para ponerse por delante en el marcador a 11 minutos para el descanso (1-0).

El descanso parecía sentar a las mil maravillas al cuadro grancanario, que aprovechaba la necesidad de marcar de los vallisoletanos para cogerles por sorpresa en el reinicio del juego con dos nuevos goles, obra de Jan Andrysek y de Andreu Tomàs, que dejaban herido de muerte a su rival, aunque con 18 minutos por disputarse todavía en el partido.

Los minutos transcurrían a favor del conjunto grancanario que aprovechaba una contra para que Kevin Mooney asistiese a Chuck Baldwin que no perdonaba ante Jimmy Teed, alojando el disco en el fondo de las mallas para fijar el 4-0 definitivo que otorgaba a los amarillos su segunda Copa de Europa consecutiva.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios