Borrar
El terrero de Arinaga es una instalación ahora infrautilizada para la lucha canaria. Fotos: Pedro Reyes
La Ley del Deporte, en el limbo

La Ley del Deporte, en el limbo

Lucha Canaria ·

Casi cinco años después de su aprobación, está virgen y sin aplicarse. La lucha canaria tiene alto rango en el texto redactado pero no ha visto el impulso esperado

Pedro Reyes

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 30 de diciembre 2023, 19:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El 30 de enero de 2019 se aprobaba la Ley 1/2019 de la Actividad Física y del Deporte de Canarias, que venía a ser la solución y el marco legal para el desarrollo de la actividad deportiva en las islas y, en especial, para los deportes autóctonos y juegos tradicionales. Han pasado ya casi 5 años y la ley permanece virgen, ya que, en este tiempo, apenas se ha tocado. No hay reglamento y muchísimos de los órganos que en ella se crean siguen todavía en el limbo jurídico, en espera de su desarrollo reglamentario, además de no cumplirse muchos de sus artículos. En relación a los deportes tradicionales, autóctonos y juegos motores canarios, que tiene sus propios artículos, al margen de identificarlos, le dedica en exclusiva, varios artículos a la lucha canaria, como deporte líder, lo que no hace con el resto.

Protección obligatoria

Ya en el artículo 6, expresa: «La lucha canaria, dentro de deporte autóctono de alto nivel, es deporte vernáculo merecedor del más alto reconocimiento como singular expresión de la identidad deportiva y representativa de Canarias, y por ello, objeto de la mayor protección y dignificación. También como deporte de alto rendimiento, la lucha canaria, debe tener un marco específico para su acreditación por lo trascendental en el estímulo y fomento en el deporte base para su conservación, así como por su función representativa y distintiva de Canarias en todos los ámbitos».

Este concepto de la lucha canaria no está ni desarrollado. A nivel local, muchos ayuntamientos la tratan como una maría, y si no, basta recordar los presupuestos para la lucha canaria de los ayuntamientos de Gran Canaria, por ejemplo, con cantidades ínfimas y en algunos casos ni eso. Quitando quizás, el de Las Palmas de Gran Canaria, con la subida y el apoyo que le daba el ahora consejero de Deportes del Cabildo, Aridany Romero, político con gran sensibilidad por lo autóctono.

El artículo 9 es más claro y tajante, ya que obliga a las administraciones publicas canarias, ya sea gobierno autónomo, cabildos y ayuntamientos, a promover la recuperación, mantenimiento y desarrollo de los juegos y deportes autóctonos y tradicionales de Canarias, y velar por todo ello.» En la actualidad hay muchos municipios canarios que no tienen, por ejemplo, lucha canaria, ni intentan que se desarrolle, dejando si había algún terrero de lucha para otras modalidades deportivas, en vez de desarrollar las que dice la ley.

La Ley, además, obliga a los ayuntamientos, en su artículo 12, a «la construcción o el fomento de la construcción por iniciativa social, mejora y gestión de las infraestructuras deportivas en su término municipal, velando por su plena utilización, sin perjuicio de las competencias de la Administración de la comunidad autónoma y el cabildo respectivo, con los que habrá de coordinarse».

Para más fuerza de este apartado, en el artículo 25 h, obliga al mantenimiento, la protección y la conservación de los espacios tradicionales donde se han venido desarrollando estas prácticas lúdicas y deportivas o dicho de otra manera, a los terreros de lucha hay que cuidarlos y mimarlos, pero que entre los ayuntamientos que no tienen, los que lo tienen, pero no los cuidan o le quitan la arena para que se practiquen otras modalidades, los que los ceden definitivamente a otros deportes, con lo cual incumplen la norma, al no recuperar la lucha canaria; siguen sin tener en cuenta unos preceptos legales, que en estos caso, parece que es papel mojado para algunas corporaciones municipales de todas las islas ya que son las instituciones que más castigan el vernáculo deporte.

Programas de tecnificación

Otro tema que sigue sin tocarse después de cinco años de promulgada la ley, es la de los luchadores de alto nivel y que tienen protección y así lo manifiesta el artículo 21 apartado 1: «La Administración pública de la Comunidad Autónoma de Canarias apoyará, tutelará y promoverá el deporte de alto rendimiento y deporte autóctono de alto nivel, mediante la inclusión de las personas deportistas que merezcan tal calificación en programas de tecnificación deportiva y planes especiales de preparación».

Hasta la fecha, ni hay listas de qué luchadores pueden ser calificados de alto nivel ni cuales tendrán esos planes específicos de los que habla la norma, ni de tecnificación ni especiales de preparación, por lo cual los luchadores, quedan al margen, por ahora de su mejora técnica.

En su apartado 2 dice: «La consejería competente en materia de deporte, elaborará un censo de deportistas canarios de alto rendimiento, en cuyo proceso oirá a las federaciones deportivas canarias. Asimismo, elaborará un censo de deportistas autóctonos de alto nivel para los inscritos en la Federación Regional de Lucha Canaria».

Actualmente no hay censo elaborado, ni las medidas especiales para este tipo de deportistas de lucha canaria, a la que se le da mucha importancia en la Ley del Deporte de Canarias.

Organismos sin crear

Otro apartado que se incumple relacionado con el vernáculo deporte está reflejado en el artículo 26: el Centro de Tecnificación de la lucha canaria.

«El Gobierno de Canarias impulsará la creación de la escuela de tecnificación de la lucha canaria con la finalidad de perfeccionar la práctica de este deporte a través del desarrollo de sus aptitudes técnicas».

Hasta la fecha, gracias a los monitores, mandadores de los clubes y exluchadores que se ofrecen, se puede realizar esta labor, pero no se puede ir más allá de lo que sabe cada uno, porque este organismo, que es el que puede conseguir un mayor perfeccionamiento a todos los estamentos y con ello ayuda avanzar el deporte vernáculo, tampoco está desarrollado.

El artículo 27 en su segundo apartado va un poco más allá. En el primero enumera cuales son los deportes autóctonos y los juegos tradicionales, incluidos en la Ley. La importancia de la lucha es tal, que le dedica un apartado en solitario, el segundo, que textualmente obliga a las entidades Públicas de Canarias, léase, Gobierno, cabildos y ayuntamientos, como mínimo a «proteger, promover y divulgar con especial atención, mediante programas específicos, desde la Dirección General de Deportes junto con los organismos e instituciones necesarios, nuestro deporte vernáculo: la lucha canaria, como seña de identidad».

La disposición final, cuarta, habla sobre el régimen jurídico de juegos motores y deportes autóctonos y tradicionales y dice que: «El Gobierno elaborará un reglamento específico en el que se establezca el régimen jurídico de los juegos motores y deportes autóctonos y tradicionales de Canarias, así como el desarrollo de los aspectos culturales, sociales, económicos y educativos de los mismos».

Hasta la fecha dicho reglamento no se ha elaborado , aunque desde las altas esferas del deporte autóctono, se confía que, ya que se ha creado una Dirección General para ello, sirva para que en sus temas, la Ley se desarrolle, no en vano la actual directora general, Lorena Hernández, fue una de las ponentes de la misma y el actual viceconsejero de Deportes, cargo de reciente creación, es un hombre como Ángel Sabroso, exárbitro internacional de balonmano y con el mejor historial posible.

La Ley tiene otros órganos y planes, con un plazo de un año para su puesta en marcha, después de la promulgación, que se cumplía el 30 de enero de 2020 y que hasta ahora no han sido creados, aunque la nueva consejería de Educación que preside Poli Suárez ya ha comenzado a desarrollar algún apartado, como es la Ley canaria del ejercicio profesional de los servicios deportivos, ya en trámite, al igual que el Observatorio del Deporte Canario, en la misma situación.

También hay otros planes y organismos todavía por poner en práctica y desarrollar legalmente, tales como el Centro Canario de Apoyo al Deportista, la prevención del dopaje, la Escuela Canaria del Deporte, las subvenciones becas y premios a los deportistas, el Tribunal Arbitral del deporte canario o el apoyo a la investigación deportiva.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios