Mundial / Cuartos de final

España luchará por las medallas

Los Hispanos doblegan a Noruega con una primera parte sensacional para luego sufrir más tras el descanso

VÍCTOR BORDA

España no se baja de la lucha por las medallas. Los Hispanos dieron la talla en El Cairo ante el vigente subcampeón mundial. El equipo nacional brilló en una primera parte en la que pasó por encima de Noruega. Tras el descanso, con un mal inicio de la segunda parte, España supo aguantar a un rival que se lanzó a la remontada con más ímpetu que acierto. La frescura que han dado las rotaciones permitieron llevarse un cruce de cuartos de final en el que el gran día del guardameta Rodrigo Corrales resultó clave para que el combinado de Jordi Ribera se hiciese con el partido con todo el merecimiento. La poderosa Dinamarca ya espera a los españoles en una semifinal que volverá a ser muy dura.

Era la hora de la verdad entre dos de los favoritos a estar en el podio. Pero uno de ellos debía quedarse en el camino hacia las medallas. Los Hispanos, que habían ido de menos a más en la cita egipcia, frente al equipo nacional que cuenta con el posiblemente mejor jugador del balonmano mundial, el lateral izquierdo Sander Sagosen, todo un campeón de Europa en las filas del Kiel germano. Los nórdicos afrontaban el partido frente a su bestia negra. Solo habían ganado un partido de competición oficial en los últimos 17 choques entre ambas selecciones. La última vez fue en 1997. Un encuentro que podía ser perfectamente una final de cualquier competición internacional y que medía a dos de los mejores combinados europeos.

España comenzó mejor que su rival. Con un Corrales muy acertado bajo palos, el 5:1 español con el mayor de los Dujshebaev como adelantado generaba ciertas dudas. Eso permitió a los hombres de Jordi Ribera irse de tres goles (6-3). Soberbio el trabajo de Marchán en los seis metros, un dolor para la defensa rival en el tramo inicial de partido.

31 España

Corrales (19 paradas), Ángel Fernández (5), Álex Dujshebaev (8), Entrerríos (1), Solé (3, 2p), Cañellas, Marchán (6) -equipo inicial-, Morros, Daniel Dujshebaev (6), Maqueda (4), Sarmiento (1), Guardiola, Aleix Gómez (1), Figueras y Pérez de Vargas.

26 Noruega

Bergerud (14 paradas), Sagosen (4, 1p), Overby (2), Jundal (6), Bjornsen, O'Sullivan (3), Reinkind -equipo inicial-, Myrhol (3), Johannenssen (4), Tonnensen, Solstad, Tangen (1) y Saeveras (1 parada).

  • marcador: 3-2, 6-5, 9-7, 12-8, 16-10, 21-15 (descanso); 21-17, 23-20, 26-22, 27-23, 29-24 y 31-26.

  • árbitros: Nachevski y Nikolov (Macedonia) Excluyeron a Guardiola y Maqueda (2) por parte española, y a Overby, Reinkind y Solstad por Noruega.

  • incidencias: Partido de cuartos de final del Mundial de balonmano celebrado en El Cairo.

Pero Noruega reaccionó. Los Hispanos tuvieron unos minutos de desconexión que propiciaron que el conjunto nórdico igualase en el electrónico tras devolver un parcial de 0-3. Tiempo muerto solicitado rápidamente por el seleccionador español. España encontró remedio y fue la que devolvió ahora un parcial de 3-0. Los Hispanos parecían encontrarse más cómodos con el paso de los minutos. La defensa funcionaba, la portería también y en ataque no tenía mayores problemas para encontrar el gol.

La diferencia fue engordando tanto a tanto. España brillaba y Noruega no daba con la tecla. Además, para terminar de complicar la vida al combinado nórdico, Sagosen tenía problemas físicos que le obligaron unos minutos después a tomar el camino de los vestuarios en compañía de las asistencias. El equipo de Jordi Ribera volvió al 6:0 con la entrada de Gedeón y Maqueda. El lateral zurdo salió inspirado, y con cuatro goles con su potente lanzamiento, se convirtió en una pesadilla para la permeable defensa noruega, sobre todo en su zona central. La renta española alcanzó los seis goles (16-10, min. 25). La dosificación de minutos que tan buen resultado le ha dado a los Hispanos en los últimos torneos servía para irse en el marcador ante una Noruega con jugadores con más minutos en pista y no tan frescos. La selección española se marchaba seis goles arriba (21-15) al descanso con un golazo de Álex Dujshebaev para poner el broche a unos primeros treinta minutos para enmarcar.

Mal inicio español en la segunda mitad. Los noruegos endosaron un 0-3 de salida que disparó las alarmas. Ribera tuvo que pedir tiempo muerto para enfriar la reacción noruega, vista por su estrella Sagosen desde el banquillo. 21-18. A España casi le costó seis minutos anotar por medio de Áleix Gómez. No había la frescura de la primera mitad y el equipo nacional comenzó a sufrir como no lo había hecho hasta ese momento. Gracias a las paradas de Corrales y el buen trabajo en los seis metros de Rubén Marchán. La diferencia se situó en los tres-cuatro goles. Corrales seguía con su festival de intervenciones.

Noruega fue con todo a remontar y pasó a jugar con siete jugadores de campo. A la desesperada, con Sagosen en el banquillo, quemaba sus últimas naves el conjunto nórdico. Bergerud comenzó a parar y el equipo español estaba más atascado en ataque. No era ni una caricatura de la primera parte, pero el equipo de Jordi Ribera supo nadar y guardar la ropa para evitar un susto en un partido que tenía controlado pero que no supo rematar. Al final, un 31-26 que lleva a los Hispanos a las luchas por las medallas después de derrotar a todo un subcampeón mundial. Clave el gran encuentro de Rodrigo Corrales (19 paradas) y un juego coral en el que brilló el trabajo en el pivote de un coloso llamado Rubén Marchán y la calidad ofensiva de un Álex Dujshebaev que fue el mejor artillero de su selección con 8 dianas, algunas de ellas propias de su enorme calidad.