Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 18 de abril
Gesto emocionado de Juan Espino durante su gran noche. Fotos: Cober Servicios Audiovisuales

Gran Canaria despide al legendario Juan Espino con una noche mágica en el Arena

Deportes de contacto ·

La Despedida, el evento que puso ayer el cierre a su irrepetible carrera deportiva, colma de emociones a todos

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 23 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Noche emociones fuertes en el Gran Canaria Arena. La Despedida de Juan Espino no podía ser menos. Lleno a reventar, con los himnos autóctonos de Los Gofiones para subir la adrenalina de los presentes, y todos los honores para una figura irrepetible del deporte que ayer escenificó su última aparición como luchador y que dejó para el recuerdo un evento único. El periodista Norberto González fue el encargado de vertebrar una escaleta medida, en la que se cuidaron todos los detalles para alcanzar la excelencia perseguida.

Los entrantes fueron una serie de exhibiciones de las diferentes luchas, con los especialistas llegados desde medio mundo, hasta que las luces se centraron en la entrada del gran protagonista. Se cayó el Arena cuando entre silbo, garrote canario y Los Gofiones elevando al cielo su 'Ay mi Gran Canaria', Espino apareció entre aclamaciones.

Era su momento y las emociones resultaban imposibles de camuflar. Juan, que es un tipo agradecido, hizo de su tributo otro a nombres que le marcaron y que, en su gran noche, no quiso olvidar: Francis Pérez, Pollito de la Frontera («el mayor dominador que jamás conocí en la lucha»), Antonio Pérez, Tonono («máximo pundonor»), Emilio Monzón, Emilín II («esa mala idea»), Jorge Pulido («un caballero respetuoso») y Luis Guedes («el mayor corazón que he conocido en el deporte»). Todos ellos figuraron en grandes letras en el imponente videomarcador para que quedase constancia de su influencia capital en el gran campeón que se convirtió aquel muchachón de Guanarteme.

Entonces, ya con Juan Espino como centro de atención, llegaron los reconocimientos, las condecoraciones, los presentes por parte de federaciones y compañeros de las distintas disciplinas. Y, al estar en la casa del CB Gran Canaria, no podían faltar los anfitriones: Sitapha Savané y Roberto Guerra le hicieron entrega de una camiseta conmemorativa con un simbólico número 1. Aplausos y más aplausos, una oleada de cariño. Y un guiño a la nostalgia con su agarrada con el hijo de Francis Pérez.

Avanzaba La Despedida a paso firme y entre suspiros ambientales antes del jiu jitsu, con Giovani Suárez, del Taz Jinámar, luciendo en la jaula y con un vídeo explicativo, con la voz en off de Espino, relatando y explicando en qué consistieron sus periplos en las diferentes luchas que, a continuación, fueron presentadas: leonesa, sirum coreana, playa, sumo y senegalesa. Una ceremonia de luces, bailes y músicas dieron empaque a cada puesta en escena. Ahí destacaron especialmente los representantes africanos por su espectacularidad y repertorio.

Imagen principal - Gran Canaria despide al legendario Juan Espino con una noche mágica en el Arena
Imagen secundaria 1 - Gran Canaria despide al legendario Juan Espino con una noche mágica en el Arena
Imagen secundaria 2 - Gran Canaria despide al legendario Juan Espino con una noche mágica en el Arena

Mientras Espino velaba armas para su pelea de MMA hubo tiempo para todo. Desde la farándula, con retos de lucha canaria entre Aythami Artiles y el tinerfeño Vitolo, para escenificar un derbi de fútbol UD-Tenerife (ganó Aythami dándole las dos seguidas al chicharrero) o de Arístides Moreno con El Bejo o Kike Pérez-Ignatius Farray, pasando por actuaciones de Mikel de la Calle o Yanely Hernández, hasta competición de calidad, como la pelea de MMA brindada por Juanma Suárez contra el ucraniano Stanislav Salvolta, ganada en buena lid por el grancanario.

Una catarata de actuaciones hasta desembocar en el pulso de Espino con Bigfoot Díaz, con canción de Quevedo compuesta para la ocasión, que cerró más de cuatro horas de un homenaje para la historia y que eterniza la leyenda de Juan.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios