Borrar
Edu Blasco, en el Mediterráneo. Víctor Cabo
«Gané todo a nivel deportivo, ahora sentía que debía salvar vidas aquí»

Entrevista a Edu Blasco

Campeón del mundo de Salvamento y Socorrismo

«Gané todo a nivel deportivo, ahora sentía que debía salvar vidas aquí»

Natación ·

El campeón del mundo cambiaría todos sus oros por la encomiable labor que está haciendo en el Mediterráneo, donde ha salvado vidas humanas embarcado en el Open Arms hasta que Italia les ha retenido «sin sentido»

Kevin Fontecha

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 8 de septiembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No hay barreras cuando el corazón bombea bondad. Tampoco cadenas suficientes que sean capaces de frenar la solidaridad. Edu Blasco (1994), nacido en San Sebastián y que empezó a dar sus primeras brazadas en Fuerteventura, acumula triunfos allá por donde ha nadado, en la modalidad de Salvamento y Socorrismo, pero ninguna victoria ha sido tan rotunda como la que ha cosechado saltando desde el Open Arms en el Mediterráneo para salvar las vidas de los que buscan una oportunidad para sobrevivir y buscan la esperanza huyendo de su propio hogar. El 8 de agosto comenzó una aventura altruista. Pero desde el 22 del mismo mes y hasta hoy, Italia les tiene bloqueados en el puerto de Carrara.

–Ha pasado tiempo ya desde que tomó la decisión de embarcarse a salvar vidas humanas. ¿Qué le llevó a tomar esta decisión?

–Hace mucho tiempo que tomé esta decisión. Lo que me llevó a dar el paso, en primer lugar, es que la situación geopolítica está empeorando en general. Empiezan a aumentar las llegadas de patera y, por lo tanto, también las muertas humanas. Y, por otro lado, yo gano el Mundial y ya lo he conseguido todo a nivel deportivo. Decido que ya he he hecho todo lo que quería en el deporte, ganando el Europeo y el Mundial. Me tenía que dedicar ahora a lo que sentía, no solo a mi carrera deportiva, sino a lo que verdaderamente me importaba. Era buen momento y creo que he acertado con esto.

–¿Qué aprendizaje se lleva de esta experiencia vital?

–Muchísimas cosas. Tanto a nivel técnico como personal he aprendido muchísimo. La verdad es que estoy deseando volver para seguir aprendiendo, mejorando, creciendo como persona y, sobre todo, ayudando.

–Trate de explicar con palabras lo que han visto sus ojos en este tiempo en el mar.

–He visto lo mejor y lo peor del ser humano. He visto cómo alguien podía jugarse la vida para salvar a otro y cómo hay gente que se dedica a hacer negocio con la desgracia del ser humano. Ha sido una aventura con muchísimas emociones porque se juntaba lo mejor y lo peor. Podías pasar de un rescate desagradable con gente que estaba en apuros a, de repente, tener una conversación superagradable con una persona rescatada en mitad del mar y en una situación muy especial. Al final, es difícil explicarlo en palabras.

–Ahora que lo ha vivido en sus propias carnes, ¿qué le diría a esas personas racistas que escupen insultos y odio para seres humanos que se están jugando la vida por tener solo una oportunidad, huyendo de miseria y de guerras?

–El fascismo se cura leyendo y el racismo viajando. El planeta es demasiado grande como para cerrarse en su pueblo, país e ideas. Y los movimientos migratorios son tan antiguos como la humanidad. Que se informen, abran el corazón y que, sobre todo, tengan humanidad. Que les permito que sigan siendo racistas mientras piensen que todos merecemos vivir.

–Es todo un campeón, de Europa y mundial. Acumula medallas de todos los colores. Ninguna como esta. ¿Es este acto solidario y cargado de bondad su mayor triunfo?

–Creo que es lo único verdaderamente bueno que he hecho en la vida y por lo tanto lo único importante. El deporte tiene su importancia, pero esto es la vida real y lo que está pasando en el Mediterráneo es una guerra en la que hay que estar. Tomar esta decisión es lo mejor que he hecho.

–¿Qué ha pasado con Italia? ¿Por qué les han bloqueado y les impiden salvar vidas?

–Italia y su actual gobierno, el de Meloni, tiene una serie de decretos y restricciones que usa para parar la entrada de personas. ¿Qué pasa? Que por el camino hace cosas que atentan contra los derechos humanos. Nosotros hacemos un primer rescate y ellos nos dan puerto. Solicitamos puerto y nos castigan dándonos un puerto a cuatro días de distancia. Para que no podamos volver rápido a seguir rescatando a personas. Mientras vamos a puerto, llegan más pateras e intentamos salvar esas vidas. Llegamos tarde a puerto y nos dicen que no debíamos habernos parado. El derecho marítimo internacional dice que tú no puedes abandonar a nadie que necesite auxilio. Es una omisión de socorro. Un delito. También por el convenio que ha firmado Italia.Es incongruente e hipócrita. Ellos saben que no tiene sentido lo que nos están haciendo.

–¿Qué puede hacer Open Arms para poder seguir haciendo su labor?

–Denunciar la situación. Si no es suficiente, esperar a que se cumplan los días de pena y de bloqueo, para tratar de hacer luego el trabajo, que es salvar vidas. No creo que desbloqueen el barco antes de la fecha prevista, pero pienso que debemos pelear. No siempre hay que luchar para ganar. Hay veces que se debe luchar por lo que se cree. Esto es injusto y no se ajusta ni al derecho ni a la moral.

–¿Qué pide Edu Blasco a las autoridades italianas y la gente de todo el mundo que también está con la mirada puesta donde están atracados ustedes?

–Pido que recuerden que los europeos también nos tuvimos que ir en su día. Aquí en Canarias ni te cuento. Hay que tener humildad y humanidad. Ver que nosotros somos parte del problema en los conflictos que ellos tienen. Y que deberíamos arrimar el hombro, que un ser humano es un ser humano. No podemos plantear este sistema salvaje en el que hay que tener suerte al nacer. No hay seres humanos de primera y de segunda. Todos tenemos derecho a vivir y a un futuro.

–Si les dejan salir, ¿volverán a zarpar a por personas ahogándose o tendrán que poner ya rumbo a casa?

–Es difícil de saber. Si es pronto sí. Pero el barco necesita comida, permisos, combustible... Imagino que cuando nos liberen ya se preparará la siguiente misión.

–¿Volvería a subirse a un barco por el mismo motivo?

–Sí, rotundamente, cien por cien. Desde que pueda voy a volver. Ahora tengo que intentar entrenar y volver a tener buenos resultados para seguir siendo deportista de alto nivel. Pero volveré, seguro.

–¿Qué le dicen sus padres, amigos y entrenadores?

–Después de lo que ha pasado lo ven diferente. Al principio parte de mi entorno no estaba de acuerdo porque es algo complicado. Hay un porcentaje de la población que no está de acuerdo. También mi gente sabía que esto me iba a castigar en lo físico y en lo mental. Después de ver cómo he vuelto y lo que ha ocurrido están muy orgullosos. Es difícil, sobre todo para el entrenador, porque ahora tiene que cuadrar todo para que yo llegue en plena forma.

–En Canarias, donde usted creció y donde forjó vínculos inquebrantables, la crisis migratoria siempre está a la orden del día.

–Considero que desde la península se tiende siempre a olvidar Canarias. Atodos los niveles. Eso no se nos escapa. Yla última fue lo que comentó el presidente Sánchez, que se refería a nuestra ruta hablando solo del Mediterráneo, cuando evidentemente la canaria es la más mortífera. Se podría hacer algo más por intentar ayudar a las personas que mueren en nuestras costas y sería positivo que hubiese iniciativas de esta índole en Canarias. Por mi parte, todo el apoyo a quien quiera organizarlo, y claro que me gustaría participar y ayudar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios