Los Hispanos celebran su victoria ante Dinamarca. / Bernadett Szabo (Reuters)

Semifinal

Los Hispanos deslumbran y se aseguran medalla en el Europeo

Derrotan a la poderosa Dinamarca, campeona mundial, en un partido basado en su defensa, Pérez de Vargas y un letal Aleix Gómez. Suecia espera en la final

V. BORDA

España está en la final del Europeo de balonmano. Lo consiguió derrotando con solvencia a la campeona del mundo, Dinamarca, la gran favorita para ser también la mejor del viejo continente. Los Hispanos fueron fieles a su estilo: defensa espléndida, una portería excelsa con Gonzalo Pérez de Vargas (14 paradas) y un goleador como Aleix Gómez (11 goles), reconocido como MVP de la semifinal. Había ánimo de revancha después de las dos últimas derrotas frente a los hombres de Nikolaj Jacobsen y España lo bordó. Un partido digno de un campeón. Solo falta un pasito.

Y eso que la covid no dejó pasar la ocasión de visitar a la delegación española. El portero Sergey Hernández y el extremo Ferran Solé dieron positivo en el último test y ya han dicho adiós a este Europeo. Sensible la baja de jugador del PSG, que fue sustituido en la convocatoria por el bidasotarra Kauldi Odriozola. Un imprevisto más en un campeonato en el que el virus ha sido uno de sus protagonistas.

El inicio dejó patente que comenzaba siendo un partido de defensas y porterías. Los españoles frenaban bien a los nórdicos, que perdieron varios balones. Pero en ataque, los Hispanos se encontraban con un Niklas Landin convertido en un muro. El portero danés sacó varios lanzamientos de seis metros que evitaron que España pudiese mandar en el marcador. Dinamarca fue engordando la renta a base de sufrimiento ante el buen trabajo atrás de los hombres de Jordi Ribera y mandaba por cuatro tantos pasado el ecuador de la primera mitad (4-8, min. 18).

29 España

Pérez de Vargas (14 paradas), Peciña, Maqueda (2), Ángel Fernández (1), Aleix Gómez (11, 3p), Guardiola, Sánchez-Migallón -equipo inicial-, Sarmiento, Casado (3), Gurbindo, Figueras (3) Cañellas (7), Tarrafeta (1), Ariño (1) y Corrales.

25 Dinamarca

Niklas Landin (11 paradas), Magnus Landin (4), Lauge (2), Saugstrup (3), Svan (2), Mikkel Hansen (8, 3p), Gidsel (3) -equipo inicial-, Mollgaard, Mensah Larsen (1), Hald (1), Holm (1), Jakobsen y Moller (1 parada).

  • Marcador cada cinco minutos: 0-1, 2-3, 4-6, 5-8, 8-11, 13-14 (descanso); 15-15, 16-16, 21-19, 23-21, 25-23 y 29-25.

  • Árbitros: Nikolov y Nachevski (Macedonia). Excluyeron a los españoles Maqueda, Figueras, Gurbindo y Peciña, y a los daneses Magnus Landin, Niklas Landin y Jakobsen.

  • Incidencias: Partido de semifinales del Europeo de balonmano celebrado en el Budapest Multifunctional.

Tanto desacierto fue desapareciendo y España comenzó a ver portería, lo que produjo un efecto reductor en la renta nórdica. Pérez de Vargas ponía el broche a una gran defensa. Dinamarca se atascaba y España se soltaba con un Aleix Gómez letal (cinco goles al descanso) y un Joan Cañellas que comenzó a acertar con sus lanzamientos a distancia. Nikolaj Jacobsen optó por jugar con siete hombres de campo, un recurso al que suele acudir cuando su equipo pierde el norte. Pero no le dio mucho resultados. Los Hispanos seguían defendiendo a gran nivel y la superioridad de efectivos en ataque de los daneses tampoco le daban rédito. Gol a gol, la diferencia fue menguando.

La selección nórdica sufría más con el paso de los minutos. España acabó por detrás en el marcador al final de los primeros treinta minutos, pero dejaba claro que, si el acierto ofensivo mejoraba, había opciones de llevarse el encuentro. Con 13-14 se llegó al receso. Los Hispanos habían competido bien frente al campeón mundial. Los hombres dirigidos por Ribera querían tener la posibilidad de luchar el domingo por revalidar la corona europea del balonmano y Dinamarca sufría con el buen trabajo defensivo español. Esa era la vía junto con superar a un Niklas Landin que sumaba siete paradas al descanso.

Lo mejor estaba por llegar. España siguió con su crecimiento desde la defensa. Los daneses comenzaron a tener pesadillas con el portero español y Aleix Gómez era un vendaval ofensivo. Los Hispanos habían mutado en lobos. Dinamarca se fue diluyendo. El marcador se igualó, pero la tendencia hispana era claramente ascendente. Ni los ataques con un efectivo más ni el 5:1 danés eran capaces de anular el recital de juego de la selección nacional.

Los Hispanos llegaron a disfrutar de una renta de tres goles en el minuto 47 (22-19) mientras Gonzalo Pérez de Vargas seguía a lo suyo, como muro infranqueable, y Aleix Gómez se citaba con el gol. La defensa española era muy sólida, solo Mikkel Hansen era capaz de buscar el gol tanto en lanzamiento directo como con el pase a seis metros. Cañellas también se sumó a la fiesta y la renta alcanzó los cuatro goles a falta de tres minutos para el final. Los nórdicos fueron con todo, pero ya era tarde. El campeón de Europa volvía a una final, la cuarta consecutiva. 29-25 y los de Jordi Ribera sueñan ya con conseguir la proeza de su tercer título continental consecutivo.

Suecia doblega a Francia

Suecia se volverá a medir a España en este Europeo. Esta vez será el próximo domingo en la final de Budapest. Suecia, tras un mal inicio, supo remontar y mandó en el marcador hasta el pitido final, donde Francia estuvo a punto de igualar, pero el meta Palicka lo evitó.

Francia comenzó a la carrera. Suecia se vio superada y en apenas seis minutos ya perdía 5-1. El seleccionador sueco pidió tiempo muerto para recomponer a su tropa. Y lo consiguió. Los nórdicos endurecieron su defensa y Francia empezó a tener más problemas. Palicka comenzó a parar, pero no se detuvo ahí. Anotó tres goles de puerta a puerta aprovechando que Francia jugaba sin portero las inferioridades. Con un Gottfridsson letal en el lanzamiento y en la dirección, los suecos lograron irse al descanso por delante (14-17).

El segundo periodo fue un intercambio de goles que favorecía a los hombres de Solberg. La defensa gala no estaba acertada y qué decir de su portería, con una efectividad bajísima. Minne aguantó con sus goles a Francia, pero la descalificación de Porte fue un torpedo en su línea de flotación. Francia lo intentó, pero Palicka apareció en las acciones finales para, con sus paradas, dar el triunfo a los suyos por 33-34.