Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 16 de abril
Juan Rodríguez Bordón, con su esposa, Olivia Díaz, y la distinción que le ha otorgado la IBA. Cober

Bordón, un árbitro con estrella para culminar una vida dedicada al ring

Boxeo ·

El colegiado grancanario recibe la distinción de la IBA que ya le habilita para ser juez en veladas que se celebren fuera de España

Viernes, 15 de marzo 2024, 14:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Juan Matías Rodríguez Bordón, Bordón para toda la familia del boxeo canario, disfruta en estos días de la distinción que le concedió recientemente la International Boxing Association (IBA) con el diploma de una estrella, una credencial exclusiva que premia su gran labor como juez y que, a su vez, le habilita para arbitrar fuera de España.

Bordón (Agüimes, 1962) lo ha sido todo en el ring desde que, allá en su adolescencia, se enganchara a los guantes. Como púgil protagonizó 98 combates, ganó tres títulos de Canarias y se colgó, en 1985, una medalla de bronce nacional en el peso wélter. «Corría 30 kilómetros diarios después de pesarme y me cuidaba como si fuera profesional. Disfruté muchísimo con este deporte, que es mi vida, y tenía muy claro que quería seguir vinculado de alguna forma al boxeo cuando terminara mi carrera en activo», recuerda. Dicho y hecho. Sacó la titulación local y territorial para ejercer como árbitro y, ya en 2019, en Badajoz, obtuvo el grado para poder desarrollar su labor por toda España, techo al que ahora añade el salto cualitativo con esta categoría de la IBA.

Imagen principal - Bordón, un árbitro con estrella para culminar una vida dedicada al ring
Imagen secundaria 1 - Bordón, un árbitro con estrella para culminar una vida dedicada al ring
Imagen secundaria 2 - Bordón, un árbitro con estrella para culminar una vida dedicada al ring

«Tuve que pasar un curso de capacitación en Benidorm y, una vez superado, la satisfacción es total. Siento que es como una culminación a tantas décadas ocupado y preocupado por el boxeo de la tierra. Para mí será un orgullo increíble poder seguir representando a Canarias, como ya he hecho en innumerables ocasiones, cuando me llamen para arbitar en cualquier ciudad fuera de aquí», asegura.

Y es que Bordón cuantifica «en miles» las veladas en las que ha estado presente desde su parcela como juez y ahora afronta, lleno de ilusión, la posibilidad de poder hacerlo en el extranjero. «En los últimos cuatro años he participado en 4 ediciones del Boxam y en todos los campeonatos de España. Ha sido una buena evolución que espero mantener en lo posible con el calendario que ya tengo fijado para los próximos meses, en junio, pctubre y diciembre, con los Nacionales, campeonato de clubes y jóvenes y júnior respectivamente. Y con el empeño que siempre pongo, abierto a que me llamen para ir a otros países», considera.

Pasión y dedicación compartida

Siempre acompañado de su mujer, Olivia Díaz, y que también es árbitro y cronometrista, en lo que es una pasión y dedicación compartida, mantiene el entusiasmo por mejorar y formarse pese a la enorme experiencia que atesora. Así entiende su manera de afrontar cada reto y desafío: «Me encanta lo que hago y, aunque pasen los años, siempre que voy a una velada lo hago con la intención de hacerlo lo mejor posible. Tengo la suerte de formar parte de un colectivo arbitral canario en el que hay un nivel impresionante. Y que, con dirigentes como Agustín del Pino, Miguel Bermúdez, Tomy Tejera o Antonio Pulido, cuya labor y apoyo son increíbles, está entre los mejores de España por mérito propio».

«Me siento muy orgulloso de todos mis compañeros en el arbitraje isleño. Siempre aprendo algo y no tengo la menor duda de que han sido fundamentales en mi proceso de crecimiento, de ser cada día mejor en lo que hago. Por eso me acuerdo de todos ellos y les dedico este título de la IBA de tanto prestigio», añade.

Altruismo de corazón

Pero si por algo Bordón se ha granjeado el respeto y aprecio de todo el boxeo isleño es por, además de su integridad y competencia como árbitro, el altruismo que ejerce sin desear nunca publicidad por ello. No hay velada en la que no aparezca como patrocionador a través de su empresa de construcción y es frecuente, también, que tenga gestos como pagar de su bolsillo medallas y trofeos. Incluso para eventos que se desarrollan en tierras peninsulares. «Lo hago de corazón y con la idea siempre de colaborar, de aportar mi granito de arena en pro del boxeo, de los chicos que empiezan, de la gente que se sacrifica por los gimnasios, por la verdadera esencia de nuestra disciplina. Siempre que pueda lo seguiré haciendo. Soy agradecido. El boxeo me ha dado muchísimo y esta es una manera de tratar de devolver tanto cariño y felicidad a lo largo de mi vida», concluye emocionado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios