Un grupo de italianos planificó con meses de antelación su presencia en enero en un Gran Canaria Maratón fantasma

La fidelidad acaba castigándose

23/01/2020

Recorren el mundo desde hace años difrutando de su pasión, correr maratones, pero nunca habían vivido una experiencia tan ingrata como la que hoy viven en Gran Canaria.

Mario Ferri, conocido en Italia por el número de maratones que lleva en sus piernas y natural de la ciudad de Prato, descubrió el Gran Canaria Maratón en el año 2012, gracias a la amistad que mantiene con Gianni Scapato, italiano residente en la isla. Aquella primera presencia motivó una alianza con la carrera y Ferri habló de las bondades de la isla en el mes de enero al nutrido grupo de atletas que forman el popular club Super Marathon Italia, por lo que año a año el grupo de italianos que arribaba a Gran Canaria para correr el maratón era cada vez mayor.

«Año a año planificamos nuestros maratones y Gran Canaria era una cita fija. Viajar a un maratón se planifica con mucha antelación», indica. Siempre efectuaban el mismo operativo. Reservaban en el hotel Occidental Margaritas de Playa del Inglés y en agosto cierran el tema de billetes para desplazarse desde Italia a Gran Canaria.

Acabaron la edición 2019 y comenzaron con el dispositivo para 2020. El 26 de enero de 2020 era la fecha asignada, en teoría, para celebrar la undécima edición del Gran Canaria Maratón. «Hicimos los pasos previos y en agosto cerramos todo, estancia y billetes de avión. La expedición para 2020 era de unas 40 personas», destacaba ayer Mario Ferri. Pero nunca imaginaron lo que iba a suceder. «El Gran Canaria Maratón cumplió 10 ediciones. Nadie podría imaginar lo que han hecho».

El 31 de octubre de 2019, a menos de tres meses para la celebración del Gran Canaria Maratón 2020, la consejería de Deportes del Cabildo de Gran Canaria, a través del Instituto Insular de Deportes, anuncia que la prueba no se celebrará en enero. «Amigos de la isla nos habían llamado previamente, leyendo informaciones de CANARIAS7, indicándonos que había problemas, pero no esperábamos que esa noticia se confirmase. No podíamos creernos lo que pasaba. Habíamos planificado el año 2020, dejando de lado otras pruebas, contando con el Gran Canaria Maratón en enero. Ha supuesto un quebradero de cabeza para muchos, La mitad del grupo ha perdido dinero y la otra mitad decidimos venir para aprovechar, por lo menos, la reserva que habíamos realizado y disfrutar de una isla mágica», afirma.

Junto a Ugo Fabbri, italiano residente desde hace muchísimos años en la isla y que ha disputado todos los maratones de Gran Canaria, Mario Ferri quiso expresar el malestar existente. «Lo sucedido ha sido una falta de respeto hacia los que hemos apostado por esta carrera. Escribimos email a la dirección que la organización tenía en la web, pero ni siquieran nos respondieron. Esto nunca lo habíamos vivido. Aplazar o suspender una carrera a menos de tres meses de su celebración, repito, es una falta de respeto. No han pensado en el participante y esta imagen no es buena para la isla», apostillan.

Daniela, Enzo, Paola, Rosa, Salvatore, Piergiovanni, Roberta, Lucía, Riccardo, Gabriella, Concetta, Giorgini, Paolo, Manuela, Alfredo, Claudia, Rubén, Antonella, Simone y Mario, con el inestimable apoyo de su amigo Ugo Fabbri, organizaron ayer una carrera por Meloneras para matar el gusanillo. Con la colaboración de la firma deportiva Diadora y la tienda de deportes Icampione, los participantes lucieron camisetas conmemorativas a una edición 2020 del Gran Canaria Maratón que no se celebrará. Aún no salen de su asombro.

Compuestos y sin maratón. La veintena de componentes del grupo de italianos que se encuentra en Gran Canaria organizaron ayer, gracias a la colaboración de Ugo Fabbri, un maratón por el paseo de Meloneras y alrededores de la Charca de Maspalomas al que denominaron ‘Maratona del Faro’, con dorsales incluidos. Un circuito de 7 kilómetros, al que algunos dieron 6 vueltas, a 25 grados y ante la sorpresa de los turistas que paseaban por la zona. Hasta diseñaron una camiseta con un logo especial, con la silueta de Gran Canaria, para una edición fantasma del maratón.