El goteo de positivos pone en peligro los Juegos a tres días de la inauguración

Nueve contagios más sacuden a la organización, que pide extremar las precauciones y no descarta suspender los Juegos

EMILIO V. ESCUDERO Enviado especial a Tokio

Cada mañana amanece Tokio 2020 con su reporte diario de contagios. Sacaba pecho el comité hasta hace poco, pues decía que apenas eran unos pocos si tenemos en cuenta la magnitud de nuevas personas llegadas a Japón estos días, pero lo cierto es que no hay jornada sin nuevos casos y ya hay varios deportistas afectados. La preocupación ha crecido en las últimas horas y hasta el presidente del comité organizador, Toshiro Muto, ha dejado en el aire una posible cancelación de la cita olímpica. Extremo que parece improbable, pero que el mandamás ha puesto sobre la mesa.

«No podemos predecir lo que pasará en el futuro con el número de casos de coronavirus. Así que lo que haremos será discutir sobre los diferentes escenarios si hay un repunte de caso»s, señaló Muto en una rueda de prensa previa al inicio previsto para el viernes.

En el último informe, hecho público hoy, la organización anunció nueve positivos más, uno de ellos de un atleta presente en la villa olímpica. No es el primero, pues ya en los últimos días se informó de varios casos dentro de la residencia de los deportistas, pero preocupa que a pesar de las medidas de seguridad y la burbuja en la que se mueven los deportistas siga habiendo positivos.

En total, Tokio 2020 ha reportado ya 67 casos relacionados con los Juegos en apenas unos días de actividad. Es cierto que el porcentaje de contagios es muy pequeño (hay alrededor de 18.000 personas relacionadas con los Juegos), pero aun así las autoridades han pedido mayor control a los atletas, voluntarios y medios de comunicación. «Llegados a este punto, los casos podrían crecer o caer, no lo sabemos. Así que pensaremos qué hacer cuando sepamos situación», apuntó Muto.

Foco en el equipo sudafricano

El foco más complicado está ahora mismo en el equipo sudafricano de fútbol en el que dos miembros dieron positivo y al que se ha decidido poner en cuarentena. También hay un positivo en el equipo de gimnasia de Estados Unidos -con alarma para Simone Biles- y otro en el equipo checo masculino de voley playa.

Por ahora, la delegación española vive días tranquilos en lo que respecta al coronavirus, aunque desde el COE se ha pedido extremar las precauciones. El presidente Alejandro Blanco ha visitado hoy las instalaciones de los atletas y también el centro de prensa, al tiempo que ha lanzado un mensaje de optimismo. «Los atletas tienen tantas ganas de competir que quieren que empiecen ya los Juegos. Están contando las horas y la verdad es que soy más optimista que en los últimos Juegos. Tenemos un gran equipo con muchas posibilidades. Soy realista, pero optimista», señaló el dirigente.

En otras delegaciones, el clima es menos optimista. En la de Estados Unidos, por ejemplo, además del caso de la gimnasta que ha dado positivo y su compañera aislada, han visto cómo en las últimas horas Zach LaVine, el jugador de los Bulls, tenía que quedarse sin viajar a Tokio por haber estado en contacto con un positivo. Un goteo incesante de malas noticias que atormenta a los países y que mantiene en alerta a la organización.