Jesé Rodríguez disputa un balón con su compañero Kirian, ayer durante la sesión de entrenamiento en Barranco Seco. / UDLP

García Pimienta espera al mejor Jesé

El entrenador barcelonés, que justificó su suplencia por una gastroenteritis, confía en que su rendimiento crezca en el tramo final

PEDRO GARCÍA Las Palmas de Gran Canaria

Jesé Rodríguez es un futbolista que siempre ha despertado una gran admiración. Desde que comenzó a despuntar muy joven en la cadena de fútbol de la AD Huracán, solamente con su talento ya le valió para hacerse un hueco en un club grande y de prestigio como es el Real Madrid. El resto ya lo conocen ustedes.

Y sobran las palabras, porque entrenarse cada día al lado de figuras de talla mundial como Cristiano Ronaldo, Neymar o Kilyan Mbappe dan para que su sabiduría con la pelota en los pies le permita afrontar con sapiencia cada uno de los distintos momentos que esconde un partido de alta competición.

Esta es su tercera temporada defendiendo la camiseta amarilla, la segunda de manera consecutiva. Más de sesenta partidos a sus espaldas, el compromiso como bandera y uno de los líderes del vestuario amarillo

Nadie puede reprocharle nada hasta ahora. La afición le quiere, y disfruta con él, pero al mismo tiempo le exige, porque sabe que su fútbol puede llegar más lejos. El que Las Palmas eleve su nivel de juego depende mucho de su estado de forma. La temporada es larga y en los últimos partidos se le ha notado más desdibujado de lo normal. Puede que su tono físico no sea el más óptimo, pero con el preparador físico David Gómez está en buenas manos para recuperarse. Esta semana se ha ejercitado con total normalidad y es más que seguro que su nombre aparezca en la lista de viajeros que mañana ponen rumbo a tierras vascas.

Por culpa de una gastroenteritis -esa es la versión que ofreció el entrenador el otro día- presenció la última victoria de Las Palmas frente a la SD Amorebieta desde el banco de los suplentes. Entrar en el once ahora cuesta caro, pero Jesé es un futbolista que se revela ante las adversidades. No se define como un goleador, el que piense que es una de sus virtudes, se equivoca. El grancanario destaca por su potencia y verticalidad en la carrera, buen pasador, y excelente en el juego sin balón.

Esta temporada lleva nueve goles, cuatro desde el punto de penalti. Es el máximo artillero, y pasador por delante de Jonathan Viera (7), Kirian y Pejiño, ambos con 5, y Benito, con tres tantos.

Su mejor registro se remonta a la temporada 2012-2013 en las filas del Real Madrid Castilla, 22 dianas. Luego, en el primer equipo, 13 tantos en tres temporadas. En su etapa con el Real Betis, dos goles, en Francia con el PSG, un gol, otro con el Stoke City en la Liga inglesa, y en su fugaz paso por el Sporting de Lisboa, un tanto al Vitoria de Guimaraes.

Su contrato expira el 30 de junio y la intención del presidente, y a la vez de la dirección deportiva, es que siga vinculado en la UD Las Palmas, al menos, una temporada más. El tema monetario no es su prioridad. Hace tiempo que desempolvó el cartel de jugador en trayectoria ascendente. Y ya nadie pone en duda que a Jesé le lloverán llamadas de clubes importantes, porque a pesar de haber vivido una etapa algo desconcertante tras su marcha del club parisino, es un futbolista apetecible. En los Emiratos Árabes gusta mucho. Todo aquel futbolista que tenga pasado madridista tiene una puerta de entrada en el exótico fútbol de países como Catar, que a finales de este año acogerá el Mundial.

El entrenador barcelonés Xavier García Pimienta espera al mejor Jesé en este tramo de competición. Junto a su compañero Jonathan Viera sustentan a esta UD Las Palmas candidata a lo mejor en estas siete fechas que restan para finalizar el campeonato. Si Jesé está feliz y su rendimiento llega al pico deseado, el camino del equipo para llegar al objetivo será más placentero.