https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Sorteo

España se enfrentará a un ogro y dos cenicientas en el Mundial de Catar

Alemania y La Roja, muy superiores a Japón y Costa Rica, deben pasar a octavos y medirse a Bélgica o Croacia

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

La suerte esta echada y el pujante combinado español que lidera desde el banquillo Luis Enrique tampoco puede quejarse. A pesar de que le correspondió Alemania, el coco del bombo 2, sobre el papel La Roja es muy superior a sus otros dos rivales en la primera fase – Japón y Costa Rica– y solo un fracaso histórico la dejaría fuera del primer cruce de octavos de final en el Mundial de Catar 2022. A falta todavía de 230 días para que el balón comience a rodar el 21 de noviembre con el partido inaugural entre Países bajos y Senegal, el sorteo celebrado este viernes en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Doha define la hoja de ruta para las 29 selecciones ya clasificadas y las ocho que aún compiten por las tres plazas que se decidirán en junio.

La selección española debutará ante Costa Rica el 23 de noviembre en el estadio Al Thumama, a partir de las 17:00 horas, y un tropiezo ante el equipo liderado por Keylar Navas no entra en ningún pronóstico. Los costarricenses se defienden con orden, tienen un portero de primer nivel, forman una selección muy hecha y llegaron a comprometer incluso la clasificación directa de Estados Unidos.

Si supera con éxito su estreno, España llegará con tres puntos y mucho más tranquilidad al segundo partido, que tendrá lugar cuatro días después, a las 20:00 horas, en el estadio Al Bayt de Doha ante la 'Mannschaft', el enemigo a evitar por su historia, el valor de su escudo, sus figuras y sus cuatro títulos mundiales. Sin embargo, España le endosó un set en blanco en el último partido, jugado en noviembre de 2020 en La Cartuja de Sevilla, y le apeó con ese gol inolvidable de Carles Puyol en en las semifinales del Mundial de Sudáfrica. Después de varios años de decepciones en Alemania, se marchó Joachim Löw y llegó Hansi Flick, que revitalizó a la selección, más agresiva sin balón y con los jóvenes más asentados, aunque también recuperó a veteranos como Müller para la causa. Se paseó en la fase de clasificación y su estrella es Joshua Kimmich.

Para cerrar la primera fase, el equipo de Luis Enrique se medirá a Japón, el 1 de diciembre, en la sesión también de las ocho de la tarde, en el estadio Khalifa.. Los asiáticos, con Minamino (Liverpool) como gran figura y el madridista Take Kubo entre sus jóvenes destacados, forman un combinado que juega bien, corre mucho y tiene un estilo definido, pero tradicionalmente acusa falta de pegada y de cierta picardía. Ha apostado por un técnico nacional, Hajime Miriyasu, nombrado tras el Mundial de Rusia, pero le está costando a Japón obtener los buenos resultados que se intuían.

Sobre el papel, las dificultades llegarían en octavos, ya que La Roja se vería las caras contra el primer o segundo clasificado del grupo F, previsiblemente la Bélgica de Roberto Martínez, que afronta su última oportunidad de hacer historia con esa extraordinaria generación de Hazard, De Bruyne o Lukaku, o la veterana Croacia de Luka Modric e Ivan Rakitic, a la que el ejército de Luis Enrique ya derrotó por 5-3 en los octavos de final de la reciente Eurocopa. Y puestos a hacer conjeturas, en el horizonte de cuartos podría aparecer la temible Brasil, pero eso ya es mucho decir.

Todo es diferente

Como todo es diferente en el primer Mundial en un país árabe, desde las fechas, el clima y, sobre todo, las condiciones de trabajo de los obreros que construyen los estadios, con unos 6.500 fallecidos hasta la fecha según un informe publicado por 'The Guardian', la FIFA también innovó y buscó horarios a la carta para que los partidos más relevantes lleguen a la máxima audiencia en los horarios más adecuados. El hecho de que sea el Mundial más cercano, con los ocho estadios distribuidos en un radio de unos 75 kilómetros, facilita este calendario 'ad hoc' y que lugareños y turistas, forofos del deporte rey, puedan asistir de manera presencial a tres partidos en un mismo día.

El evento fue presentado por el galardonado actor británico Idris Elba y la periodista británico-blangadesí Reshmin Chowdhury, que trabaja en la BBC, estuvo dos años en Real Madrid TV y ya fue la imagen en los premios The Best de la FIFA. Los 2.000 asistentes fueron testigos de actuaciones en directo inspiradas en la fusión entre tradición y vanguardia, un pequeño adelanto de lo que ofrecerá Catar como país anfitrión. El diseño del escenario combinó el movimiento y la ligereza de las embarcaciones 'dhow', veleros de origen árabe caracterizados por su velamen triangular y bajo calado, las líneas arquitectónicas de los estadios del Mundial y las siluetas de las dunas del desierto.

El espectáculo audiovisual de música tradicional 'fidjeri', entonada por los buceadores de perlas de los estados costeros del Golfo Pérsico, se acompañó con imágenes de emblemáticos edificios de todo el mundo, como el Louvre de París o el Museo Soumaya de Ciudad de México. El público disfrutó a su vez en primicia de los diferentes temas que componen la banda sonora oficial del Mundial catarí, un evento «por la paz», según manifestó en su discurso el presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Lo más emotivo de la gala, bastante tediosa, las imágenes en recuerdo al argentino Diego Armando Maradona, el italiano Paolo Rossi, el aleman Gerd Müller y el portero inglés Gordon Banks, cuatro mitos del fútbol fallecidos desde el Mundial de Rusia 2018.

Los grupos del mundial

  • Grupo A Catar, Ecuador, Senegal, Países Bajos

  • Grupo B Inglaterra, Irán, Estados Unidos, Gales

  • Grupo C Argentina, Arabia Saudí, México, Polonia

  • Grupo D Francia, Australia, Dinamarca, Túnez

  • Grupo E ESPAÑA, Costa Rica, Alemania, Japón

  • Grupo F Bélgica, Canadá, Croacia, Marruecos

  • Grupo G Brasil, Serbia, Suiza, Camerún

  • Grupo H Portugal, Ghana, Uruguay, Corea del Sur