Nuke Mfulu posa en el césped de Barranco Seco momentos antes de conceder la entrevista. / COBER

«Los futbolistas también somos personas y hay momentos duros»

Indispensable en la sala de máquinas amarilla, el francés analiza el futuro del equipo en la pelea por el ascenso directo

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Para que arriba luzcan los Viera, Jesé o Peñaranda, el músculo y el poderío físico de Nuke Mfulu en tareas defensivas se antoja fundamental. Carterista profesional, pues acostumbra a robar balones cada fin de semana, el francés es el sostén perfecto entre la defensa y el ataque. Además, sabe lo que es ascender a Primera. Y desde su experiencia ve a la UD capacitada para volver a la élite. Recuerda que se puede caer para levantarse después y pone el foco en la salud mental de los futbolistas, porque también son humanos.

-Llegó en verano a la UD y la afición le tiene en un pedestal. Lo mismo fue en Elche, donde recibió una infinidad de mensajes llenos de cariño en su despedida. ¿Cómo sienta eso?

-Ayuda muchísimo en el día a día, en todo. Es muy importante sentir que la gente te quiere y que te apoya, tanto en los momentos buenos como en los difíciles. Es cierto que estoy muy contento, pero todavía hay que seguir trabajando para que la gente siga animando y siendo felices.

-¿Cómo ha encajado en la isla? ¿Es feliz en Gran Canaria?

-La verdad es que estoy muy bien aquí, muy feliz con la gente en la calle, en el estadio, en el colegio de mi hijo. Todo lo que he podido vivir aquí, de momento, me hace feliz. El único lunar fue mi lesión, porque me encontraba muy bien físicamente y me vi obligado a parar de lleno. Estábamos haciendo las cosas bien y para eso estoy trabajando ahora, para volver mucho más fuerte que antes de mi lesión.

-Usted sabe lo que es un ascenso a Primera División. Lo hizo con un Elche que no entraba en las quinielas y que no era favorito. ¿Qué diferencias hay entre ese equipo y la actual plantilla de Las Palmas?

-Hay muchas similitudes. Somos un buen grupo, no hay ningún problema dentro del vestuario. Todos son muy buena gente. Dentro hay mucho cariño y eso se nota en el campo. Nos dejamos el alma en cada partido, haciendo lo que podemos y eso es muy parecido a lo que hacíamos en Elche, por eso ascendimos. Es verdad que no éramos candidatos, aunque al final la estabilidad y la piña del grupo es importante también para subir.

-Esa unión de la que habla, con gente tan joven dentro del vestuario, ¿es la que mantiene al equipo pese a que en algún momento, con varias derrotas seguidas, surgieran dudas?

-Los partidos duran noventa minutos y hay un resultado, pero hay cosas diferentes. Es decir, hay que valorar los minutos que hacemos y la calidad del juego que ofrecemos. Cada encuentro lo competimos. Esa es la línea a seguir, aunque podamos ganar, empatar o perder. Es el camino. Nuestro contenido es lo que nos hará crecer y en ese sentido estamos bien.

-Los Viera, Jesé y Peñaranda estarán tranquilos en ataque, sabiendo que por detrás tienen a Nuke para cubrir sus espaldas.

-Yo intento hacer mi trabajo en el campo, cuando hay jugadores de tanta calidad delante, trabajo para ellos. Intento cubrir todo el espacio, estar atento a las pérdidas, eso es lo que me pide el míster y es lo que hago. Así todos estamos cómodos.

-¿Este parón, después de dos buenos partidos, con victoria ante el Tenerife allí y empate contra el Almería en casa, viene bien al equipo? ¿O ustedes hubiesen preferido jugar por la dinámica ascendente con la que iniciaron el 2022?

-A nivel personal me viene bien. Estuve mucho tiempo fuera por la lesión y luego tuve el coronavirus. Antes de irnos de vacaciones me encontraba bien, pero esa semana y luego el covid-19 hizo que me retrasara algo físicamente. Así que a mí me viene bien que la Liga parase. Necesito cargas de entrenamiento para estar fino, como antes de la lesión. Y a nivel de equipo puede venirnos bien también para recuperar lesionados y a la gente que ha superado el virus para ir a Fuenlabrada. Cierto es que teníamos buena dinámica y queríamos jugar, pero nos va a venir mejor esto.

-La siguiente cita es en Fuenlabrada y puede decantar la balanza en la pelea por el playoff. Toca otra victoria fuera de casa.

-Si queremos conseguir algo bonito a final de temporada, no nos va a quedar otra que ganar también fuera de casa. Esa es nuestra misión y vamos a Fuenlabrada con todo, a por los tres puntos. Queremos ganar

-¿Se ha normalizado ya eso de tener que hacerse test, las bajas por covid-19 y demás después de casi dos temporadas?

-Es muy difícil para todos los clubes. Es todo muy raro. Podemos cuidarnos todo lo que queramos, pero el virus no perdona y aún siguiendo todas las medidas de prevención te contagias. Es una situación muy delicada. Solo podemos pedir que acabe pronto.

-Pepe Mel no esconde su ambición y señala el ascenso como objetivo. ¿También es la meta del vestuario?

-Nosotros estamos bien sobre el campo y sentimos que estamos capacitados para competir contra todo el mundo. Lo que hemos hecho hasta ahora marca el camino y estar dentro de los dos primeros es lo que queremos, pero sabemos que la competición es larga, difícil y que puede no salir como queremos. Por eso no podemos cometer errores o hacer los menos posibles. Hemos hecho dos buenos partidos en 2022 y creo que tenemos la capacidad de hacer algo importante esta temporada.

-La batalla por los playoffs también será complicada. El Valladolid está muy fuerte y ahora también ha despertado el Girona, que tiene un equipo a tener en cuenta. ¿Cuál será el rival a batir para coger una plaza entre los seis primeros puestos de la tabla clasificatoria?

-Nosotros vamos a pelear con todos estos equipos. A todos los que tenemos ahora mismo por delante los consideramos rivales directos. Y los que tenemos por detrás cerca también. Va a estar muy competido. No debemos pensar en quién está más fuerte o más flojo. Tenemos todos un nivel muy similar y lo importante será cometer los menos errores posibles. Así nos llevaremos los máximos puntos posibles, pero los contrincantes también lo intentarán.

-Tiene contrato con la UD hasta junio de 2023 y aquí nadie dice una palabra mala de usted ni de su rendimiento. ¿Habrá Mfulu para rato en Las Palmas?

-Me encantaría, aquí me encuentro muy cómodo. Es verdad que la carrera de un futbolista es larga y hay veces que no es fácil estar mucho tiempo en un sitio. A veces tampoco estás cómodo con la gente o con el club, pero aquí en Gran Canaria y en la Unión Deportiva tengo todo esto. Estoy muy feliz y no puedo negarte que me encantaría estar aquí muchos más años.

-En un mundo donde se maneja tanto dinero y donde muchas veces solo se ve al jugador y no a la persona que hay detrás, ¿cuánto tiene que ver para un futbolista el estar cómodo y feliz en un lugar?

-Cuando a la gente le gusta tu trabajo, debemos devolverle ese cariño. Eso es lo que intento hacer yo cada día. Yo aquí estoy cómodo y lo tengo todo.

-Imposible olvidarse de su compañero Sergio Ruiz, que tuvo que parar por su salud mental. A veces se pierde la perspectiva y en el deporte se olvida el lado humano. ¿Basta con el cariño de la gente?

-Es una motivación fuerte. Todos nosotros sabemos que en el fútbol hay mucho de cabeza también. Cuando estás cómodo y la gente y tus compañeros te animan, te da fuerza para seguir jugando. El tema de la salud mental es muy importante. Hay mucha gente que para ellos no es nada, pero nosotros somos personas. Tenemos familia: hijos, padres, pareja o hermanos. Y en la vida de un futbolista hay mucha presión porque todo el mundo quiere que ganemos, pero hay cosas de las que nosotros no hablamos, como nuestra vida personal y, a veces, esto tiene un impacto directo sobre lo que luego hacemos en el campo. Las cosas se pueden poner difíciles y debemos superarlo todo, pero puede pasar que alguna vez tengamos algún momento más flojo.

-¿Se ha visto alguna vez en esa circunstancia? ¿Tener que jugar en un momento en el que psicológicamente no estaba para competir?

-Todavía no me ha pasado, pero es algo que nos puede pasar a cualquiera, a mí el primero. Lo que pasa en nuestra vida privada puede afectarnos e impedir que tengamos un rendimiento óptimo. Somos seres humanos. Pasa en todos los trabajos. Tener problemas en tu vida personal repercute. Espero que no pase nunca en el futuro.

-¿Qué mensaje de aliento y confianza le mandaría a la afición de la Unión Deportiva?

-Pueden estar tranquilos, vamos a trabajar y a darlo todo para conseguir lo que queremos, el ascenso. Nunca vamos a dejar de trabajar ni a bajar los brazos. Iremos con todo hasta el final.