Borrar
Los niños del Campus Unión Peña, junto a Hernán Santana, Miguel Figueroa y los monitores. cober

Unión Peña: el campus más solidario

fútbol ·

El presidente del club, Miguel Figueroa, su familia, amigos y pequeñas empresas, llenan de felicidad cada verano a los niños con menos recursos del barrio de San José

pedro garcía

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 9 de julio 2022, 18:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El pasado mes de enero el histórico club Unión Peña, cuya sede deportiva se encuentra en el barrio de San José, cumplió 50 años, lo que motivó que su directiva, encabezada por su presidente Miguel Figueroa, cambiase el escudo para tan especial ocasión.

Pero los colores azul y blanco del Unión Peña, si destacan por algo cada verano, es por su altruista labor con los niños más desfavorecidos del barrio de San José y alrededores. Desde hace ocho ños vienen celebrando un campus solidario en el campo de fútbol Chano Cruz, instalación cedida gratuitamente por el Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «Es una gran satisfacción e ilusión personal poder acoger a estos niños cada verano, pero pediría más implicación de las instituciones», manifiesta su presidente.

Con motivo de las vacaciones escolares, desde el pasado 4 de julio y hasta el próximo día 29, de ocho de la mañana hasta las dos de la tarde, 68 niños del barrio, acompañados de 8 monitores, se divierten con la pelota. En esta octava edición han podido compartir la actividad con Hernán Santana, exjugador de la UDLas Palmas y Sporting de Gijón, y que en la actualidad juegan en la liga china.

Imagen principal - Unión Peña: el campus más solidario
Imagen secundaria 1 - Unión Peña: el campus más solidario
Imagen secundaria 2 - Unión Peña: el campus más solidario

Miguel Figueroa asumió la presidencia del Peña hace algunos años para evitar su desaparición. Los niños participan de manera gratuita en el campus, y sostener esta acción solidaria no sería posible sin la generosidad de algunas personas. Entre ellos Nicolás Ortega, vicepresidente de la UD Las Palmas, que a título personal con sus empresas se encarga de donar el embutido diario para los bocadillos de los pequeños. El restaurante El Canguro proporciona el pan, mientras que el Banco de Alimentos se encarga de proporcionar la fruta, gesto que viene realizando en los últimos cinco años.

Los zumos y el agua se compran gracias a la ayuda de amigos, familiares de Figueroa y de la propia parroquia. Una labor humana impagable en un barrio con muchos problemas sociales.

El material deportivo que utilizan los menores, equipaciones y balones, provienen del propio club. Y este esfuerzo que el Unión Peña realiza por los niños cuyas familias cuentan con pocos recursos económicos seguirá creciendo cada año. Porque el fútbol también sabe ser solidario.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios