Clínic de árbitros

Una jornada inolvidable

16/04/2018

La llama por el Juego Limpio y la Concordia recorrió más de doscientos kilómetros antes de llegar a Expo Meloneras. El llamamiento va dirigido a todos los estamentos en la búsqueda del deporte sin violencia. En varios centros escolares se leyeron manifiestos apoyando la iniciativa.

ETIQUETAS:

«Aunque han pasado algunos años de mi visita a la isla de Lanzarote, todavía en mi memoria permanece indeleble la experiencia vivida en esa maravillosa tierra con motivo del encendido de la Antorcha de la Concordia por el Juego Limpio, iniciativa impulsada desde el seno del Comité de Árbitros de Las Palmas.

En mi recuerdo no sólo permanece inalterable el paisaje de la Montaña del Fuego, que me hizo sentirme como si hubiese viajado a otro planeta, sino el glosario de valores que trataban de transmitir los árbitros con la Antorcha.

Uno de los hechos que más me llamó la atención fue el fuerte vínculo entre los colegiados y los jóvenes integrantes de los equipos de fútbol, así como con el resto de deportistas de otras disciplinas deportivas. Y es que la Antorcha no sólo sirve para hacer más visible la imagen del árbitro, sino que viene a demostrar que éste es un deportista más con una labor específica dentro del terreno de juego, igual que puede ser la del entrenador, el preparador físico o el masajista, por poner varios ejemplos.

El esfuerzo de los árbitros de la provincia de Las Palmas por desmitificar su imagen no tiene parangón en otros territorios autonómicos y, por ello, me llamó enormemente la atención.

Más sorprendido me quedé cuando de la boca del desaparecido Esteban Hernández, en aquel momento, máximo responsable del Comité, me explicaba la filosofía del Clínic, y que se resume en dotar de mejores instrumentos didácticos a los colegiados del fútbol modesto a través del conocimiento y la experiencia de experimentados árbitros de nuestra Primera División.

La ilusión, unido al constante afán de superación de sus impulsores, ha llevado al Clinic y su Antorcha a convertirse en un referente nacional no sólo como motor en la transmisión de valores, sino también como instrumento pedagógico.

Porque, desde mi modesto punto de vista, entiendo que estos dos instrumentos son fundamentales en la pervivencia de nuestro fútbol modesto, animo a los integrantes del Comité Técnico de Las Palmas a continuar en esta línea de trabajo».