Suspendida la vuelta de la Copa Libertadores

25/11/2018

Los avergonzantes acontecimientos producidos el sábado en los prolegómenos han propiciado su cancelación a la espera de una nueva fecha.

ETIQUETAS:

Boca Juniors anunció este domingo que había solicitado a la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) que no se disputara tampoco hoy la vuelta en el Monumental de Buenos Aires de la final de la Copa Libertadores y que descalificara a River Plate por los incidentes que se produjeron el sábado.

«El Club Atlético Boca Juniors realizó este domingo una presentación formal ante la CONMEBOL para solicitar que la final de la Copa Libertadores se pueda disputar en condiciones de igualdad, tal como acordaron los presidentes de la entidad sudamericana, de Boca y de River, en el acta que firmaron el sábado en el Monumental», indicó el conjunto 'xeneize' en un comunicado.

Sin embargo, Boca recordó que cuando solicitó el aplazamiento el sábado «estableció como prioridad que el mismo pueda ser disputado en igualdad de condiciones», pero advirtió que estas no se dan tras lo acaecido a la llegada de su autobús.

«Tras los hechos de violencia sufridos en las inmediaciones del estadio, de haber constatado la magnitud y gravedad de los mismos y las consecuencias que han generado en el plantel, Boca considera que esas condiciones no están dadas y solicita la suspensión del partido, así como la aplicación de las sanciones correspondientes previstas en el Artículo 18, para que la CONMEBOL actúe en consecuencia», añadió, pidiendo la descalificación del club Millionario.

La vuelta de la final de la Copa Libertadores se suspendió este sábado después de que el autobús de Boca Juniors, que ganó la ida 2-1, fuese apedreado y atacado con gases lacrimógenos, además de diferentes altercados e incidentes en las afueras del estadio Monumental.

El capitán 'xeneize', Pablo Pérez, tuvo que ser trasladado a un centro sanitario para ser atendido en su ojo izquierdo producto de la rotura de los cristales, de igual manera que Carlos Tévez, que tuvo que recibió cuidados médicos en el mismo estadio, y otros jugadores que sufrieron vómitos.

La CONMEBOL, organizadora de la competición, retrasó en dos ocasiones el partido de vuelta de la final, programado para las 21.00, hora peninsular española, pero finalmente decidió aplazar el choque a este domingo a las 21.00 horas, antes de producirse esta nueva cancelación, a la espera de nueva fecha.