Unai Simón ordena a sus compañeros en un partido de la selección española. / efe

Análisis

Unai Simón y diez más

El portero vitoriano, providencial frente a los checos, es el único de los convocados por Luis Enrique que ha jugado todos los minutos en los cuatro partidos de España para cerrar el curso

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Discutido aún por afición y crítica debido a errores como el que cometió al final del choque en Ginebra y que casi cuesta dos puntos ante Suiza, si hay un fijo en la selección española que modela Luis Enrique es Unai Simón. El portero del Athletic es el único de los elegidos para la última ventana del curso que ha jugado todos los minutos en los cuatro primeros choques de la Liga de Naciones.

El estilo es innegociable para el técnico asturiano, empeñado en que La Roja tiene que ser protagonista a partir del dominio y la presión alta frente a cualquier adversario del mundo, pero los jugadores van cambiando en una estudiada distribución de oportunidades y minutos. Todos menos el guardameta vasco, que ante los checos en La Rosaleda de Málaga cumplió tantas internacionalidades como años (25).

Desde su sorprendente debut ante Países Bajos, el 11 de noviembre de 2020, cuando relegó al banquillo a David de Gea, espectacular en el Manchester United pero desatinado en la selección, Unai solo se ha perdido dos partidos, ambos amistosos. El resto, siempre titularísimo.

En cada partido deja algún susto porque Luis Enrique le exige sacar siempre el balón jugado desde la cueva para ganar superioridad ante la presión de los rivales y situarse a veces más cerca del círculo central que de su portería cuando es el adversario el que inicia el ataque y España la que ejerce una presión avanzada. Pero dentro de la selección Simón es indiscutible, apreciado y muy bien valorado.

Frente a los centroeuropeos, el de Murgia resultó providencial con un par de intervenciones todavía con 0-0. Desvió primero un disparo a puerta de Cerny con marchamo de gol y luego supo retroceder con inusitada rapidez para abortar una llegada de Kuchta, tras error en la coordinación entre Eric García e Iñigo Martínez.

Luis Enrique siempre reivindica que tiene a tres porteros titulares, pero a nadie escapa que Robert Sánchez y David Raya son de perfil bajo y que dejó incluso de convocar a De Gea para restarle presión a Unai Simón, que al menos de puertas para adentro ha cerrado todo en la portería de La Roja tras años sin saber quién sería el sustituto definitivo de Iker Casillas.

El preparador gijonés le defiende a capa de espada, sobre todo después de algún fallo. «Unai no me pone nervioso nunca. Necesitamos que el portero genere la primera superioridad y él lo hace espectacular. Comete errores como Pepe, Lucas o Manolo el del Bombo, pero no conozco otra manera de jugar y no quiero conocerla. Es lo que hay», destacó por ejemplo Luis Enrique tras la victoria agónica ante los helvéticos.

Tras el triunfo ante los checos, el técnico insistió en los valores del cancerbero vitoriano. Entre ellos, su capacidad, decisión y valentía en el juego aéreo. «Nos viene muy bien porque no tenemos precisamente un equipo muy alto para defender ese tipo de acciones con balones bombeados», analizó el seleccionador.

Tal y como presagió el propio Simón a modo de regalo de cumpleaños, España ha ido de menos a más en estos cuatro partidos, ganó los dos últimos dejando su portería a cero y cierra el curso como líder de su grupo en la Liga de Naciones gracias también el tropiezo de Portugal en Suiza.

Los exámenes de septiembre

Le valen cuatro puntos en los próximos partidos de finales de septiembre, frente a los helvéticos en casa y contra los lusos en Braga, para convertirse en la primera selección capaz de clasificarse dos veces para la 'final four' de este torneo del que es la vigente subcampeona. Esos dos encuentros serán los últimos antes de la lista para el Mundial de Catar, que tendrá lugar del 21 de noviembre al 18 de diciembre. Luis Enrique realizará las últimas pruebas, pero seguro que no experimenta bajo los palos. Unai y diez más.

Tras esos 25 partidos con España, saldados con 13 victorias, 10 empates y solo dos derrotas, en Suecia y en la final de la Liga de Naciones frente a Francia, Unai Simón asegura que sigue sin sentirse fijo y asume lo cambiante de este juego, donde conviene centrarse en el presente y no hacer muchos planes de futuro ni lamentarse o felicitarse por el pasado.

«No me siento titular. El míster cuenta con los tres porteros e incluso con alguno que no ha venido a este convocatoria. A mí el jugar me vino de la noche a la mañana y en cualquier momento puede ocurrir lo contrario. Lo importante es estar siempre disponible y dar el máximo». Palabra de Unai, pretoriano de Luis Enrique.