Bryan Gil, debutante con la selección española absoluta ante Grecia. / efe

Catar 2022

La España indefinida

Con solo una victoria en los últimos cinco partidos, la irregularidad caracteriza a una selección en la que Luis Enrique prosigue la búsqueda

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

«El partido ante Alemania ya es historia. Quien piense que tenemos que golear también a Grecia, no entiende cómo es el fútbol, que está lleno de trampas». Se curó en salud Luis Enrique en la previa del decepcionante empate ante los helenos en Granada, un resultado que ha provocado un bajonazo entre los aficionados y podría complicar la clasificación para el Mundial de Catar 2022. Solo acceden los campeones de cada grupo de forma directa y en el de La Roja también compiten la Suecia de Zlatan Ibrahimovic.

Aunque aparecen brotes verdes como Bryan Gil, el mejor en la media hora que jugó, y Pedri, del que se esperaba mucho más en su primera aparición, no hay motivos para el optimismo pensando en la Eurocopa que se avecina. La irregularidad marca la pauta de una selección renovada, aún en formación. Solo una victoria en los últimos cinco partidos, con una derrota en Ucrania (1-0) y empates en Suiza (1-1), Holanda (1-1) y el referido en casa ante Grecia, es un balance inquietante.

Hay que remontarse a 2006, con Luis Aragonés al frente del banquillo español, para encontrar una racha tan decepcionante. Entonces, el sabio de Hortaleza estuvo a punto de ser destituido, pero luego dio con la tecla, hasta el punto de conquistar la Eurocopa dos años después y marcar el ciclo más glorioso de la selección, continuado por Vicente del Bosque con otro título continental y un Mundial.

Mejor con Lopetegui

Los números no avalan a Luis Enrique, que acumula once victorias, cinco empates y tres derrotas en sus 19 partidos al frente de La Roja en dos etapas. Solo un 66% de triunfos que contrastan, por ejemplo, con la etapa de Julen Lopetegui. Antes de ser destituido por firmar con el Real Madrid en vísperas del Mundial de Rusia, el guipuzcoano presentaba un registro de 16 triunfos y cuatro empates, con un 86% de éxitos.

Da la sensación de que Luis Enrique prosigue la búsqueda y no da con la tecla. Ante los periodistas, trata de mantener un mensaje optimista, insiste en el mensaje que esta selección puede codearse con las mejores en los grandes campeonatos, y achaca el tropiezo ante Grecia a la «falta de finura y frescura». Poca explicación para argumentar por qué España solo lanzó tres veces a portería pese a disponer del 80% de posesión. Mucho toque balón y pases al pie pero pocos desmarques y nula profundidad hasta la irrupción del extremo del Eibar. Y resulta contradictorio con la idea de un técnico al que le gusta el vértigo.

Sin referentes desde hace tiempo como Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Gerard Piqué o el propio David Silva, entre otros, la enorme igualdad existente ahora entre unos jugadores españoles y otros, con pocas figuras que sobresalgan o presenten perfiles muy diferenciados, provoca un carrusel de cambios.

Los equipos campeones suelen recitarse de memoria y en esta selección el único puesto de titular que no se discute, a día de hoy, es el de Sergio Ramos. Todos los demás están en el aire o debatidos. Y eso que Luis Enrique quiso dar ante Grecia continuidad al once que maravilló en noviembre ante la 'Mannschaft'. Repitieron nueve titulares, y porque Sergi Roberto y Pau Torres estaban lesionados y dejaron sus puestos, de forma sorprendente, a Marcos Llorente y Eric García. El primero no es lateral derecho, solo por exigencias del guion alguna vez con el Cholo Simeone en el Atlético, y el central catalán no juega con Pep Guardiola en el Manchester City.

Muchos estrenos efímeros en la libreta del técnico asturiano

Tras los estrenos de Bryan y Pedri, a los que se sumarán seguramente el lateral Pedro Porro y el portero Robert Sánchez en el transcurso de los próximos choques ante Georgia, el domingo en Tiflis, y Kosovo, el miércoles próximo en La Cartuja de Sevilla, ya son 21 los jugadores que han debutado con Luis Enrique. Muchos de ellos tuvieron un paso efímero como Jaime Mata, José Campaña, Jonny Otto, Sergio Reguilón, Mario Hermoso, Brais Méndez y Óscar Rodríguez. El 'gunner' Dani Ceballos también parece haber perdido el tren de la Eurocopa.