Luis Enrique, durante la rueda de prensa. / Foto: J. J. Guillén (Efe) | Vídeo: Atlas

Luis Enrique saca la cara por Rubiales

El seleccionador español realiza una encendida defensa del presidente de la Federación, tras los audios que ponen su gestión en tela de juicio

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Luis Enrique cierra filas con Luis Rubiales. El seleccionador nacional aseguró que la situación por la que atraviesa el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), acorralado por los audios desvelados por 'El Confidencial' que han extendido las sospechas sobre su gestión, no tiene ningún tipo de repercusión sobre La Roja, pero realizó una encendida defensa de su jefe en la rueda de prensa en la que razonó la lista para los cuatro primeros compromisos del combinado nacional dentro de la Liga de Naciones.

«El tema de la Federación no nos afecta en nada. Es imposible vivir alejado del apaleamiento público que se le hace al presidente. Mostrarle mi confianza y el de mi staff. No solo me baso en que conozco al presidente y a su manera de actuar. Como asambleísta que soy, confirmo que la Federación tiene los máximos estándares de transparencia y hay una gestión espectacular», reivindicó el asturiano, que ve elementos extraños en la persecución de que es objeto, a su entender, Rubiales. «Hay intereses que se me escapan y que no voy a juzgar. El apaleamiento público no tiene sentido. Nosotros a nuestro trabajo», abundó.

Una de las conversaciones grabadas al presidente de la FEF reveló que Gerard Piqué expresó su deseo por disputar el pasado año los Juegos Olímpicos de Tokio, pese a que en su día se retiró de la selección, y buscaba que Rubiales intercediese a su favor. Luis Enrique aseguró que nunca ha recibido presiones para que el central del Barça vuelva a vestir la elástica nacional. «Si algo he sentido desde que soy seleccionador es respeto por mi cargo. Rubiales y Molina han sido futbolistas y saben hasta dónde llegan sus competencias». Eso sí, no le cerró las puertas. «¿Piqué es español?, ¿quiere venir?. Soy todo oídos», expresó.

Al margen de las polémicas cuestiones sobre el presidente de la FEF y sus tejemanejes con Piqué, el seleccionador tuvo que capear otro asunto espinoso como es la final de la Champions que enfrentará el sábado al Real Madrid con el Liverpool en el Stade de France. Luis Enrique amagó con salirse por la tangente, pero acabó por lanzar un guiño al representante del fútbol español en el partido más esperado del año a nivel de clubes. «Ninguna respuesta que pueda dar será del agrado de todos. Mejor me callo. Pero si alguien merece ganar esta Champions es el Real Madrid», espetó.