Alevín

Primera victoria de la temporada para el Unión Marina, ante el Viera

25/11/2019

Los rojiblancos del Unión Marina desplegaron un juego más ofensivo

ETIQUETAS:

Unión Viera D 1

Alberto; Eliot, Álvaro Santana, Maikel, Xavier, Francisco, Alejandro y Andrés.También jugaron: Sergio y Adriel.

Entrenadores: Néstor Quevedo y Jorge Santana

Unión Marina 4

Aitor; Marcos, Carmelo, José, Sergio, Eloy, Pablo y Álvaro Ramírez.También jugaron: Carlos, Hugo, Jeffren, Aduanich y Manuel. Entrenador: Roberto Suárez

Primera victoria de la temporada para el Unión Marina, ante el Viera

El Unión Marina A consigue, en la cuarta jornada del campeonato, la primera victoria del curso y los niños empiezan a tomarle el pulso a la categoría.

El conjunto rojinegro, pese a la derrota, dio una buena imagen dentro del terreno de juego, pero las buenas actuaciones del arquero, Aitor, hicieron que fuera imposible mover el electrónico. Ambos equipos comenzaban el encuentro un poco dubitativos pero, según transcurrían los minutos, iban perdiendo el miedo. Aduanich abría el marcador, con un disparo de falta directa, el cual fue imposible de atajar para el guardameta, Aitor.

Primera victoria de la temporada para el Unión Marina, ante el Viera

A los chiquillos de Néstor y Jorge no les afectó ese tanto y siguieron jugando en la línea marcada por sus entrenadores. Tuvieron oportunidades de poner las tablas en el marcador pero, si no era la falta de puntería, el portero, Aitor, se encargaba de repeler.

En la segunda mitad, los locales lograron igualar el marcador, por medio de Maikel, gracias a un pase de la muerte de Sergio. A partir de ese momento, todo iba a cambiar. Aduanich asiste a Pablo, dejándolo totalmente desmarcado para que éste solo tuviera que empujarla. Maikel pudo volver a poner el empate, pero el esférico se le iba desviado.

Tras esta acción, Sergio, en primera instancia, y Eloy, en segunda, aumentaban la renta de manera considerable y ponía cuesta arriba el encuentro para el Unión Viera D. Éstos no se achicaron en el tramo final del partido y lograron disparar más de siete veces a puerta, pero Aitor, una vez más, se hizo grande en su feudo y no permitió que se encajara ningún tanto más en su meta, bajo la desesperación de sus contrincantes.