https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

reuters

Mundial Qatar 2022 «El seleccionador tiene que ser el líder»

Luis Enrique ensalza el compromiso de sus futbolistas y dice que el objetivo en Qatar es llegar hasta el final

Iván Orio
IVÁN ORIO Doha

«Claro que el seleccionador tiene que ser el líder». Luis Enrique ha comparecido por primera vez ante los medios en el centro internacional de prensa de Doha y ha mostrado su cara más sosegada, con respuestas nítidas y argumentadas sobre el estado de ánimo en el cuartel general de La Roja. En vísperas del esperado debut ante Costa Rica, el que puede empezar a marcar el camino de España en el Mundial, el entrenador asturiano ha dejado claro que debe ejercer el liderazgo para que los futbolistas crean en su ideario y lo lleven a la práctica con convicciòn. No hacerlo puede despertar las dudas de la plantilla y, si eso sucediera, la situación sería ingobernable. «Después –ha añadido– tengo que dar poder a los jugadores en el campo, aportarles soluciones». Que el proyecto fluya en ambsa direcciones», ha venido a sugerir.

El técnico gijonés ha ensalzado la profesionalidad del vestuario y ha subrayado que la intensidad con la que afrontan las sesiones preparatorias es envidiable. Y está convencido de que esta actitud se plasmará mañana en el Al Thumama Stadium. «Tenemos mucha ilusión y queremos dar una alegría». Lejos de considerarlo un inconveniente, y a diferencia de lo que opinan otros seleccionadores, Luis Enrique sostiene que el hecho de tener menos tiempo para concentrarse –diez días antes de enfrentarse a los costarricenses– supone una ventaja para medir los esfuerzos y también la carga anímica. «Cuando se está dos o tres semanas juntos la carga de energía es excesiva», ha subrayado. Entiende el preparador nacional que esta tarde hay que conseguir que los futbolistas alcancen el «grado óptimo» para afrontar el estreno.

Se le ha preguntado por la decisión de que Gayà haya abandonado la capital catarí por un esguince leve de tobillo cuando hay algunas voces desde Valencia que apuntan a que se le podía haber esperado. Ha dicho Luis Enrique que su obligación es «poner la cabeza por encima del corazón» y que tiene que mirar el interés general del equipo aunque le cuerpo le pidiera que el lateral se quedase. Y ha reconocido que si a un jugador de otra demarcación le hubiera ocurrido lo mismo sí se habrñia planteado aguardarle porque hay otros que podían suplirle. No es el caso de Gayà, que necesita «entre diez y quince días» para dejar atrás la lesión. «Es una demarcación muy concreta en la que sólo hay dos hombres específicos. Imaginad que decido que se queda y Jordi Alba tiene una torcedura y nos quedamos sin laterales izquierdos».

Después del técnico le ha tocado el turno a Busquets, el gran capitán. El centrocampista del Barcelona va a disputar su cuarta Copa del Mundo y puede convertirse en el único jugador español con dos estrellas. Ha declarado que es opción todavía queda un poco lejos y que hay que centrarse en el choque de mañana, que suele ser el más complicado. Busquets ha admitido que por su experiencia y su veteranía su rol esta vez es diferente, sobre todo fuera del terennos de juego. Habla con los más jóvenes, les da consejos, les tranquiliza para reducir su ansiedad. «Yo trato de ayudar a todo el mundo y les digo sobre todo que tenemos que ser fieles a nuestro estilo de juego». El azulgrana está persuadido de que España tiene opciones de ganar el torneo. Hay talento y ganas para conseguirlo. «Somos una selección muy difícil de batir».