{España-Alemania | Mundial Qatar 2022: directo y crónica | Canarias7
https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

España deberá esperar para sellar su pasaporte

El equipo de Luis Enrique tiene que conformarse con hacer tablas ante una Alemania firme que le planteó un pulso muy igualado y mereció el empate

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

España y Alemania firmaron este domingo lo que en ajedrez se considerarían unas tablas con lucha. El empate final en Qatar no fue producto de la falta de combatividad de los dos equipos, ni de algún tipo de pacto turbio de no agresión. Ocurrió, sencillamente, que La Roja y la Mannschaft, dos selecciones de muy similar calibre, se anularon mutuamente. Ninguna de las dos pudo sacar a relucir lo mejor de sus virtudes durante noventa minutos muy igualados, de poder a poder. Es cierto que España se adelantó con un gol de Morata pasada la hora de juego, que justo después Asensio tuvo en sus botas el 2-0 y que, en ese momento feliz, pareció que la selección de Luis Enrique saldría de nuevo de fiesta con los cohetes y las serpentinas del martes. Alemania, sin embargo, mejoró con el triple cambio de Flick en el minuto 68 y se ganó a pulso el 1-1, obra de Füllkrug tras un gran quite de Musiala, su futbolista más prometedor.

1 España

Unai Simón; Carvajal, Rodri, Laporte, Jordi Alba (Balde, min. 82); Busquets, Pedri, Gavi (Koke, min. 66); Dani Olmo, Ferrán Torres (Morata, min. 54) y Asensio (Nico Williams, min. 66)

1 Alemania

Neuer; Kehrer (Klostermann, min. 70), Süle, Rüdiger, Raum (Schlotterbeck, min. 87); Kimmich, Goretzka; Gündogan (Sane, min. 70), Gnabry (Hofmann, min. 85), Musiala; y Müller (Füllkrug, min. 70).

  • Goles 1-0, min. 62: Morata; 1-1, min. 83: Füllkrug.

  • Árbitro Danny Makkelie (NED). Amonestó a Busquets (min. 44), por España, y a Kehrer (min. 37), Goretzka (min. 58), Kimmich (min. 60), por Alemania.

  • Estadio Al Bayt. 68.895 espectadores

Ese empate llegó a ocho minutos del final en una floja acción defensiva entre Balde, que acaba de saltar al campo, y Laporte. La jugada dejó mal cuerpo a los españoles, pero no fue una casualidad. Y es que, a partir del minuto 70, los jugadores de Luis Enrique no supieron aprovechar los espacios que empezaba a dejar su rival, obligado a marcar para no verse en una situación casi desesperada en la última jornada de la primera fase. Se les notó con menos chispa, más cansados, menos contundentes. Pedri perdió su luz y eso siempre tiene consecuencias peligrosas. Koke no dio ningún aire tras salir por Gavi y a Busquets comenzaron a pesarle los minutos... El caso es que el juego dio un giro y tuvo que ser Unai Simón el que les negara por dos veces el empate a los alemanes. A la tercera, ya no pudo evitarlo.

Es probable que los futbolistas de España, tranquilos en ventaja, convencidos de que podrían administrarla, pensaran que podía bastarles con bajar el diapasón del partido tocando y tocando. Si fue así, se confundieron. Necesitaban justo lo contrario, lo que no pudieron: subirlo. Y es que esta Alemania no es, desde luego, una de aquéllas que provocaron la famosa frase de Lineker sobre que es el fútbol es un deporte que juegan once contra once y siempre ganan los germanos. Pero no deja de ser un equipo poderoso, perfectamente capaz de sostenerle un pulso a esta España joven y vibrante de Luis Enrique.

Solo un cambio

El entrenador asturiano se quedó tan contento con el rendimiento de su once titular ante Costa Rica que este domingo, pese a que el había anunciados varios cambios, fue ortodoxo, pensó que lo que funciona no se toca y sólo hizo uno, el de Carvajal en lugar de Azpilicueta. El duelo, en todo caso, se iba a parecer al librado contra los 'ticos' lo mismo que un responso a una verbena. Desde el pitido inicial, Alemania dejó bien claro su guión, que tenía dos mandamientos sagrados. El primero era no permitir que España circulara el balón con comodidad por dentro. No es difícil imaginar a Hansi Flick en las charlas técnicas de los últimos días poniendo a sus jugadores ejemplos de lo que te puede ocurrir si los españoles se lo pasan bien con el tiqui-taca por las zonas interiores del campo. E ilustrando sus palabras con imágenes de dolor, de cadáveres en las cunetas, de aficionados llorando en las gradas, de jarras de cerveza vacías... Cosas terribles así. El segundo mandamiento sería tapar también las bandas para que La Roja no encuentre por ellas los espacios que no tenía por el medio.

Obedientes como son por naturaleza y, desde luego, perfectamente conscientes de lo mucho que se estaban jugando -aunque la victoria de Costa Rica no les condenaba a la eliminación incluso con derrota-, los germanos se aplicaron a conciencia. Y más después de que, en el minuto 6, Dani Olmo obligará a lucirse a Neuer con un gran disparo desde fuera del área. El balón pegó en el larguero. Muy aplicados todos, sacrificándose en la presión de su punta de lanza, Thomas Müller, con Gundogan sobre Busquets y Kimmich sobre Pedri, los pupilos de Flick lograron igualar el juego, equilibrarlo. España, de hecho, sólo pudo crear peligro en un par de acciones por la bandas, pero Ferran estuvo bastante torpe en la finalización. El 0-0 pareció una condena inevitable hasta el descanso y lo fue, aunque por centímetros. Los que convirtieron en fuera de juego la posición de Rudiger, que en el minuto 39 había cabeceado solo a la red una falta desde la derecha.

Aunque el partido continuó por los mismos derroteros en la reanudación, la entrada de Morata en lugar de Ferran en el minuto 53 tuvo un efecto beneficioso para La Roja. El delantero del Atlético salió muy afilado y en el minuto 61 firmó el 1-0 con un brillante golpeo con el exterior a un no menos brillante pase de Jordi Alba desde su costado. Alemania sufrió en los minutos siguientes, pero Flick acertó con las entradas al campo de Sané, Klostermann y Füllkrug en lugar de Gundogan, Müller y Kehrer. Su equipo elevó el ritmo, apretó las tuercas a la defensa española y acabó logrando un premio justo que le deja con vida. Lo cual no deja de ser ayer su objetivo en el estado Al Bayt. El de España era sacar el pasaporte para octavos y lo tiene casi hecho, pero todavía deberá esperar hasta el jueves en la ventanilla.