https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Casillas y Piqué, en la derrota de Sudáfrica. / efe

Este miércoles. España-Costa Rica, 17 horas

Muchas sombras, poca luz y una paradoja en los estrenos de España

A La Roja no se le dan especialmente bien los primeros partidos de los Mundiales, pero en el de Sudáfrica perdió con Suiza y acabó ganándolo

IVÁN ORIO Enviado especial. Doha

Seleccionadores y futbolistas coinciden en que el primer partido de un torneo de naciones es el más complicado porque los nervios del debut y la tendencia a cubrirse para no perder pueden jugar muy malas pasadas. España echa a andar este miércoles (17 horas) en Qatar ante Costa Rica en el Al Thumama Stadium y todos los jugadores que han comparecido ante los medios en las horas previas al choque en el cuartel general de la selección han advertido de que los comienzos no suelen ser nada fáciles, con independencia del potencial del rival.

A La Roja no se le dan especialmente bien los estrenos en las Copas del Mundo. En las cinco citas planetarias de este sigo ha habido más sombras que luces y la mejor paradoja posible; en Sudáfrica 2010 cayó en el partido ante Suiza y un mes después levantó el trofeo en Johannesburgo. Si nos retrotraemos al siglo pasado el balance de los debuts es desolador.

En los Mundiales de los inicios del 2000 las noticias en los estrenos fueron positivas, aunque después el desarrollo de la competición dejó un regusto muy amargo. España ganó con solvencia en Corea a Eslovenia (3-1), pero hizo las maletas en cuartos al sucumbir en la tanda de penaltis ante los anfitriones después de 120 minutos en los que el arbitraje truncó sus sueños.

Cuatro años después, en Alemania, victoria contundente en el debut frente a Ucrania (4-0) que despertó la ilusión de los aficionados. La posterior rebelión encabezada por Raúl, con Cañizares y Salgado como principales lugartenientes, dinamitó la concentración y las posibilidades de triunfo saltaron por los aires. Los internacionales dirigidos por Luis Aragonés se presentaron en octavos desunidos y con pocas ganas de darlo todo, con un ambiente interior muy tóxico y con el entorno fiscalizándoles. Derrota (1-3) ante Francia.

La Roja acudió a Sudáfrica con la moral por las nubes por el título continental logrado en Austria y Suiza y con la opinión casi unánime de que practicaba el mejor fútbol del momento. Después de su exhibición en la Eurocopa, era sin duda una de las principales favoritas. Pero el inicio no pudo ser más desalentador. Suiza le superó por la mínima y le puso contra las cuerdas. Lejos de venirse abajo, España se recompuso a lo grande y avanzó con brillantez en el torneo hasta vencer en la prórroga de la final con el histórico gol de Iniesta.

La venganza de los neerlandeses llegó en Brasil 2014. La selección, que había vuelto a deslumbrar dos años antes en la Eurocopa de 2012, recibió un varapalo (1-5) del que no pudo recomponerse. Adiós en la fase de grupos. En Rusia, tras la histriónica espantada de Julen Lopetegui, empate a tres tantos en el debut ante Portugal. A casa en octavos en los penaltis frente a los anfitriones.

Este siglo ha habido de todo en los debuts, pero en el anterior, y tomando como referencia el Mundial de España de 1982, la estadística es poco halagüeña. Empate en aquella cita ante Honduras (1-1), derrota en México con Brasil (0-1), dos empates consecutivos frente a Uruguay (sin goles) y Corea (2-2) y derrota frente a Nigeria en 1998 (2-3). Ni una sola victoria en dieciséis años.

Estrenos de España en el siglo XXI

  • Corea 2002 España-Eslovenia (3-1)

  • Alemania 2006 España-Ucrania (4-0)

  • Sudáfrica 2010 España-Suiza (0-1)

  • Brasil 2014 España-Países Bajos (1-5)

  • Rusia 2018 Portugal-España (3-3)