https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Neymar, en su última aparición con Brasil en este Mundial de Qatar. / afp

Mundial Qatar 2022 Brasil quiere continuar el baile ante Croacia

Neymar y sus compañeros ensayan coreografías para celebrar los goles, mientras su rival en los cuartos se agarra a su carácter competitivo

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

Antes del cruce de octavos ante Japón, los croatas ensayaron la tanda de penaltis. Zlatko Dalic, el seleccionador, comprobó que su guardameta titular, Livakovic, tenía la intuición afinada. Ese buen síntoma se confirmó luego en el partido. Croacia eliminó a los nipones en los lanzamientos. En otro punto de Doha y antes de medirse también en octavos de final a Corea del Sur, los jugadores brasileños ensayaban 'dancinhas', esos bailes con los que celebran los goles que anotan. Lo ha desvelado Raphinha. Los coreanos tuvieron que asistir a cuatro coreografías de Vinícius, Neymar y compañía. «No le faltamos al respeto a nadie. Es nuestra manera de expresar la alegría por marcar un gol», replica Raphinha ante las críticas que sus danzas han levantado. Croacia, su rival en los cuartos (hoy, 16.00 en el Estadio Ciudad de la Educación), aspira a cortarle el baile a una de las favoritas. «Nunca nos menosprecies», avisa Dalic.

Al técnico croata le gustan las comparaciones geográficas. Lo hizo en las horas previas al duelo con Japón, un país de 150 millones de habitantes, y lo hace ahora con Brasil y sus 200 millones. «Nosotros somos sólo cuatro millones, apenas un suburbio de una metrópoli brasileña», apunta. En su estreno mundialista, en 1998, logró el tercer puesto. Y es la actual subcampeona. «Somos una nación pequeña pero somos valientes, luchadores y leales», define Dalic, que mantiene al veterano Modric como eje de un equipo que está en plena renovación.

Croacia sufrió ante Japón. Tuvo que remontar y forzar la prórroga y la tanda de penaltis, que se decidió a su favor. Dalic no cree en el azar. «Los penaltis no son una cuestión de suerte, sino de tener una mentalidad fuerte. Personalidad. Coraje», insiste el técnico croata. Con ese arsenal psicológico afronta el duelo ante Brasil, una selección dispuesta a bailar a todos los rivales camino de su sexto título gracias a su doble talento, físico y técnico.

Sin fisuras

La 'Canarinha' de Tite es un bloque compacto, sin fisuras. Con el seguro Allison en la portería. Con Thiago Silva como capitán en la defensa. Con Casemiro y su escoba en el centro del campo. Con un tridente ofensivo formado por Vinícius, Richarlison y Raphinha. Y, encima, con Neymar, uno de esos pocos jugadores capaces de descoser el partido más trabado.

Neymar, recuperado de su lesión de tobillo, suele saltar a las sesiones de calentamiento con cascos. En su burbuja musical. Al son de temas como 'Dança de Pombo' o 'Pagodao do Birimbola'. La música es su mejor bálsamo. Y sus compañeros de selección, el coro perfecto. Quieren seguir bailando ante Croacia.

La escuadra europea no se resigna a ser comparsa en esa fiesta. «Brasil es la favorita. Tiene jugadores para formar dos equipos de primer nivel», dice el croata Lovren, consciente del trabajo que le viene encima. « ¿Cómo se le gana a Brasil? Hay que parar a los 'once'. Son fantásticos individualmente, juegan en los mejores equipos del mundo... Bueno, estamos listos para esta pelea», se conjura. «¿Que bailan? Que bailen si marcan un gol. Es parte de su cultura», concede Lovren. Su compañero Kovasic también piensa en el gol: «Si marcamos primero... Eso nos ayudaría. Es ahí donde somos peligrosos». Que baile el mejor.