https://static.canarias7.es/www/menu/img/futbol-mundial-desktop.jpg

Mundial Qatar 2022

Brasil da una clase de baile a Corea

La 'Canarinha' arrolla a los asiáticos en el regreso de Neymar con un festival goleador y de juego que la refuerza como la gran favorita del Mundial

Iván Orio
IVÁN ORIO Enviado especial a Doha

Con nada menos que cinco estrellas en su camiseta y con un plantel que solo nombrarlo infunde temor e invita al repliegue, la Brasil del recuperado Neymar llegaba a los octavos de final después de una derrota inesperada en el último partido de la fase de grupos ante Camerún, que se aprovechó de su clasificación matemática y de que jugaron los menos habituales. Corea saltó al césped del 974 Stadium, un gigantesco mecano cercano al mar con el irreal 'skyline' de Doha a su espalda, con la moral por las nubes tras su agónica clasificación con un gol en el descuento frente a la Portugal de Cristiano Ronaldo. No tenían nada que perder los asiáticos, que en su Mundial llegaron a disputar las semifinales tras eliminar a España en los penaltis después de un arbitraje inclasificable. Desde entonces su nivel táctico y físico ha crecido de forma exponencial.

Pero la 'Canarinha' ofreció su mejor versión y convirtió el terreno de juego en una pista de baile, un sambódromo improvisado en el desierto catarí en el que participaron los futbolistas y los miles de compatriotas que poblaron las gradas. Fue un espectáculo maravilloso el que ofrecieron los sudamericanos en todas las líneas. Qué manera de sacar el balón desde atrás, qué forma de conectar con el centro del campo, qué velocidad en ataque, qué clase, qué talento, qué conducción y finalización en los contragolpes. Si alguien tenía alguna duda de que esta selección tiene todo para levantar su sexto trofeo mundialista, se despejaron todas. Activados, los brasileños parece que han venido de otro planeta. Víctimas de un tsunami arrollador, los asiáticos, por lo general rápidos y disciplinados, corrían atormentados, condenados a un destino fatal.

No se puede negar a los coreanos que son osados. Tirar la presión adelantada es un riesgo extremo ante unos rivales que mueven la pelota como nadie y que en un solo pase derriban castillos enteros. Las bandas de Brasil son demoledoras. Y en una acción de banda a banda, de derecha a izquierda, se fraguó el primer gol a los siete minutos. Raphinha le puso un balón a Vinicius y este abrió el festival. Música a tope por la megafonía mientras los grandes aspirantes a reinar en Qatar se marcaban un baile colectivo junto al banderín de córner. Que el ritmo no pare, debieron pensar. Richarlison forzó el error de un defensa y el árbitro pitó penalti. Raphinha cogió la pelota pero la hinchada coreó el nombre de Neymar, que regresaba once días después del golpe en un tobillo en el choque ante Serbia. Los galones mandan y el del PSG lo convirtió.

4 Brasil

Alisson (Weverton, min. 80), Militao (Dani Alves, min. 63), Marquinhos, Thiago Silva, Danilo (Bremer, min. 72), Casemiro, Paquetá, Raphinha, Neymar (Rodrygo, min. 81), Vinicius (Martinelli, min. 72) y Richarlison.

1 Corea del Sur

Seung-Gyu, Moon-Hwan, Min-Jae, Young-Gwon, Jin-Su (Chul, min. 46), In-Beom (Seung-Ho, min. 65), Woo-Young (Junho, min. 46), Jae-Sung (Kang-in Lee, min. 75), Hee-Chan, Heung-min Son y Gue-Sung (Ui-Jo, min. 80).

  • Goles: 1-0: min. 7, Vinicius. 2-0: min. 13, Neymar, de penalti. 3-0: min. 29, Richarlison. 4-0: min. 36, Paquetá. 4-1: min. 76, Seung-Ho.

  • Árbitro: Clément Turpin (Francia). Amonestó a Woo-Young.

  • Incidencias: Partido de octavos de final del Mundial de Qatar, disputado en el estadio 974.

Otra coreografía para celebrarlo por todo lo alto. Trece minutos y el marcador mostraba un 2-0 demoledor para los hombres de Paulo Bento, que casi no habían roto a sudar y veían cómo la eliminatoria se les escapaba en un parpadeo. Pero todavía iban a tener que sufrir mucho más. Sus rivales, insaciables, no querían parar, El tercer tanto de Richarlison fue una obra de arte. Ante los serbios el delantero del Tottenham hizo probablemente el mejor remate de la competición con una volea magistral en pleno giro. Contra Corea lo prodigioso no fue la definición en sí sino cómo se construyó el gol, con un control inicial casi imposible con tres toques de cabeza y una triangulación vertiginosa apoyándose en Marquinhos y Silva. Magia pura en el estadio de los contenedores y un nuevo bailoteo. Hubo una cuarta pieza, obra de Paquetá.

Los rostros de Cho, Son y el resto del equipo eran desoladores cuando se llegó al descanso. Sus compañeros saltaron a la vez del banquilloy corrieron hacia ellos para transmitirles ánimos. El 4-0 se volvió gigantesco en los videomarcadores y quedaba la segunda parte. Una cámara de tortura a poco que los brasileños mantuviesen la intensidad. No se dejaron ir, pero sí se dosificaron con la mirada puesta ya en los cuartos ante Croacia. Pudieron incrementar el escarnio con varias contras demoledoras. Si no llega a ser por el meta Seung-Gyu el correctivo podría haber sido aún mayor. Con el partido perdido Corea se soltó y creó algo de peligro. Seungho hizo un golazo. La afición brasileña desplegó un gran cartel en homenaje a Pelé. O Rei no podía faltar en la exhibición de la 'Canarinha'.