Luis Rubiales, presidente de la FEF. / EFE

La federación deja en manos de las autoridades el inicio del fútbol modesto

Apuesta tras una reunión con representantes de las territoriales por un plan coordinado con los distintos poderes públicos para dar comienzo con plenas garantías sanitarias a las competiciones no profesionales de ámbito estatal

R.C. Madrid

La Federación Española de Fútbol (FEF) dio su visto bueno al inicio de las competiciones en el fútbol no profesional en las fechas inicialmente previstas tras la reunión mantenida ayer con las territoriales, pero dejó la decisión definitiva en manos de un plan que esté avalado por las distintas autoridades públicas, bajo las garantías sanitarias pertinentes.

En la reunión, según se apuntó en un comunicado, la FEF junto con las federaciones territoriales acordaron «por unanimidad trabajar con el objetivo necesario de que cada una de ellas concrete con las autoridades deportivas y sanitarias de su comunidad autónoma cuáles son los requisitos esenciales y mínimos para poder empezar cuanto antes las competiciones que les compete organizar».

«La Federación Española de Fútbol considera imprescindible disponer de las máximas garantías para comenzar de inmediato las competiciones y aboga, junto al resto de federaciones de deportes de equipo, por un 'Plan Transversal' avalado por los poderes públicos que ofrezca esas garantías sanitarias y jurídicas», continúa en su nota informativa el ente federativo, que niega rotundamente que haya propuesto retrasar el inicio de las competiciones al mes de enero o más adelante.

Rechaza así la teoría de varios escenarios, pero todos ellos en 2021, para comenzar la temporada en Segunda B y el resto de categorías inferiores, un extremo que causó la indignación de jugadores, técnicos y empleados, que consideran inviables esos plazos en competiciones en teoría no profesionales pero de las que viven muchas personas.

«La FEF reitera una vez más que su preocupación principal es la salud de todos los federados y gente del mundo del fútbol: futbolistas, árbitros, entrenadores, auxiliares y miembros de los clubes, así como de sus familias y su entorno próximo. Así lo demostramos al suspender de inmediato las competiciones cuando se inició la pandemia y al suspender diversos partidos ante el más mínimo riesgo del que se tuvo conocimiento, entre ellos encuentros del 'playoff' de ascenso a Segunda División B. Una preocupación que fue también compartida desde el inicio por los sindicatos y asociaciones de jugadores, así como por los presidentes de los clubes y sus consejos o juntas directivas», añade. En este sentido, la FEF comunicó además que ante la imposibilidad de jugar, resuelve el mencionado 'playoff' de ascenso a Segunda B con la promoción de categoría de los cuatro clubes implicados: Alcoyano, Lealtad, Linares y Marino.

«Es imprescindible que se garantice la seguridad jurídica de los clubes y de sus responsables frente a todo tipo de reclamaciones», concluye la federación, que entiende que «a día de hoy estas garantías jurídicas de protección de los clubes no encuentran los mecanismos adecuados».