Karim Benzema remata de cabeza una acción a balón parado. / EFE

Jornada 7

Osasuna resiste en el Bernabéu y frena la racha victoriosa del Real Madrid

Vinicius, con un polémico gol, y Benzema, que provocó un penalti que falló, no son suficientes ante el orden defensivo del equipo rojillo

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Al igual que ocurriera en la pasada Liga, Osasuna resistió en el Santiago Bernabéu y volvió a sumar un empate de mucho mérito ante el Real Madrid, aun mayor que el de la temporada anterior por conseguirlo con un jugador menos en el tramo final. El equipo blanco, que cedió el liderato, firmó un partido muy espeso contra el equipo revelación de lo que se lleva de campeonato, que sumó un punto con mucha justicia en el coliseo blanco. Vinicius, que abrió el marcador con un polémico gol, y Benzema, que reapareció un mes después y provocó un penalti, aunque lo falló, no fueron suficientes ante el orden defensivo del conjunto rojillo. Después de una racha victoriosa de nueve triunfos este curso, Osasuna, un equipo muy complicado que exhibe sacrificio y disciplina, se encargó de frenar al campeón.

Nunca estuvo cómodo el Madrid ante Osasuna, aunque cuando se acercaba el descanso de una primera parte plomiza con los blancos atascados ante la defensa rival, el brasileño adelantase casi sin querer al equipo blanco. Con Benzema y Rüdiger en fuera de juego, aunque el francés sin intervenir en la jugada y el alemán quizás interfiriendo aunque muy lejos de Herrera, Vinicius puso un centro lateral que botó dentro del área y despistó al portero de Osasuna para dar el único gol al Real Madrid.

1 Real Madrid

Lunin, Carvajal (Mariano, min. 86), Rüdiger, Alaba, Mendy (Militao, min. 74), Ceballos (Camavinga, min. 53), Tchouámeni (Valverde, min. 53), Kroos (Asensio, min. 74), Rodrygo, Benzema y Vinicius.

1 Osasuna

Herrera, Nacho Vidal (Aridane, min. 82), Unai García, David García, Juan Cruz, Moncayola (Manu Sánchez, min. 82), Lucas Torró, Brasanac (Aimar Oroz, min. 69), Moi Gómez, Kike García (Budimir, min. 82) y Abde (Rubén Peña, min 69).

  • Goles: 1-0: min. 42, Vinicius. 1-1: min. 50, Kike García.

  • Árbitro: Cuadra Fernández (Balear). Tarjetas amarillas a Ceballos y Abde y roja directa a David García en el minuto 78.

  • Incidencias Partido correspondiente a la séptima jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu. 55.410 espectadores. Amancio Amaro, nuevo presidente de honor del Real Madrid, realizó el saque de honor, antes de que se guardase un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la tragedia en Indonesia.

Tras unos momentos de incertidumbre, el VAR confirmó el controvertido tanto del ahora máximo goleador del equipo blanco, que firmó su quinta diana en siete jornadas del campeonato. Como se esperaba, el Madrid no dejó de sufrir ante la disciplina defensiva y las contras del equipo rojillo, con el azulgrana Abde como punta de lanza como extremo izquierdo. Hasta que Vinicius rompió la muralla de Osasuna, golpeado de forma inmerecida por una acción aislada, muy protestada al estimar que Rügider había afectado a Herrera para encajar ese inesperado tanto.

Sin embargo, lo sorprendente fue que, con el marcador a favor y Osasuna tocado anímicamente, el Madrid saliese dormido para afrontar la segunda mitad, encontrándose muy pronto con el empate. Por un golazo de cabeza de Kike García, que peinó un centro de Unai García para batir a Lunin, sustituto de Courtois por una ciática sufrida por el portero belga. No tardó entonces nada Ancelotti para retirar a Tchouaméni y Ceballos -sustituto del lesionado Modric-, ya que el Madrid, siempre con falta de fútbol en el medio campo, no había funcionado en ningún momento en la medular y precisaba una reacción. Pero tampoco sirvió de nada.

A lo que quiso Osasuna

Con el esperado regreso de Benzema casi un mes después, el francés volvió a ofrecer detalles de enorme clase y, cinco minutos antes del 1-0, estuvo a punto de echar abajo el Bernabéu tras una galopada de Vinicius que el próximo Balón de Oro culminó con un remate con el interior que se marchó rozando el palo. Esa fue la gran y única ocasión del Madrid en toda la primera parte, mientras que Osasuna perdonó varias antes. Más atrevido que en la pasada Liga, cuando Jagoba Arrasate alineó cinco defensas y sacó un empate sin goles del Bernabéu, el técnico de Osasuna apostó esta vez hasta quedarse con diez por cuatro atrás y, con la solidaridad por bandera en la contención, el conjunto navarro anestesió al Madrid y anuló todas sus intentonas.

En un duelo con escaso ritmo, se jugó a lo que quiso Osasuna, que además de defender muy bien, volcó todos sus ataques a la banda de Abde, provocando el extremo cedido por el Barça el pánico entre la defensa madridista. El líder, excesivamente lento, apostó también por atacar por la izquierda, con el desborde y la velocidad de su futbolista más en forma, Vinicius, aunque el brasileño se encontró con un duro obstáculo frente a Nacho Vidal y las ayudas de los jugadores de Osasuna. El Madrid acusaba su falta de velocidad y capacidad de sorpresa y Osasuna se encontraba cada vez más cómodo aguantando atrás, aunque sin renunciar tampoco a lanzarse arriba con todo para demostrar en el Bernabéu que nunca iba a hacerse pequeño, como había reclamado su entrenador.

Después de que el tanto de Kike García hiciese justicia por los méritos de ambos equipos, no cambió el plan de Osasuna, aunque los visitantes, lógicamente, ante la necesidad y el empuje de los blancos, se echasen atrás para mantener la igualada. Y mientras Osasuna no pasaba dificultades frente a un Madrid que no encontraba el camino ni creaba ocasiones, llegó en el minuto 76 el empujón de David García a Benzema tras un gran control con el pecho del galo que provocó que Cuadra Fernández fuese al VAR a ratificar la pena máxima y expulsar al central rojillo. Benzema, sin embargo, estrelló el balón en el larguero. Esa fue la salvación para Osasuna, que con uno menos siguió aguantando mientras a Benzema se le anulaba en el 81' un tanto por fuera de juego y el Madrid acababa desesperado frente a Herrera, también muy importante en el empate osasunista.