Griezmann celebra junto a Koke su gol al Valencia. / JOSé JORDAN / AFP

Jornada 3

Griezmann reclama su sitio en el Atlético

Un afortunado gol del francés, de nuevo suplente y en el ojo del huracán por su posible salida, desnivela un duelo ante el Valencia marcado por el VAR y la tensión

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Griezmann no respirará tranquilo hasta el cierre de mercado y seguirá en el foco mientras la ventana veraniega de traspasos permanezca vigente, pero por el momento el francés reclama su sitio en el Atlético a base de goles. Si en la jornada inaugural en Getafe vio puerta al salir desde el banquillo y puso la guinda a un partido ya encarrilado, en Mestalla redobló la apuesta, pues su segunda diana del curso, afortunada eso sí, significó para el conjunto colchonero una valiosa victoria, que calma las aguas tras el tropiezo contra el Villarreal y permite mantener el ritmo de la zona noble de la Liga.

Consciente de la tradicional dificultad del Valencia ante los grandes, Simeone cimentó su planteamiento con la presencia de Saúl en el carril izquierdo y la entrada de Kondogbia en la medular, las novedades en la alineación rojiblanca respecto al duelo contra el Villarreal junto a la inclusión de Rodrigo de Paul por la necesidad de retrasar a Llorente al lateral derecho dada la sanción a Nahuel Molina. Insistía el Cholo desde el inicio en la presión intensa arriba, con el objetivo de cortocircuitar la circulación che, robar y golpear a la contra, pero lo cierto es que comenzó mejor el Valencia. La escena del partido se rodaba al borde del área rojiblanca, aunque sin la claridad en el cuadro local para generar verdadero peligro.

Era mejor el Valencia a medida que pasaban los minutos. Más control de balón y mayor sensación de peligro, un escenario que condujo al golazo de Musah. Explotó Mestalla con el disparo inapelable del centrocampista estadounidense, pero el festejo se quedó en nada al llegar precedido de una clara falta de Diakhaby a Joao Félix. Expoleó a la grada Gattuso, tan pasional desde el banquillo como lo era sobre el césped, pero el Atlético pareció reaccionar tras el susto, salvado por el VAR. Joao Félix evaluó desde la distancia los reflejos felinos de Mamardashvili y el encuentro viró hacia el lado colchonero.

0 Valencia

Mamardashvili, Thierry (Foulquier, min. 69), Cömert, Diakhaby, Lato (Diego López, 81), Soler, Guillamón (Nico, min. 69), Musah, Castillejo (Fran Pérez, min. 74), Marcos André (Maxi Gómez, min. 74) y Samuel Lino.

1 Atlético

Oblak, Llorente, Giménez, Witsel, Reinildo, Saúl (Carrasco, min. 46), De Paul (Lemar, min. 64), Kondogbia (Griezmann, min. 64), Koke, Morata (Correa, min. 83) y Joao Félix (Cunha, min. 83).

  • Gol: 0-1: min. 66, Griezmann.

  • Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó a Saúl, Simeone, Reinildo y Joao Félix, del Atlético, y a Marcos André, Gattuso, Thierry, Cömert y Fran Pérez por el Valencia.

  • Incidencias: Partido de la jornada 3 en Primera disputado en Mestalla.

Se aproximaba el descanso cuando el vídeoarbitraje apareció de nuevo para enmendar la plana al atareado Cuadra Fernández. Un despeje de Giménez lo recogió Morata, que le ganó en velocidad a Thierry y se la llevó ante el portugués, siendo entonces derribado. El zaguero valencianista era el último defensor y el colegiado recurrió a la roja, en una decisión que cambió al revisar la jugada en la pantalla, pues el delantero del Atlético estaba ya muy escorado en el control y la situación no era clara de gol. Mucha tensión, generosa ración de amarillas y polémica arbitral en una primera parte trabada, que murió justo después de la ocasión más clara, un mano a mano de Morata ante Mamardashvili que el portero georgiano desbarató con la pierna izquierda.

De la pausa no regresó Saúl, cargado con amarilla y sacrificado en favor del más ofensivo Carrasco. Sin embargo, el cambio ni mucho menos arregló el atasco del Atlético, sin capacidad para producir fútbol desde el centro del campo y sin profundidad para amenazar al contraataque o con espacios. Trató de rebajar un par de velocidades la intensidad de juego el conjunto del Cholo y el encuentro entró en una fase anodina, de difícil digestión para el espectador. La electricidad de Castillejo fue de lo poco que llevarse a la boca durante esos minutos.

Banquillo colchonero de lujo

Hacía falta agitar el árbol con los cambios, una de las especialidades de Simeone, y el técnico argentino tiró de Lemar y Griezmann, en el ojo del huracán. El galo parece haberse acostumbrado en este inicio de temporada a salir desde el banquillo y actuar como interior, pero a pesar de los insistentes rumores sobre su salida y una situación delicada, reclamó su lugar en el Atlético desnivelando el choque cuando apenas llevaba segundos sobre el verde. Contó con la ayuda del desvío de su disparo en el cuerpo de Soler, pero sumó su segunda diana en esta Liga.

El Atlético no solo defendió con solvencia una preciada ventaja, sino que introdujo en la ecuación a Correa y Cunha con el objetivo de matar el partido. Son lujos propios de una plantilla que puede presumir de profundidad. El brasileño acertó de cabeza tras un centro virtuoso de Carrasco, pero estaba adelantado. El triunfo rojiblanco había de ser sufrido o no ser, especialmente con un balón del cedido Samuel Lino que se paseó ante los dominios de Oblak. No estaba la noche para un desenlace propio de 'pupas' y aunque Griezmann perdonó la sentencia, su gol acabó por valer su peso en oro.