Borrar
Directo Los Cabildos debaten la proposición de ley de iniciativa popular de volcanes
Busquets ficha por el Inter de Miami mientras el Barça sigue buscando su reemplazo

Busquets ficha por el Inter de Miami mientras el Barça sigue buscando su reemplazo

La llegada de Gündogan no cambia el deseo de Xavi de encontrar un pivote defensivo en otro incierto y austero mercado de fichajes

Daniel Panero

Viernes, 23 de junio 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Sergio Busquets jugará en el Inter Miami junto a Leo Messi. El propio club ha sido el encargado de anunciarlo con un vídeo en el que aparecen varias frases que compañeros y rivales, como Luka Modric, Xavi, Guardiola, Riquelme o el propio Messi, han dicho sobre el mediocentro catalán a lo largo de su carrera. El vídeo termina con cuatro letras: 'Busi'.

Busquets anunció el pasado 10 de mayo que dejaba el barcelona tras toda una vida como azulgrana. El centrocampista, de 34 años, se ha tomado un tiempo para valorar las distintas opciones que tenía sobre la mesa hasta que el club estadounidense ha desvelado cuál será su destino. Con el fichaje de Leo Messi y Sergio Busquets, el Inter Miami se convierte en uno de los grandes protagonistas de la MLS.

Mientras, el abrcelona sigue buscando un reemplazo de garantías para Busquets. Esa ha sido, es y será la misión primordial del Barcelona en este mercado de fichajes. Ni encontrar refuerzos para los laterales, ni hallar un nuevo 9 que compita con Robert Lewandowski ni tan siquiera cerrar de manera oficial el anhelado fichaje de Ilkay Gündogan. El primer paso para construir el nuevo Barça no es otro que cubrir la posición del 5 y para ello los culés ya peinan desde hace meses el mercado en busca de alguien que haga las veces de Busquets, un jugador que tenga el ADN azulgrana y que permita seguir compitiendo con los más grandes.

«Busquets es el mejor mediocentro de la historia del Barça, el mejor que han visto mis ojos. Hay que encontrar un futbolista que se asemeje a él porque es clave para seguir compitiendo. Debe ser un jugador determinante, fuerte para ganar duelos, técnico, inteligente y un jugador natural en esa posición», aseguró Xavi Hernández hace un mes nada más conocerse que el centrocampista catalán abandonaba el Barça.

Ese día, el jugador de Badia hacía, a sus casi 35 años, las maletas para abandonar la que ha sido su casa durante toda su carrera, con 718 partidos a sus espaldas y dejaba atrás un problema de época, el de encontrar un relevo para alguien que prácticamente lo ha jugado todo. Su destino será el Inter Miami, según anunció el viernes en un vídeo peculiar el equipo estadounidense, donde jugará las tres próximas temporadas conforme publicaban varios medios.

Y es que Busquets y el Barça han sido durante 15 años como el pan y el aceite, el vino y el queso o la cerveza y la tapa. Han sido un matrimonio perfecto, difícil de disociar y ahora que no están juntos cuesta encontrar a alguien que ocupe ese rol. Por eso el Barça lleva meses trabajando para encontrar un jugador que pueda cubrir esa posición en el terreno de juego, pero que además pueda llegar ajustándose a la maltrecha situación económica que sufren los culés desde hace varias temporadas y que ahora repercute en el 'fair play' financiero.

Dentro de esas posibilidades son varios los nombres que ha tenido Mateu Alemany guardados en la agenda. El director de fútbol del Barça tiene como prioridades solicitadas por Xavi a Martín Zubimendi o Joshua Kimmich. Los dos jugadores encajan perfectamente en el perfil que el técnico azulgrana solicitó a la directiva y que expresó en rueda de prensa, pero ambos tienen un obstáculo enorme en el precio.

La Real Sociedad ya ha transmitido al Barcelona y a otros clubes que no negociará la salida del jugador y se ha remitido a su cláusula de rescisión, que en este momento es de 60 millones de euros. En el caso del jugador del Bayern, es una pieza fundamental para el club bávaro, tiene una cláusula de 80 millones y solo parece viable una operación en la que los culés incluyan varios futbolistas como moneda de cambio, una opción que en el caso del club germano no ven con tan malos ojos.

El plan B

Ante estos dos escenarios complejos, la entidad que preside Joan Laporta baraja otras opciones más económicas para tratar de cubrir el vacío de Busquets. La más evidente sería la de retrasar a Frenkie de Jong a la medular y que el neerlandés ocupara una posición en la que ya ha sido útil en muchas ocasiones. Esta posibilidad es la que menos agrada a Xavi, porque considera que el ex del Ajax puede aportar más en un rol más adelantado.

El siguiente nombre es el de Nico González, jugador que ya conoce la casa, que llegaría a coste cero y que tendría un proceso de adaptación más rápido. Es una opción que está sobre la mesa pero que no tendría el cartel de otros jugadores como Zubimendi o Kimmich.

De toda esta quiniela se han ido cayendo futbolistas con el paso de las semanas y con el huracán que ha asolado Europa en las últimas semanas procedente del fútbol árabe. Kanté fue a parar al Al-Ittihad con un salario de 25 millones de euros al año, mientras que Rúben Neves será el próximo en hacer las maletas rumbo al Al-Hilal por 55 millones y un contrato de tres temporadas. El futbolista portugués era uno de los favoritos de la secretaría técnica y había puestas muchas esperanzas gracias a la buena relación del club culé con su representante, Jorge Mendes.

Noticia Relacionada

Mateu Alemany regresó el jueves de Alemania con el 'sí' de Ilkay Gündogan, que se ha compretido con el Barcelona para las dos próximas temporadas más una opcional vinculada a su rendimiento. «Queda mucho mercado; esto acaba de empezar», dijo el director de fútbol del Barça nada más aterrizar en El Prat, sabedor de que la llegada del germano no supone ni mucho menos el adiós definitivo a la búsqueda de un sustituto de garantías para reemplazar a Busquets en la parcela ancha.

Salto de calidad

El internacional alemán de origen turco se integrará al Barcelona con la misión de redundar más si cabe en el 4-4-2 que tanto manejó Xavi la pasada temporada, especialmente en los partidos importantes. Con ese esquema, los culés se sintieron cómodos en estadios como el Santiago Bernabéu o el Metropolitano y fraguaron una solidez que fue clave para que el equipo conquistara el título de Liga. Para perpetuar ese modelo, Xavi necesitaba jugadores de garantías en la medular, que dieran un salto de calidad y que permitieran tener una rotación más amplia junto a Pedri, Frenkie de Jong y Gavi, básicos en ese esquema.

El fichaje de Gündogan no cierra, por tanto, la puerta a la llegada de un pivote, pero sí que la abre para la salida de jugadores que no eran ya clave para Xavi la pasada temporada. Es el caso de Franck Kessié, al que el técnico no ve como un sustituto de Busquets y que tendrá por delante un nuevo obstáculo.

Pasa algo parecido con jugadores como Ansu Fati o Ferran Torres, futbolistas que tenían más posibilidades de participar en el 4-3-3 y que pueden ver mermada su participación ante la proliferación de talento en la medular, allí donde el Barça quiere crecer y donde le falta todavía la pieza clave para seguir compitiendo por los títulos. La llegada de un reemplazo de Busquets es una tarea que se está cocinando a fuego lento en las oficinas del club catalán. El fútbol no es un mercadillo en el que abunde lo bueno, bonito y barato.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios